Buscar

__________________________________________________________



Esta página es una traducción. El original se encuentra aquí.


Dr. Brian O'Leary:
la revolución de la solución energética

Vilcabamba, Ecuador, enero de 2009


Inicio de la entrevista

Kerry Cassidy (KC): Hola. Soy Kerry Cassidy de Proyecto Camelot y estamos aquí con el Dr. Brian O'Leary. Es conferenciante, científico, ex astronauta, y estamos encantados de estar con él aquí hoy. Y estamos en el bonito Ecuador en Montesueños, que es tu retiro, como quieres llamarlo, creo. Nos gustaría tratar el tema de tus antecedentes.

Dr. Brian O'Leary (BO'L):  Sí. Me temo que a mi edad, a los 69 años, mis antecedentes son bastante eclécticos y que es bastante difícil definirme, ¿sabes?: ¿Quién es este tipo? Pero todo empezó cuando era un niño y quería ir al espacio, quería ir a la luna, quería ir a Marte, y en aquel momento no había programa espacial. Y luego, un poco irónicamente, me involucré en el programa Apolo, doce años después de cuando quería ir al espacio y nadie creía que jamás hubiera un programa espacial. Esto fue a finales de los cuarenta, principios de los cincuenta. Pero cuando el Sputnik fue lanzado, el mundo entero cambió. También por aquellas fechas había más conciencia sobre el fenómeno OVNI, sobre los fenómenos paranormales. Entonces lo que pasó conmigo fue que elegí un camino, un camino muy ambicioso y en el que tuve mucho éxito, porque me hice astronauta después de doctorarme en astronomía por la universidad de Berkeley. Y entonces me involucré en la exploración planetaria, en algunos de los programas Mariner. Enseñé con Carl Sagan en la universidad de Cornell e hice investigación sobre ciencia planetaria. Luego fui a Washington, me hice asesor de varios líderes políticos, varios candidatos a la presidencia. En muchos sentidos, en el plano académico, iba sin rumbo. Aunque a primera vista tenía éxito, iba saltando de universidad en universidad y creo que esto me ayudó a prepararme para la mitad posterior de mi vida, que realmente fue muy diferente de la primera. La primera mitad fue más tradicional. Era un físico muy familiarizado con, por ejemplo, cuestiones energéticas y ambientales, habiendo asesorado al Congreso y enseñado cursos sobre el tema. También entendía sobre ciencias atmosféricas y algunas de las cosas que todavía eran cosa del futuro para la Tierra y que ahora son muy familiares, como el calentamiento global, el cambio climático, y otras catástrofes relacionadas con el ser humano que están ocurriendo ahora. Así que, en un sentido, mi formación académica era buena, una buena preparación para estudiar la política energética: ¿Qué clase de elecciones tenemos realmente en la crisis energética? Pero también: ¿En qué medida está el ser humano interfiriendo con la Tierra? Luego, en la segunda mitad de mi vida, digamos, después de estar en el departamento de física de Princeton, en 1979, empecé a tener experiencias inusuales... Visión remota, una experiencia cercana a la muerte, varias experiencias de sanación, y todo eso abrió la caja de Pandora. En aquel momento estaba en el departamento de física de Princeton. Mis colegas, muchos de ellos laureados con el premio Nóbel, todos hombres, pensaron que estaba loco, por aceptar fenómenos paranormales. Luego me interesé por el tema del fenómeno OVNI. Dirigí varios grupos científicos con el objetivo de, entre todos, intentar revelar las investigaciones que se estaban llevando a cabo. Y fue por aquel entonces cuando entré en contacto con todos los "Proyectos Negros", no desde dentro, sino desde fuera, mirando hacia dentro y viendo lo que estaba pasando, que ha habido un encubrimiento a escala masiva. Bueno, una cosa llevó a otra. Después de salir de Princeton -- allá por los ochenta -- pasé unos años explorando varias cosas como la cara en Marte y su encubrimiento por parte de la NASA, e investigando más sobre el fenómeno OVNI. Publiqué unos libros, una trilogía, básicamente, en la que repaso lo más actual de la "nueva ciencia", la ciencia que va más allá del pensamiento occidental. Así que tenemos, por ejemplo... En este libro [Exploring Inner and Outer Space - Explorando el espacio interior y exterior] hablo sobre las más recientes investigaciones sobre los OVNIs, pero también hablo sobre la conciencia, la interacción de la mente sobre la materia, el hecho de que explorar el espacio exterior y explorar el espacio interior puede llevar a toda clase de nuevos paradigmas de la realidad. Luego, en The Second Coming of Science [La segunda venida de la ciencia], este libro que ves aquí, hice unos estudios muy cuidadosos para reproducir el trabajo de muchos pioneros de la nueva ciencia, gente como Marcel Vogel. Visitaba a varias personas que hacían milagros, como Sai Baba, al que vi materializar cosas. Viajé por todo el mundo. En Brasil visité a Thomaz Green Morton, que tiene habilidades psíquicas muy avanzadas. Luego empecé a interesarme más por el medio ambiente. En ese momento publiqué Miracle in the Void [Milagro en el vacío], un fotorreportaje sobre algunos de los mejores y más brillantes investigadores de la nueva energía de todo el mundo -- India, Japón, etc. Empecé a darme cuenta de que realmente podemos resolver nuestro problema energético muy rápidamente si sólo aceptamos estas tecnologías. Pero estas tecnologías han sido suprimidas y, a veces, con violencia. Así que, en este libro, Miracle in the Void, en el que colaboró mi mujer Meredith, una artista... estaba pintando su obra maestra, La última cena de Gaia, mientras yo estaba escribiendo este libro... Y lo que descubrí fue que los cambios de paradigma son más un fenómeno sociopolítico que una cuestión tecnológica, que no se trata solamente de investigadores que, desde fuera, vienen con grandes descubrimientos que luego son suprimidos. Tiene que ver con la creación de estructuras totalmente nuevas que no cuentan con el apoyo de la cultura general. De hecho, lo que está sucediendo ahora en el planeta es que estamos llorando la pérdida de la Madre Tierra y, a pesar de que es algo subconsciente, estamos pasando por varias fases de luto –según la obra de Elisabeth Kübler-Ross– luto por la pérdida de nuestro planeta madre. Así que Meredith y yo nos hicimos ávidos ambientalistas y lo que intenté hacer entonces –estoy hablando de mediados de los noventa– fue estudiar qué efectos psicológicos se manifiestan en cada uno de nosotros a medida que empezamos a adoptar el nuevo paradigma. Meredith y yo trabajamos juntos en este proyecto. Lo que pudimos identificar –y esto está basado en el trabajo de Elisabeth Kübler-Ross, Sobre la muerte y los moribundos– es que estamos todos llorando la pérdida de la Madre Tierra. Con todos quiero decir aquellos de nosotros que somos sensibles y conscientes de los problemas que se están extendiendo por el planeta. Lo que Meredith y yo concluimos fue que mucha gente –la mayoría– está viviendo en la negación, la negación de la gravedad de los problemas, como el cambio climático, la posibilidad de una guerra nuclear, la guerra en Irak, etc. También concluimos que estas cosas van en contra de lo que realmente deberíamos estar haciendo, que es desarrollar energía limpia, asegurar que tengamos agua limpia, tener un sistema internacional de justicia, depender cada vez más de los recursos locales, el gobierno local... Bueno, la mayor parte de la gente lo está negando todo, incluyendo los OVNIs y la nueva energía [nota del traductor: en este texto "free energy" se traduce como "nueva energía", aunque literalmente sería "energía gratis" o "energía libre(mente disponible)"], dos de mis temas favoritos que también son muy "libres". Luego pasamos de la negación a la rabia: La verdad te hará libre, pero primero te cabreará. Después empezamos a regatear: ¿Cómo podemos encajar lo nuevo dentro del contexto de lo viejo? Un montón de gente se animó con los comentarios de Barack Obama sobre cómo necesitamos cambio. Pues, el tipo de cambio del que él está hablando es lo que yo llamo cambio incremental, cositas chiquitinas. Mientras tanto, los progresistas que no están de acuerdo e intentan hacerse oír dicen: Necesitamos un cambio estructural, necesitamos volver a la Constitución, necesitamos un "New Deal" tipo Roosevelt y una economía keynesiana. Necesitamos algo que es como volver a un punto de referencia, como la administración de Roosevelt o Clinton. Y eso no funcionará. Cuando nada de todo esto funciona, entonces, según la obra de Elisabeth Kübler-Ross, entramos en depresión. Mucha gente está deprimida. Lo he observado. Mucha gente, especialmente en los Estados Unidos, simplemente no está muy contenta con lo que está pasando. Esto también sucede cuando alguien pierde a sus seres queridos. Se deprime después de pasar por la negación, la rabia y el regateo, y al final llega a la aceptación. El caso es que la Tierra se está yendo al traste por la intervención humana. Vamos, ¡es tan obvio! Y necesitamos buscar la verdad. Entonces, parte de lo que hice fue publicar un libro llamado Re-Inheriting the Earth [Reheredando la Tierra] que trata sobre el despertar a soluciones sostenibles, muchas de las cuales están mucho más allá del pensamiento convencional. Por eso estoy tan interesado en la cuestión de la nueva energía y en cuestiones referentes a técnicas para la purificación de agua que no han sido reconocidas. Estoy muy interesado en los fenómenos de la conciencia, en cómo la intención humana positiva combinada puede real y verdaderamente cambiar el mundo material. Estas son ideas que han quedado demostradas por la física cuántica y los fenómenos paranormales. Todo este abanico de soluciones podría funcionar en principio, si sólo conseguimos cambiar el sistema. Sólo si conseguimos cambiar nuestro sistema de gobierno, nuestra conciencia pública, y la educación. Y esto es lo que he hecho en estos últimos años. Mi libro más reciente se llama The Energy Solution Revolution [La revolución de la solución energética] y está basado en mis veinte años de experiencia examinando dispositivos de nueva energía para comprobar el concepto. Con nueva energía quiero decir... A veces nueva energía es una palabra rara. Quizá deberíamos usar la palabra energía solución. Estos dispositivos representan un salto espectacular en comparación con lo que conocemos hoy en día. Son mucho más avanzados que la energía solar o la eólica en cuanto a su limpieza. De hecho, es... Es como la "Era de la información". ¿Quién se habría imaginado que existirían los ordenadores e Internet, incluso hace veinte años? Muy poca gente previó esto. Lo que yo preveo, junto con muchos colegas que han sido suprimidos, es que podemos tener una cultura de nueva energía, o energía solución, en el mundo. Con "energía solución" me refiero a la energía del vacío –el vacío del espacio– que es muy conocida por los yoguis, que saben que todo contiene tremendas cantidades de energía en potencia, si sólo conseguimos conectar. Y hay maneras de conectar. Algunos de mis viajes, pues, y el trabajo de mis colegas y varias organizaciones profesionales han demostrado más allá de cualquier duda razonable que estas formas de energía no tienen precedentes, existen de verdad. En este tema en concreto, se podría decir que los hermanos Wrights ya han volado. Lo que ocurre es que no le estamos dando uso práctico, y la razón por la que no les damos uso práctico a estas fuentes de energía es porque están siendo suprimidas, activamente. Las personas que trabajan en estas cosas reciben amenazas, son asesinadas y manipuladas, compradas. Cuando alguien está cerca de "conseguirlo", entonces intervienen los peces gordos, y esto ha sucedido una y otra vez, una y otra vez. Esta, pues, es una parte importante de la concienciación de la población general. También es una parte del trabajo importantísimo que el Proyecto Camelot está realizando, el de entrevistar a mucha gente que ha estado dentro, o quizá todavía está. Yo nunca he estado dentro pero sé muy bien cómo funcionan las cosas allí, cuál es la agenda, cuáles son las motivaciones, y todo aquello va en contra del desarrollo, del potencial desarrollo, de la nueva energía. Y también sabemos todos, y muchas personas no lo llegan a comprender, que: Bueno, si fuera real, ya lo tendríamos... Podría simplemente ir al supermercado por mi pequeño generador de estado sólido y desconectaría de la red eléctrica. Todo queda limpio y todo el mundo está feliz. Pero las cosas no funcionan así. Hace falta dinero y tiempo para desarrolar esto. Así que necesitamos un programa Apolo para la nueva energía, y con nueva energía me refiero a la energía del vacío, la fusión en frío, tecnologías avanzadas de hidrógeno y agua. Hay toda una serie de tecnologías y cualquiera de ellas sería suficiente. Pero hará falta un esfuerzo para desarrollar estas fuentes de energía. En La revolución de la solución energética me ocupo menos de las cuestiones técnicas, porque Internet y la literatura general rebosan de información sobre las tecnologías mismas. Examino más bien las cuestiones políticas y sociales, y las educativas. ¿Por qué personas por lo demás inteligentes se niegan a aceptar esta posibilidad, si puede resolver el problema de la energía? Por supuesto, la gente tiene varias razones. Se han hecho estudios acerca de esto. El porqué de la resistencia a este cambio es realmente una cuestión de ciencia social. Bertrand Russell dijo una vez: La resistencia a una nueva idea se incrementa de forma proporcional al cuadrado de su importancia. Si estamos hablando de reemplazar una industria energética altamente contaminante de cuatro mil millones de dólares con una energía limpia que es barata y descentralizada, entonces estamos hablando de un cambio de paradigma y los Poderes Fácticos no quieren que esto suceda.

KC:  Vale. Brian, este es un resumen maravilloso de todo lo que has estado haciendo estos últimos años. Ahora me gustaría que volviéramos en el tiempo y que hablaras sobre las cosas que te llevaron a ser el hombre que eres hoy. Porque claramente has tenido un tremendo arco, una curva de aprendizaje, llámalo como quieras, en la que has pasado por todo un abanico de cosas y conceptos. Y como científico has dejado de ser el clásico científico práctico para convertirte en una clase de pensador innovador e incluso quizá un filósofo. Pero nunca has perdido de vista la ciencia. Así que, en este momento, eres realmente una combinación interesante de estas cosas. Y lo que me gustaría es hablar sobre tus antecedentes como astronauta. Tengo entendido que te estabas preparando para ir a Marte.

BO'L:  Sí.

KC:  Sin embargo, nunca fuiste. ¿Podrías contarme un poco sobre lo que pasaba por tu cabeza entonces, cuando estabas... cómo lo llamas... en el programa de astronautas? ¿Dónde te situabas, sabes, psicológicamente? Para que podamos ver la evolución del cambio. Porque creo que la gente lo encontraría fascinante.

BO'L:  Sí, Kerry. Sí. Es una buena pregunta, y compleja. Creo que desde muy joven siempre he... siempre he sido un visionario. He pensado más allá de los limites. Cuando era un niño dibujaba cohetes y quería ir a la luna. Incluso en mi anuario del colegio pone debajo de mi nombre: Quiere ir a la luna. Y la gente se reía. [Kerry ríe] ¡Esto fue antes de Sputnik!

KC:  Maravilloso.

BO'L:  ¡Todo el mundo pensaba que estaba loco!

KC:  Vale.

BO'L:  Luego me especialicé en física. No lo disfruté. Era un tema seco pero me di cuenta de que más me valía saber de esas cosas si quería ir a la luna. Y luego, por supuesto, dio la casualidad que en 1961 John F. Kennedy fijó el objetivo de aterrizar en la luna, y me entusiasmé mucho. Estaba en posgrado en aquel momento. Unos años más tarde me doctoré en astronomía y ciencia planetaria por Berkeley. Así que realmente me había preparado para ir a Marte porque mi tesis doctoral era sobre Marte. Y, efectivamente, me seleccionaron para ir a Marte. En mi entrevista el comité de selección incluso me preguntó: ¿Estarías dispuesto a realizar un peligroso viaje de dos años a Marte? Y dije: Vale. No sé si a mi mujer le gustaría, pero yo quiero ir. Yo era muy militarista. Llevaba el pelo muy corto. Era muy diferente a como soy ahora. Fue más tarde cuando me hice hippie... o pensador alternativo, digamos. Pero creo que todo esto lo llevaba dentro. Siempre he tenido problemas con la autoridad. Siempre tenía problemas con las normas. Esta es una de las razones por las que iba de universidad en universidad. Recibía más reconocimiento por ser mediocre y por hacer investigación sobre pequeñas cosas especializadas. Me daban muchas recompensas cuando hacía eso. Pero cuando tenía alguna idea visionaria, como colonias espaciales o minar las materias primas de los asteroides, la gente se rascaba la cabeza y decía: Bueno, este tipo no las tiene todas. [Kerry ríe] Un colega me dijo: Brian, no tengas las mente tan abierta que se te sale el cerebro. Sólo fue más tarde cuando... Verás, yo todavía estaba dentro del paradigma materialista. Todavía suponía que todo podía explicarse en términos de materia, en términos de reduccionismo, todo hecho de pequeños átomos.

KC:  Vale. El paradigma científico normal.

BO'L:  Sí.

KC:  Entonces, qué pasó para que pasaras de estar en el programa de astronautas a ser profesor de universidad? Tengo entendido que te llamaron pero también, en cierto modo, abandonaste el programa de astronautas. ¿Cómo ocurrió aquello?

BO'L:  Bueno, abandoné el programa de astronautas porque cancelaron el programa para ir a Marte, y aquello para mí... Y sabíamos que el transbordador espacial estaba en camino pero había que esperar al menos 15 años para eso. También teníamos que volar en aviones a reacción. Calculé que tenía un 20% de probabilidad de morir en un accidente de avión –estadísticas tanto de las Fuerzas Aéreas como de los astronautas– antes de poder salir al espacio, y luego esa salida sólo consistiría en volar en órbita alrededor de la Tierra en el transbordador. Así que ante eso, pues decidí dejarlo y... Hubo un motivo adicional. La razón por la que la NASA había cancelado la misión a Marte fue porque nos estábamos metiendo en la guerra del Vietnam. Me enfadé muchísimo por esa guerra, tanto por mí personalmente como por todo el país, todo el mundo, y llegué a ser un importante opositor a la guerra. Carl Sagan me llamó desde Cornell y me pidió que fuera a trabajar con él. Acepté su propuesta y pasé muchos años en Cornell en el departamento de astronomía, el departamento de ciencia planetaria. E hice mucho trabajo creativo en investigación, pero siempre dentro de los límites de la ciencia occidental, pero en el programa de exploración planetaria. Aquello fue durante un periodo de una década. Después, me metí más en la política y asesoré a algunos candidatos a la presidencia. George McGovern, Morris Udall... Trabajé para Udall, fui su asesor energético cuando se presentó como candidato para la presidencia. Era un congresista muy concienciado con el medio ambiente. Asesoré a Jesse Jackson sobre cómo convertir la enorme capacidad aeroespacial que tenemos a fines pacíficos, como desarrollar la energía solución y otros programas que serían útiles para toda la población y no solamente para la élite hambrienta. Fue por aquel entonces cuando me volví realmente muy rebelde. Iba de universidad en universidad y nunca estaba satisfecho.

KC:  ¿No hubo un momento en que Carl Sagan y tú reñisteis, o tuvisteis un distanciamiento? ¿Puedes describir lo que pasó?

BO'L:  Sí. Bueno, para empezar, Carl se enfadó mucho conmigo por irme de Cornell. Fue... Un día en mayo, un día de mucha nieve y mucho frío, aterricé en el aeropuerto de Siracusa y me encontré con una ventisca horizontal –en mayo– y dije: Ya está, se acabó el estado de Nueva York para mí. Y Carl consideró que era una razón muy frívola porque, por supuesto, él era la clase de hombre que construye imperios. También tenía un ego tremendo y sólo más adelante, cuando empecé a aceptar el fenómeno OVNI y el encubrimiento, estudiando todas esas organizaciones que se dedican a encubrir esto, y teniendo experiencias directas propias, como investigador independiente de la financiación de la NASA o del mundo universitario, sólo entonces empecé a reexaminar y verificar el trabajo de Carl. Vi, por ejemplo, la foto que la sonda Viking sacó en Marte en 1975 y que muestra la famosa "Cara" en Cidonia, una meseta gigantesca de casi una milla de diámetro que se parece a una cara humana. Carl y yo discutimos sobre esto. Fue muy decepcionante para mí porque no solamente Carl estaba equivocado, sino que también manipuló los datos. Publicó una foto de la "Cara" en la revista Parade, un artículo popular en el que decía que la "Cara" era una simple formación natural, pero manipuló la foto para que no se pareciera a una cara. Empecé a darme cuenta, simplemente directamente, desde un punto de vista científico, no solamente porque me lo hubieran dicho, que este hombre se confabulaba con la NASA, que podía haber más detrás de esto que antes. Y luego, cuando comencé a estudiar cosas como MJ12 y otras organizaciones que estaban encubriendo el fenómeno OVNI... Carl formaba parte de un comité compuesto por gente notable. Salió un informe publicado por la Brookings Institution en 1961 –fue entonces cuando conocía a Carl; trabajé estrechamente con él sobre todo durante los sesenta– en el que él y otro grupo decían: Bueno, si algún día aparecen extraterrestres en la Tierra, hay que encubrirlo. Es lo único que podemos hacer en una situación así porque, si no lo hacemos, el choque cultural sería demasiado grande. De modo que en 1961 recomendaron al gobierno encubrir el fenómeno OVNI y creo que aquello proporcionó la justificación para la operación de encubrimiento que todavía sigue en curso. Allá en 1961, decidieron mantenerlo todo secreto. Y, por supuesto, lo siguen haciendo hoy en día.

KC:  ¿En qué momento...? ¿Dónde entró Hoagland en todo esto? Porque una vez que hablabas sobre la "Cara" en Marte, supongo que tenías algún contacto con Hoagland.

BO'L:  Sí. Nosotros... Pues mira, es un gran catalizador. Se expresa muy bien, es muy inteligente. Tenía muy buenas ideas. Me vino en... creo que fue alrededor de 1980. Fue unos años después de la misión Viking, y yo entonces todavía me movía dentro de la corriente convencional. Dick Hoagland quería que yo –todavía como científico planetario convencional– le escuchara, que escuchara su presentación sobre la "Cara" en Cidonia, y lo hice y me pareció muy buena. Me pidió que verificara su trabajo. En mi opinión gran parte de su trabajo estaba extremadamente bien hecho y lo vindiqué lo suficiente como para decir, Sí, yo también quiero estudiar esto, y entonces la investigación empezó a crecer. Aquella fue la buena noticia. La noticia no tan buena fue que Hoagland también hacía muchas afirmaciones que no eran correctas. No estaban bien fundamentadas científicamente. Eligió al azar unos puntos en la región como puntos de referencia para varias alineaciones geométricas y simplemente no era así. De modo que también tuve un poco de pelea con él porque... Verás, la mayoría de los científicos, la gente formada en las ciencias, como científico... En cierto sentido todavía defiendo la ciencia convencional por su metodología, el hecho de que tienes que someter tu trabajo a evaluación por iguales para poderlo publicar. Creo que eso está muy bien. Sabes, es muy bueno preservar el método científico. Así que me encontré en una extraña tierra de nadie entre, por un lado, gente que estaba haciendo afirmaciones fuera del sistema, como Dick Hoagland, algunas de ellas importantes y buenas, y, por otro lado, empleando métodos estrictamente científicos para abordar estas cuestiones. Con el tiempo algunos colegas se unieron a mí y ahora algunos hemos trabajado juntos, como el Dr. Mark Carlotto, un científico especializado en imágenes; el profesor Stan McDaniel, jefe del departamento de filosofía en la Universidad Estatal de Sonoma; el Dr. Horace Crater, profesor de física en la Universidad de Tennessee; el difunto Dr. Tom Van Flandern. Estos son todos científicos convencionales, de formación clásica como yo, pero que también están abiertos a cuestiones como la "Cara" en Marte. En cierto sentido fue una manera no directa, un rodeo, porque ahora que estaba fuera del circuito convencional... Porque lo único que tengo que hacer es asomar la cabeza un poquito y en seguida me desterra la comunidad científica normal, y aquello sucedió alrededor de 1980.

KC:  ¿Cuando estabas en Princeton?

BO'L:  Sí.

KC:  Vale. Entonces qué... porque sé que hay algunos paralelos entre tú y John Mack, el difunto John Mack. Sé que lo conocías y cómo le trató Harvard. Entonces, ¿puedes hablar un poco sobre lo que te pasó en Princeton?

BO'L:  Pues sí. En realidad, creo que me fui antes de que me echaran [Kerry ríe] porque veía las señales. Estaba en el departamento de física. Todos hombres. Laureados con el premio Nóbel, unos cinco o seis. Y cada dos jueves nos reuníamos para la comida Joseph Henry y la copita de jerez que venía después, y el tema de conversación más habitual era lo ridículo que era todo eso de lo paranormal. Mientras tanto, yo me escapaba los fines de semana para hacer talleres. Hice el curso de Lifespring. También hice varios cursos de sanación, etc. Empezaba a ir más allá de los límites y descubrí que mis colegas estaban muy equivocados. Pero también... tenían más poder que yo en aquel momento. Así que consideré que lo más prudente era simplemente irme, y eso fue lo que hice.

KC:  Pero ¿cómo se manifestó su antagonismo hacia ti en aquel entorno?

BO'L:  Bueno, cuando me fui nadie lo lamentó porque había empezado a correr el rumor de que me estaba volviendo medio majara, aceptando los fenómenos paranormales. De todos modos, me miraban con recelo porque estaba trabajando con el profesor Gerard O'Neill sobre colonias espaciales e incluso estos conceptos eran un poco descabellados para ellos. Así que era una especie de mala suerte doble. En mi caso, pues, me fui antes de que hubiera problemas, mientras que John Mack...

KC:  Y ¿adónde fuiste? Cuando dices que te fuiste, ¿adónde te dirigías? ¿Sabías adónde ibas, o simplemente te ibas?

BO'L:  No. Simplemente me fui. Simplemente me fui.

KC:  Oh. Fascinante. Porque eso es tremendo. ¿Dirías que aquella fue tu gran ruptura con el mundo académico?

BO'L:  Sí.

KC:  ¿A partir de entonces tomaste un rumbo que iba así, en un sentido?

BO'L:  Sí. Sí. Así fue... Mientras tanto tuve una experiencia cercana a la muerte en un accidente de coche, y aquello me empujó a ir a California. Ve al oeste, joven. Así que reuní todas mis posesiones terrenales, compré una vieja furgoneta Ford maltrecha, lo tiré todo dentro y fui a California en 1982.

KC:  Guau.

BO'L:  Fue justo después de una experiencia cercana a la muerte que tuve en un accidente de coche. Fue otro indicador paranormal de que el lugar donde estaba y el trabajo al que me dedicaba no iban conmigo.

KC:  Cuando dices que tuviste una experiencia cercana a la muerte... Sabes, no sé cómo te sientes con ello, pero ¿podrías contarnos qué conectó aquella experiencia con lo paranormal? ¿De verdad... quiero decir, moriste y viste ciertas cosas?

BO'L:  Mi experiencia cercana a la muerte fue durante un accidente de coche en una mancha de hielo que apareció de repente. Afortunadamente, iba solo. El coche dio varios vuelcos. Iba a unos 100 kilómetros por hora y terminé en la cuneta, en plan acordeón. Pero mi experiencia del accidente no fue de algo violento, sino de una luz brillante. Primero, unas esferas que se meneaban y luego una luz brillante con la que me quería hacer uno. Me hice uno con ella. Luego, de repente, estaba sentado en el asiento del conductor, aturdido, en estado de shock, y había un hombre en la ventanilla del coche. Era un perito de seguros de coche que había visto el accidente y dijo: Estoy sorprendido de que estés vivo, por no decir ileso. Aquella fue, para mí, una experiencia profunda porque hasta entonces no había estudiado lo paranormal mucho. Todavía estaba en Princeton. Estaba empezando a cogerle el gusto a esta clase de cosas, el potencial humano y mis propias experiencias. Tuve experiencias de visión remota. Tuve la experiencia cercana a la muerte. Tuve experiencias de sanación. Y aquello fue mi señal para salir de Princeton y simplemente andar solo, y fue algo arriesgado. Acabé en California, en Los Ángeles, buscando un trabajo en la industria aeroespacial para poder pagar la universidad a mis hijos. Para trabajar en el sector civil, encontré un puesto en Science Applications que resultó ser... ya sabes. Es uno de esos grupos del "presupuesto negro". Pero yo no... no participé en...

KC:  ¿Te refieres a SAIC? [nota del traductor: Science Applications International Corporation]

BO'L:  SAIC. Sí.

KC:  Bueno, son notorios por formar parte del presupuesto negro.

BO'L:  Sí. Y yo no tuve nada que ver con eso. Me negué a hacer cualquier trabajo para el ejército, incluso trabajo "pacífico", como satélites que simplemente detectan amenazas, para defenderse. Incluso me ofrecieron hacer eso y me negué. Después de cuatro años y medio, justo antes de tener derecho a un plan de jubilación, me despidieron, y con razón, porque yo no les aportaba ni un duro. [Kerry ríe] Fue entonces –en 1987– cuando rompí del todo con el mundo convencional.

KC:  Vale.

BO'L:  Pagué la mitad de la carrera universitaria de mis hijos y entonces me metí en el mundo de las iglesias metafísicas, la Unity y la Ciencia Religiosa. Y así me gané la vida durante una década mientras iba explorando lo metafísico, simplemente probando muchas diferentes formas de pensamiento alternativo. Y lo que descubrí durante esa década, entre finales de los ochenta y principios de los noventa, y que también dio pie a mis libros, fue que puedes usar los métodos de la ciencia misma para verificar y desarrollar realidades metafísicas.

KC:  Hmm... Sí.

BO'L:  Y eso es lo que realmente me fascinaba.

KC:  Incluso puedes usar el método científico para investigar lo oculto.

BO'L:  Así es. Totalmente.

KC:  Es un método estupendo, independientemente de dónde se aplique, en algunos sentidos.

Bill Ryan (BR):  Antes de eso, cuando todavía estabas en Princeton, ¿no encontraste un espíritu afín en Robert Jahn? Muchos de los que vean este vídeo reconocerán su nombre como el de un pionero, un "hereje científico" que aplicó el método científico en la exploración del mundo paranormal. Me imagino que te llevarías muy bien con él.

BO'L:  Sí. Totalmente, Bill. Me llevaba muy bien con él. Pero lo extraño es que cuando él estaba empezando sus experimentos en el Laboratorio de Investigación de Anomalías de Ingeniería de Princeton, su Paralabs, él hacía mucha investigación mientras yo estaba allí, pero yo no sabía lo que estaba haciendo. Y él tampoco sabía lo que yo estaba haciendo, porque yo no quería compartir con mis colegas que me escapaba los fines de semana a hacer seminarios, o que estaba teniendo experiencias paranormales. Los dos estábamos en el armario en aquel momento. Él no sabía lo que yo estaba haciendo. Yo no sabía lo que él estaba haciendo, a pesar de que éramos colegas en varios proyectos convencionales, como el desarrollo de sistemas de propulsión para ir a Marte. Su especialidad eran varios sistemas de propulsión avanzados para cohetes. Era el jefe, no, el decano de la facultad de ingeniería en Princeton. Yo di unas conferencias con Jerry [Gerard] O'Neill sobre colonias espaciales, asentamientos en el espacio, y Bob Jahn participó en ellas. Así que lo conocía bastante bien, pero no su papel en la investigación paranormal. Sólo fue más tarde, cuando visité su laboratorio y le entrevisté para uno de mis libros, The Second Coming of Science, sólo entonces toda nuestra relación se redefinió. También fue entonces cuando desarrollé una relación con John Mack porque yo iba aprendiendo más y más sobre el fenómeno OVNI y algunos de sus aspectos verificables. Así que, en un sentido, lo he pasado bomba en mi vida porque he podido ser muy independiente. No tenía que depender de nadie para mi carrera. No me pagaban mucho, sabes, viví de manera muy sencilla durante veinte o treinta años... Todavía lo hago porque, ya sabes, simplemente hacemos las cosas un poco distinto. Lo que quiero decir es que durante, digamos, casi treinta años no he tenido que depender de nadie, nadie ha tenido que aprobar lo que estaba haciendo.

KC:  Increíble.

BO'L:  Pero, por otro lado, esto puede crear problemas, y lo ha hecho.

KC:  Seguro.

BO'L:  Cuando la gente de las operaciones negras intentó reclutarme y me negué, hubo consecuencias y eran muy graves. Sin revelar detalles, baste decir que entonces, hace unos 20 años, empecé a darme cuenta de que era bastante ingenuo. Quería hacer todo tipo de cosas, como organizar congresos, reunir a los investigadores para que todos juntos hablaran de manera unificada sobre diversos temas. Pero esto no gustó demasiado a los Poderes Fácticos.

KC:  Quiero profundizar en esto porque es una parte realmente muy interesante de tu historia. Pero antes, ¿has dicho que llegaste a conocer a John Mack? Creo que fue amigo tuyo...

BO'L:  Sí.

KC:  ... y tengo curiosidad. ¿Alguna vez, no sé, te hizo regresar? ¿Tuviste lo que él consideraría una experiencia de contacto?

BO'L:  No que yo sepa. No tuve esta clase de relación con él. Fue más bien como... Cuando yo estaba investigando el tema OVNI muy intensamente en los noventa, estaba intentando reunir la mejor información y la más fundamentada científicamente y me pregunté: Bueno, ¿qué nos están diciendo las experiencias de la gente que tiene contacto? Eso nos llevó a los dos a compartir una sensación profunda de compañerismo y una gran preocupación por el destino de la Tierra, el destino de nuestra cultura, porque los problemas ambientales son tan graves...

KC:  Y esto es porque la gente que ha tenido contacto, casi todos vuelven con este mensaje, ¿verdad?

BO'L:  Correcto. Su libro, Passport to the Cosmos [Pasaporte al cosmos], que fue su último libro antes de su muerte prematura, contaba realmente esto. El denominador más común de las experiencias de contacto era que los visitantes nos decían, y enseñaban con imágenes gráficas y emocionalmente cargadas, cómo sería la Tierra si seguimos haciendo las cosas como las estamos haciendo. John llegó a este tema desde el punto de vista de la investigación sobre las abducciones. Yo llegué a este tema simplemente haciendo cálculos, viendo el estado miserable en el que se encuentra el mundo, que no nos queda mucho tiempo antes de llegar a puntos críticos donde el clima se desestabilizará, y toda clase de catástrofes. Y esto ni siquiera tiene en cuenta la posibilidad de una guerra nuclear, de que quiebre... bueno, todo ya está en quiebra ahora. Quiero decir, si no cambiamos, nos espera el desastre. Jahn vio la luz. Robert Jahn en Princeton vio la luz. Y verás, poco a poco, como científicos, como colegas, nos fuimos juntando. Pero el proceso duró mucho tiempo... Hemos sido divididos y vencidos.

KC:  ¿Dirías que de diversas maneras te convertiste en una figura, o una persona central, alguien en torno a quien reunirse? Por un lado, los estudiosos del tema OVNI; sé que empezaste a montar congresos, los reunías. Pero por otro lado también traías a científicos a la mesa, como John Mack y Robert Jahn.

BO'L:  Correcto. Fui cofundador de una organización llamada la Asociación International para la Nueva Ciencia, y celebramos un congreso anual entre 1989 y 1999, más o menos. El otro cofundador, que descanse en paz, Maury [Maurice] Albertson, era profesor de ingeniería civil en la Universidad Estatal de Colorado. Él y yo y otra persona básicamente fundamos la asociación. Hacíamos congresos y convocábamos a gente de varias disciplinas de lo que llamábamos "nueva ciencia", que incluía la nueva energía, los OVNIs, lo paranormal, la reencarnación. Traíamos a los mejores científicos en estos campos y creábamos un ambiente de colegas y también teníamos un programa público de ponencias con el que pagábamos los gastos de viaje de toda esta gente. Trabajábamos con un presupuesto muy limitado. Estoy seguro que conoces esto. [Kerry ríe] Pero había mucha ambición y motivación. Maury acaba de fallecer, a la edad avanzada de 90 años. Es uno de mis héroes. Muchos de mis héroes han fallecido, algunos más recientemente que otros, así que a veces uno se queda un poco solo.

KC:  Entonces fue durante la época en la que estabas montando estos congresos cuando pensaste que hubo un atentado contra ti por parte del gobierno secreto. ¿Es correcto? Quiero decir, no estoy seguro cómo lo llamarías.

BO'L:  Bueno, sí. [duda] Digamos que he tenido una situación que fue una amenaza para mí y que fue el resultado de algunas de las cosas en que trabajaba. Esto también ha sucedido a muchos de mis colegas. Mis esfuerzos por unir a los científicos, por organizarlos, para que pudieran expresarse libremente, como con muchos otros investigadores, eso no se consideró tan bueno.

KC:  Pero llegado a ese punto... Tengo entendido que eso fue, digamos, simplemente otro ladrillo más en la pared, que no dejaste de hacer tus cosas, de hacer los congresos, a causa de eso, ¿verdad?

BO'L:  No. Seguí adelante.

KC:  Hmm, hmm. Y todos esos años...

BO'L:  Seguí adelante y he sobrevivido para contar la historia, y estoy muy agradecido por ello.

KC:  Aquello fue durante los noventa.

BO'L:  Hmm, hmm.

KC:  Vale. En un momento dado también trabajaste con Mallove, ¿verdad?

BO'L:  Efectivamente. Eugene Mallove era... para contarte la historia brevemente... era el redactor jefe de ciencias del MIT [nota del traductor: el Massachusetts Institute of Technology]. Tenía un doctorado en educación y era un escritor brillante. En 1989 Stanley Pons y Martin Fleischmann, dos químicos de la Universidad de Utah, afirmaron que habían logrado un avance llamado fusión en frío, que habían puesto un cátodo de paladio en una solución de agua pesada y que, sorprendentemente, ocurrieron reacciones nucleares en el cátodo que crearon helio y liberaron energía térmica que era no radioactiva. Era, básicamente, fusión a temperatura ambiental, que es muy diferente a la definición tradicional de fusión, que consiste en simular la bomba de hidrógeno en unos reactores enormes llamados Tokomac, que cuestan decenas de miles de millones de dólares. En estos reactores se intenta confinar plasma de hidrógeno caliente para fusionarlo y liberar energía térmica con la que generar electricidad. Es como la energía nuclear, la fisión, sólo que es fusión, y es todavía más potente. Y, bueno, lo que pasó fue una clase de pelea filosófica. Era la típica "herejía científica" en la que los físicos de la fusión en caliente, que dominaban el Departamento de Energía en el MIT y en Caltech y estos lugares, inmediatamente se unieron e intentaron desacreditar este descubrimiento. Entonces Gene Mallove se interesó por el tema y al principio tenía el mismo prejuicio que todos tenemos, creo: la prudencia. Pensó: Sí, estos tipos en la Universidad de Utah probablemente están locos, y se uniría a los físicos del MIT y escribiría un artículo diciendo que todo eso del descubrimiento de la fusión en frío no era más que mentiras y tonterías. Sin embargo, lo que Mallove descubrió, para su gran sorpresa, fue que los científicos de la fusión en caliente del MIT que intentaron reproducir el experimento... Primero, no entendían la base científica. No eran químicos. Eran físicos nucleares, un campo muy diferente. Pero también... El caso es que Mallove descubrió que los científicos de la fusión en caliente del MIT estaban manipulando sus datos para crear la impresión de que no había fusión en frío, cuando, en realidad, los datos mostraban que sí había. El descubrimiento de Pons y Fleischmann quedó vindicado. Esto, pues, llevó a Mallove a escribir un artículo en el que revelaba todo esto, con el resultado de que le despidieron [ríe] del MIT. Entonces fundó la revista Infinite Energy y empezó a organizar a científicos y a defender primero la fusión en frío, luego expandió su repertorio para incluir la energía del vacío y diversas formas de energía de hidrógeno avanzada.

KC:  Y tú solías escribir artículos para su revista, ¿verdad?

BO'L:  Sí. Verás, empezó una revista llamada Infinite Energy. Sí. Una revista excelente. Creo que entrará en la historia como una de las mayores publicaciones seminales de todos los tiempos. Mallove escribía editoriales demoledoras sobre cómo la comunidad científica se ha quedado atrapada en el lodo en cuestiones como la nueva energía y estoy seguro que incomodó a un montón de gente con su trabajo. Y luego, por supuesto, el resto es historia. En 2004 unos ladrones entraron en su casa y lo asesinaron brutalmente. No sabemos la causa exacta, pero creo que sabemos el motivo. Simplemente es demasiada casualidad, porque incomodó a un montón de gente. Su pérdida fue una gran pérdida para mí. Era uno de mis héroes.

KC:  Hmm, hmm.

BO'L:  Entonces cuando vives con héroes contemporáneos y gente con la que tienes una conexión estrecha, y de repente están muertos, eso preocupa.

KC:  Tengo entendido que fue entonces –porque ahora mismo estamos en Ecuador– que decidiste abandonar los Estados Unidos.

BO'L:  Bueno, fue una de las razones, sí. Otra de las razones fue simplemente para "retirarme", sabes, simplemente vivir los últimos años de nuestra vida en paz y armonía pero todavía hacer mi trabajo, escribir libros, dar ponencias, organizar congresos. Y pienso seguir haciendo eso. Pero estoy realmente muy contento de estar aquí. Hay tanta paz aquí. Y sólo espero que juntos podamos crear un brillante nuevo futuro que tenga una oportunidad de ir hacia delante. Creo que este es uno de mis mensajes fundamentales ahora, que la gente necesita hacerse más consciente porque sólo por lógica, sólo por sentido común, deberíamos no dejar piedra por mover en nuestra búsqueda de fuentes de energía limpia para nuestro futuro. Tampoco deberíamos dejar piedra por mover en nuestra investigación del fenómeno ET porque podemos aprender mucho de él. Podemos hacer muchas cosas en el futuro para redirigirnos, para que esto no sea el territorio exclusivo de los presupuestos negros y la gente que quiere encubrir cosas, pero la población general no sabe nada de esto.

KC:  Hmm, hmm.

BO'L:  No sabe que la nueva energía, o la energía solución, podría ser el Santo Grial de nuestro tiempo. Y aquí es donde entra el tema Camelot.

KC:  Vale.

BO'L:  Es la búsqueda del Santo Grial. Bueno, el Santo Grial ¡ha sido encontrado! [Kerry ríe] Lo que pasa es que la mayoría de la gente no se da cuenta.

KC:  Vale. Pareces ser un enigma, en un sentido, porque estuviste en el programa de astronautas. Luego pasaste por el mundo académico y te recompensarían bien durante ese periodo. Sin embargo, seguiste pensando fuera de los límites e hiciste todos esos cambios aventurosos en tu vida. Y ahora, aquí estás, en Ecuador. Incluso esto requiere mucho valor, dejar atrás todo lo que conoces y empezar una nueva vida. Y esto tiene que ser una bofetada en la cara para el complejo militar-industrial, el que estés aquí, que seas el rebelde increíble que eres, que tengas todos estos diplomas, etc. Sé que una vez intentaron enterrar tus credenciales como ex astronauta, algo increíble. Sé que hubo un intento de cambiar la definición de "ex astronauta" o "candidato a astronauta" para que pudieran borrar tu cuenta. Creo que experiencias así has tenido más de una. Y seguro que hay más gente allí fuera a la que le han pasado cosas similares, especialmente cuando son rebeldes, librepensadores, gente que se sale de los confines del viejo paradigma. ¿Podrías hablar un poco sobre lo que te pasó?

BO'L:  Sí, Kerry. Bueno, me admitieron al programa de astronautas en 1967, y mi título entonces era astronauta. Incluso tengo aquí colgado en la pared... No sé la fecha exacta pero alrededor de 1990 llegó a mi atención... Bueno, voy a retroceder un poco. Un reportero del periódico San Diego Union Tribune me entrevistó después de una charla que di en San Diego. Parte de mis credenciales decía "ex astronauta". Y una de las personas en la junta de ese periódico era Wally Schirra, uno de los siete astronautas originales del programa Mercurio. Yo no lo sabía, pero Schirra había formado la "Sociedad para Exploradores Espaciales", en la que el término astronauta fue redefinida como "cualquiera que haya subido más de 50 millas por encima de la superficie terrestre". Así que, de cierta manera, fui destituido cuando Schirra se enfureció, y aparentemente el reportero perdió su puesto... de la misma manera en que el primer reportero que cubrió el primer vuelo de los hermanos Wright fue despedido por su editor porque este no creía que algo más pesado que el aire pudiese volar. Una vez más un reportero fue despedido por usar las credenciales "equivocadas". Pues yo descubrí eso. Y, poco tiempo después, una organización con la que trabajé algo, MUFON, la Mutual UFO Network en Estados Unidos, también llegó a su atención que quizá en realidad yo no era astronauta. [Kerry ríe] Así que escribieron a la NASA, y la NASA dijo: Bueno, a decir verdad, no lo fue.

KC:  Dijeron que no lo eras.

BO'L:  No lo era.

KC:  ¿De verdad le escribieron a la NASA?

BO'L:  Bueno, eso creo. No estoy totalmente seguro de los detalles, pero te puedo decir que quien lo sabrá es Bob Bletchman, que era el abogado de la MUFON entonces.

KC:  Hmm, hmm.

BO'L:  Bueno, pues Bob Bletchman me escribió, y era una carta desafiante que básicamente dijo: Muchos de nosotros sentimos que has falsificado tus credenciales. Así que le presenté mis credenciales a Bob Bletchman y él se quedó convencido de que, efectivamente, aquel era mi título en su día y que, efectivamente, era apropiado usarlo en mis credenciales.

KC:  Increíble.

BO'L:  No es que lo usara continuamente porque, en realidad, no lo hacía, porque estaba intentando huir de esa controversia. Y, también, verás, aparte de lo de ex astronauta hay muchas más cosas mías que son interesantes [risas]. Así que no me importaba demasiado ni de un modo ni del otro. Pero me vindicaron, porque primero la MUFON me cuestionó en público, y después me vindicaron, confirmaron que efectivamente era un astronauta. Así que esto quedó resuelto. Luego, en otra ocasión... Durante un año fui profesor invitado en Caltech durante la misión Mariner 10. Era el subdirector de equipo del equipo de imágenes televisivas para la sonda Mariner 10, que pasó al lado de Venus y Mercurio en los setenta. El profesor Bruce Murray, que luego fue director del JPL [nota del traductor: Jet Propulsion Laboratory], me nombró subdirector de equipo durante ese periodo. Yo estaba en Caltech y trabajé en la misión con él y algunos de los otros científicos. Ahora vamos al año 2000 y un estudiante de física de último curso, un alumno muy bueno que sabía que yo estaba investigando sobre energías solución como la fusión en frío, me dijo: Jo, deberías venir a Caltech. ¿Te gustaría hablar en nuestra ceremonia de graduación sobre Ciencia Futura Alternativa, como la fusión en frío? Y le dije que me encantaría. Así que lo programaron, empezaron a anunciarlo y a publicitarlo, y entonces un profesor por el que yo había trabajado y que luego sería director del JPL, pues al parecer intentó activamente cancelar toda la fiesta. Y entonces salió a la luz que no quedaba constancia de que yo hubiera estado... Caltech negó que yo hubiera sido subdirector de equipo, negó incluso que yo hubiera estado allí. [Kerry ríe] Pero era tan simple porque yo había publicado artículos en Science y en otras revistas, y debajo de mi nombre ponía Caltech como afiliación.

KC:  Y no solamente eso, sino que tenía que haber colegas que se acordaban de tí, colegas que estoy segura que todavía están.

BO'L:  Exactamente. Sí, así es.

KC:  Así que es algo asombroso.

BO'L:  Asombroso. Intentaron borrarlo y yo pensé: Jo, a ver si tengo todavía alguna nómina por ahí. Porque aparentemente me borraron totalmente del registro de Caltech, hasta el hecho de que hubiera estado allí, incluso en su administración. Lo sé porque indagué.

KC:  Entonces, si alguien escribe un artículo sobre ti y quiere investigar y llama a Caltech hoy, le dirán que nunca trabajaste allí.

BO'L:  Exactamente.

KC:  Asombroso.

BO'L:  Sí. [ríe]

KC:  Te muestra cómo funciona la máquina. Y creo que esto es muy instructivo para mucha gente que cuestiona a los que tiran de la manta con su testimonio [nota del traductor: en inglés "whistleblower", es decir, un chivato, un denunciante, alguien que tira de la manta, que destapa, que desvela una situación que considera injusta, una situación ilegal], que las cuestiona porque sus credenciales han desaparecido, ¿sabes?

BO'L:  Sí. Sí.

KC:  Esto es muy instructivo. Aquí estás, trabajando en la nueva energía. Eres un ex astronauta. Sé que hay un vídeo en Google en el que hablas en frente de la Casa Blanca durante la administración Bush, hace no mucho tiempo. Un discurso muy apasionado, muy impresionante, muy valiente, en el que dices, básicamente, que Bush no debería ser presidente y en el que también mencionas hasta cierto punto el encubrimiento. Fue algo extremadamente valiente y, sin embargo, no sabía nada sobre eso hasta que empezamos a investigar la posibilidad de venir a verte y todo esto. ¿Puedes hablarnos un poco sobre esto? Y luego sé que también hiciste lo mismo cuando Nixon era presiente, pero ahora tenías a muchísima menos gente a tu alrededor. Y quiero hablar sobre esto, sobre cómo están cambiando los tiempos.

BO'L:  Sí.

KC:  Y lo que puede estar viniendo.

BO'L:  Sí. Es muy triste para mí ver esta evolución. Sí, Kerry, tienes razón. En 1970 yo era un opositor a la guerra del Vietnam, y con otros de Cornell y de otros lugares éramos unos cien mil. Cuando la invasión de Camboya, hicimos una marcha en Washington hacia la Casa Blanca. Algunos de nosotros que éramos los líderes de esta marcha formamos una barrera e intentamos marchar entre una línea de autobuses que se interponían entre la Casa Blanca y nosotros. Teníamos asumido que nos esposarían y detendrían y, bueno, no pasa nasa, porque era un acto de desobediencia civil, pero no, nos invitaron a la Casa Blanca para expresar nuestra ira ante algunos de los asesores de Nixon. Y justo después de aquello, algunos de nosotros... Creo que la entrevista conmigo fue la noticia principal en el programa CBS Evening News. Sería... probablemente lo puedes averiguar... creo que fue el 30 de abril de 1970.

KC:  Y asistió un buen número de personas.

BO'L:  Cien mil.

KC:  Cien mil, que es asombroso.

BO'L:  En cambio, me uní a una marcha de protesta a la Casa Blanca en 2007. No... en 2006. Era el quinto aniversario del 11 de septiembre y había unos cuantos, éramos un grupo variopinto de unos treinta. [Kerry ríe] Era un día bonito, era el 11 de septiembre de 2006 y marchamos hacia la Casa Blanca. Algunos de mis amigos del movimiento por la verdad sobre el 11S y yo dimos pequeños discursos en frente de la Casa Blanca y la impresión que tuve allí fue que Washington había cambiado, que ya no era un lugar donde pudiera haber un intercambio democrático. Era más bien un club cerrado. Era como si la gente anduviera en plan robot, la rutina de siempre. Para mí, el movimiento por la verdad sobre el 11S es como una metáfora de lo que está pasando. Hay otras verdades también, por supuesto, como la verdad sobre la energía solución, verdades que están siendo encubiertas. Pero están siendo encubiertas también por personas que, por lo demás, son inteligentes y librepensadores y progresistas. Estas personas tampoco están ahí. Creen en el sistema, se lo tragan. El sistema mismo se ha vuelto cerrado. Y esto es muy triste para mí. La razón por la que tengo lo que podrías llamar cierto valor –otros lo llamarían ingenuidad o estupidez– es que a veces pienso: Es o bien la Tierra o yo, o cualquiera que quiera contribuir al cambio, al nuevo paradigma. Porque yo soy de los que piensan que sí podemos tener un nuevo paradigma, pero necesitamos plantarnos y hacernos oír. Necesitamos ir a la Casa Blanca, hacer una cacerolada. Quiero decir, tuvimos un cambio en la presidencia de Ecuador, un cambio muy positivo, como resultado de que casi un millón de personas se plantaron en frente del palacio presidencial e hicieron una cacerolada hasta que el presidente se fue. Eso es no violento. Es una manera de cambiar. Y lo que está ocurriendo ahora en Estados Unidos da mucho miedo porque los dirigentes que controlan muy obviamente a los políticos, sobornándolos... vamos, es tan obvio, especialmente visto desde aquí, el declive de la cultura en casi todos sus aspectos, sea económico, ecológico, guerra y paz... Está cerrado. Es un sistema cerrado. Conozco a unas pocas personas valientes, amigos como Dennis Kucinich y, ya sabes, algunos de los otros, Cynthia McKinney. He trabajado con Ralph Nader, aunque no logré convencerle de que la energía solución era posible. Hay muchas personas que están en el lado bueno de la fuerza, pero son muy pocos y están muy desperdigados.

KC:  Hmm, hmm.

BO'L:  Y quiero que la gente se una a mí. Necesito apoyo. Necesito asociarme con más y más gente que piense como yo y que esté dispuesta a plantarse y hacerse oír.

KC:  Bueno, ¿podrías hablar...? Simplemente dar unos nombres, si no te importa, de personas que están dentro de, digamos, el mundo alternativo pero que no están dispuestas a aceptar la idea de la nueva energía, o incluso de los OVNIs. Sabes, la idea de que podría haber proyectos negros allí fuera. Quiero decir, hablamos de esto brevemente, y sé que hablaste sobre... Algunas de estas personas son en realidad buenos amigos tuyos.

BO'L:  Sí. Hay mucha gente en la comunidad progresista. Yo diría que Kucinich mismo está en esta categoría. Ha estado indeciso. Pude escribir el guión de una entrevista que hizo con la NPR [nota del traductor: National Public Radio] cuando se presentó a la presidencia en 2004. Le estaba asesorando sobre la energía solución e intentando encontrar las palabras justas para que su discurso abarcara de manera global el tema de que no debemos dejar piedra por mover en nuestra búsqueda de nuevas fuentes de energía. Y Kucinich hizo un poco de esto, pero luego se echó un poco atrás. Surgieron un par de problemas, pero él quería crear legislación que proporcionara fondos para investigación y desarrollo de la nueva energía, que es lo que realmente necesitamos. Necesitamos un programa Apolo para esto. Necesitamos unir a gente bajo un techo para investigarlo.

KC:  Vale.

BO'L:  O para, de algún modo, apoyar el trabajo de otras maneras. Lo que, por supuesto, no está ocurriendo ahora. Pero hay otras personas...

KC:  Pero hay otros pensadores que son muy... muy activos y prominentes en muchos aspectos, criticando el paradigma actual. Son muy valientes haciendo eso. Sin embargo, no quieren ir más allá de los límites, hasta cierto punto.

BO'L:  Exactamente. Son lo que Wade Frazier, un buen amigo, y yo llamamos estructuralistas. Gente como Noam Chomsky y Naomi Klein, que también son gente que se niega a examinar el tema de la verdad sobre el 11S, así que hay un patrón aquí. [Kerry ríe] Hay un patrón de varias cosas que se convierten en lo que David Ray Griffin llama "mitos sagrados". Un mito sagrado es la versión oficial del 11S: es verdad, lo es de manera obvia, y no cabe discusión. Otro mito sagrado es que nada es gratis cuando se trata de energía. Así que tenemos a muchos ambientalistas negando incluso la  posibilidad de la nueva energía, gente notable, gente en la vanguardia de la política ambiental. He abordado este tema con mucha gente muy conocida y famosa. Nombraré a unos cuantos.

KC:  Sí, por favor.

BO'L:  Vale. Amory Lovens. Lester Brown, que antes estaba en el Instituto Worldwatch. Amory simplemente me volvió la espalda y se fue cuando abordé el tema, y lo conozco desde hace años.

KC:  ¿Tienen miedo? ¿Puedes profundizar un poco y contarnos? ¿Crees que es que...? ¿Tienen miedo? ¿O es otra cosa? ¿Es la matriz, se la han creído y se acabó, ya no podían ir más allá? Sí que critican la sociedad, pero no van más...

BO'L:  Sí. Es una pregunta excelente, Kerry, y la verdad es que no puedo saber a qué se debe su reacción negativa porque no estoy dentro de su cabeza, pero podría ser una mezcla de las dos cosas. Sé que cuando me movía en el mundo científico convencional era políticamente correcto y, digamos, de rigor descalificar y negar todo lo que traspasara los límites establecidos. Si hacía eso, me aceptaban. Parte del fenómeno, entonces, es cultural, seguro. Personas como Amory Lovens o Noam Chomsky o Naomi Klein, y hay muchos otros nombres también. Se me ocurren algunos más cuyo sesgo o, digamos, su crítica de la cultura se limita estrechamente a ciertas áreas. Por otro lado, tengo que darles el beneficio de la duda. A lo mejor simplemente no tenían tiempo para investigar estas otras cosas...

KC:  Vale. [ríe]

BO'L:  ... como la energía o la verdad sobre el 11S. Pero por otro lado, quizá estén dentro de la matriz. Quizá el miedo les ha cautivado tanto que se quedan dentro de los límites.

KC:  Bueno, ¿no tenías una historia sobre "La zanahoria y el palo"? Creo que ahora es una gran oportunidad para hablar de ella. Porque a lo mejor no es solamente el miedo, sino también el sistema de recompensas que reciben a través de la "sociedad normal", digamos.

BO'L:  Bueno, sí. Y creo que mucha gente... Yo rompí con eso, pero tardé mucho tiempo e hizo falta mucha búsqueda de la verdad. Pero sí, mucha gente... Sí, sí, se dan cuenta básicamente de que esto puede arruinar su carrera. No creo que la mayoría de ellos lleguen al punto de las amenazas, pero sí, algunas personas reciben oportunidades muy lucrativas de los Poderes Fácticos para "unirse al equipo", para pasarse a su lado. Y cuando no aceptan la oferta, entonces a menudo viene el palo. John Perkins habla sobre esto en sus libros, el primero de ellos se llama Confessions of an Economic Hit Man [Confesiones de un matón económico], habla sobre las zanahorias que son ofrecidas. Puede ser en la forma de un préstamo del Banco Mundial, o una oferta para comprarte, para que no inventes el dispositivo de nueva energía. O te reclutan para formar parte de su equipo y conocer alguna información que normalmente no podrías obtener.

KC:  Bueno, financiación para la experimentación... Desde el punto de vista de un científico, esto siempre es lo más seductor, diría yo.

BO'L:  Así es. Y muchos inventores de nueva energía... Por ejemplo, la Oficina de Patentes, por sistema, dice no a todo lo que se asemeje a nueva energía. El Departamento de Defensa tiene la Secrecy Law [Ley de Secretos] que dice que si un objeto tiene cualquier aplicación defensiva –más bien ofensiva– entonces confiscarán tu invento y no podrás trabajar en él nunca más.

KC:  Ahora, en este sentido, pasemos a la nueva energía. Sé que has investigado muchísimo este tema pero también has investigado el encubrimiento de la nueva energía y a las personas que quizá llegaron a un punto donde, no sé, les dieron de algún modo, les robaron su invento. ¿Tienes algunas anécdotas al respecto y algunas personas sobre las que puedas hablar que hayan hecho investigaciones? Sé que has viajado por el mundo durante... en uno de tus libros hablas sobre esto.

BO'L:  Sí. Primero, muchos inventores han sido asesinados, amenazados, les han quitado la financiación. Y puedo repasar la lista. Obviamente podrás colgar la lista y las historias detrás.

KC:  Vale.

BO'L:  Y he podido autentificar muchas de estas historias yo mismo, personalmente, y son verdad. Pero hay gente como Tom Bearden. Hay un señor llamado Gary Vesperman que ha acumulado muchas historias de supresión de todo tipo, para la nueva energía. Luego está Wade Frazier y su excelente web www.ahealedplanet.net en la que explora, a lo largo de cientos de páginas, muchas historias de supresión y algunas de sus propias experiencias con el inventor y promotor Dennis Lee. Y hay tantos otros... ¿Sabes?, esta es una de las cosas que cuento en mi historia de "La zanahoria y el palo", que hay mil maneras para suprimir un inventor o investigador. Como también hay mil maneras para eliminarlo o amenazarlo. Y hay... También es que somos vulnerables a las fuerzas porque tenemos estos cuerpos, y estos cuerpos son muy vulnerables a cualquier clase de agresión o amenaza, y los de nuestros seres queridos.

KC:  Hmm, hmm.

BO'L:  Así que, en un sentido, los Poderes Fácticos tienen los triunfos en las manos y a la mayoría de la gente le da miedo simplemente adentrarse en este terreno. También es, en parte, un fenómeno psicológico. Se han hecho estudios realmente muy buenos sobre esto, sobre cómo el centro de dolor del cerebro se activa en cuanto empiezas a hablar sobre cualquier cosa que se parezca a teorías conspiracionales –que, por supuesto, es el rechazo que, en realidad, es la búsqueda de la verdad– o sea, que cualquier cosa, que cualquier nueva verdad dolorosa alcanzará primero el centro de dolor del cerebro, mientras que, si te unes a la panda de linchadores, si te unes a los Poderes Fácticos, entonces todo será bastante confortable. El centro de placer. Puedes pasarlo bien en la vida.

KC:  Hmm, hmm.

BO'L:  Así que, en cierto sentido, es la Tierra o yo [ríe]. Parece que así están las cosas, y esta agenda oscura que no es realmente tan oculta si uno sólo toma un poco de tiempo para mirarla. Pero también para mirar la gran promesa y el potencial de la energía solución. Lo que hace falta realmente es una educación por dos vertientes. Pero al mismo tiempo tengo muchos amigos muy queridos, gente por lo demás progresistas, que siguen sin poder aceptar la noción de la nueva energía, porque dicen: Bueno, ¿sabes?, si me lo muestras, lo creeré, pero hasta entonces no vale la pena considerarlo.

KC:  George Green es amigo tuyo y ha estado trabajando con John Bedini. Y George es una de las personas que están a favor de la nueva energía y sabe que existe. ¿Has visto algún dispositivo, o has visto el trabajo de John Bedini? ¿Y qué opinas al respecto? Etcétera.

BO'L:  Oh sí. Visité muchos laboratorios y visité a mucha gente y saqué fotos de ellos, pero también he investigado a fondo los conceptos. [Muestra fotos en su libro] Como, por ejemplo, este hombre es Sparky Sweet, o Floyd Sweet. Le visité en los noventa. Ahora ha fallecido. Y esto que está mostrando es un imán especialmente condicionado. Produce nueva energía. Su laboratorio estaba en un lugar no revelado en el desierto de Mojave. Antes estuvo en Los Ángeles y entraron en su laboratorio. Le amenazaron. Le estuvieron espiando con cámaras infrarrojo. Todo esto estuvo bien documentado. Este es Bruce DePalma, que inventó la máquina N mientras estaba en el MIT. Cuando intentó montar su propia empresa, la Securities and Exchange Commission le suprimió tanto que emigró a Australia. Tampoco les gustó allí, así que emigró a Nueva Zelanda y murió joven de un ataque al corazón, hace cosa de una década. Este es alguno de los aparatos de Bruce. Es una máquina N. Es básicamente un motor magnético, imanes que suben en una rueda, rotan e interactúan con un hipotetizado campo de energía de punto cero o del vacío y obtienes nueva energía. Obtienes una potencia superior a la unidad. Este es Paramahamsa Tewari, de la India, que había demostrado una versión de la máquina N que consiste en imanes en un motor, en una rueda. Ahora bien, Tewari es un físico de mucho prestigio. Trabaja para el gobierno de la India. Era ingeniero jefe de proyectos de la mayor central nuclear del país, pero el gobierno también le dio un laboratorio y dinero para desarrollar una máquina que él demostró ante mí, una máquina que encendía bombillas de luz estando desenchufada. Estuvo funcionando en solitario durante veinte, treinta minutos. Y los principios básicos me los explicaron muy bien, lo fotografíé. Y la máquina está allí, cualquiera puede verla. Este es Shiuji Inomata. También falleció relativamente joven. Trabajaba para el centro espacial Tsukuba en Japón y también era doctor en física y presidente del Instituto Japonés de Psicotrónica. Él también tenía uno de esos motores magnéticos que giraba y producía un exceso de energía. Y él también murió joven. La mayoría de toda esta gente muere joven. Este es John Hutchison, de Canadá.

KC:  Vale. Hemos tenido contacto con John y, la verdad, nos gustaría entrevistarle en algún momento. ¿Puedes decirnos tu opinión sobre su...?

BO'L:  Sí. John tiene poderes psíquicos personales, pero también es un genio con las máquinas. Este es John y en la foto le ves con la espada de Camelot de Kerry, y luego cogió una barra de lo que él llamaría a-lu-mi-nio que había sido destrozada a fondo por una de sus bobinas Tesla. Por supuesto, el Departamento de Defensa de Estados Unidos inmediatamente se interesó por esto, por motivos distintos a los de John. John es un alma amorosa y amable y ha demostrado muchas veces que es capaz de generar nueva energía con imanes especialmente condicionados.

KC:  Sí.

BO'L:  Sería un buen sujeto para una entrevista. Es un tipo maravilloso y también ha hecho muchos experimentos levitando objetos y produciendo nueva energía.

KC:  Sí. Algunos de sus vídeos están en Google.

BO'L:  Sí.

KC:  Hemos visto algunos de ellos.

BO'L:  Este es Yull Brown, que me estaba demostrando el "Gas de Brown" que, otra vez, consistía en cantidades anómalas de energía, simplemente luz brillante, en su sistema de soldadura. Y Tom Bearden, y Moray King. Son teóricos destacados. Estas, pues, son personas que visité a lo largo de unos diez años y sobre los que escribí. Aquí ves una reunión de investigadores de nueva energía que fue convocada por un billonario de la informática en Estes Park,  Colorado, en 1993 y 1994, y hay muchos...

KC:  ¿Y el billonario era...? ¿Podemos nombrarlo?

BO'L:  Pues creo que preferiría que no porque...

KC:  Vale.

BO'L:  ... mis comentarios no fueron siempre positivos pero él convocó a estas personas para averiguar quiénes eran los mejores y más brillantes investigadores y cuáles eran los mejores conceptos para financiar.

KC:  Vale.

BO'L:  Y entonces de repente dio un giro total y dijo: No, no voy a financiar nada de esto porque mi gente de marketing me ha dicho que no estamos bebiendo del río del máximo beneficio. [Kerry ríe] En otras palabras, cuando estás abajo en la curva de beneficios... Todavía estamos en la fase de investigación del ciclo de investigación y desarrollo. Y esto es lo que se supone que el gobierno está haciendo. Se supone que el Departamento de Energía financia estas cosas. Y ¡Dios mío!, apenas financian la energía solar y la eólica. Están totalmente inmersos en armas nucleares, electricidad nuclear y combustibles fósiles. En esta foto hay unas personas, unos casos realmente tristes. Este era Stefan Marinov, el inventor e investigador de la nueva energía más prominente de Europa. Era profesor de física en la Universidad de Graz en Austria. Un tipo alegre, un hombre maravilloso, totalmente positivo y optimista. Hace unos años, unos años después de esta conferencia, le vieron saltar del décimo piso del edificio de la librería.

KC:  Increíble.

BO'L:  Algunos le vieron andar de espaldas. Parecía que le estuvieran empujando. Pues nada, otro de estos casos. Hay muchas otras personas en esta foto que ya no están vivas, pero estos son los más prominentes investigadores en el campo de la nueva energía de todo el mundo. Y Jim Carrey, que estaba rodando Dos tontos muy tontos, mientras nosotros estábamos intentando ponernos listos y más listos [ríe].

KC:  [ríe] Sí. Interesante. Vale. Ahora, de esto, pasemos a qué clase de soluciones estás promoviendo, o dónde crees que podemos avanzar en el futuro, simplemente para inspirar a la gente que está escuchando esto. Porque verdaderamente eres un hombre muy inspirador, ¿sabes? Tu valor, tu capacidad para pensar fuera del marco convencional y luego, a pesar de todos los problemas, para seguir por ese camino. Quiero decir, acabas de publicar otro libro, ¿verdad?

BO'L:  Sí. La revolución de la energía solución.

KC:  Eso. ¿De qué va este libro? ¿Qué estás defendiendo? Y ¿cómo le das ánimo al lector, si es que lo haces, acerca del futuro?

BO'L:  Bueno, creo que el punto fundamental es... Este es el libro, y he estado trabajando en él durante unos seis años. Es una colección de diferentes ensayos pero todos convergen porque primero hablan, como puedes ver en el índice, sobre el hecho de que esto está siendo suprimido continuamente.

KC:  Hmm, hmm.

BO'L:  Apenas hay nadie vivo que NO lo esté encubriendo, sea por comisión, sea por omisión. Orwell dijo una vez: Las mayores mentiras son mentiras por omisión. Mucha gente que, por lo demás, es progresista e informada y muy brillante, simplemente lo suprime. Y este libro es un estudio de los descubrimientos y la supresión. También habla sobre el mandato ecológico, el hecho de que los problemas con la Tierra son mucho más graves de lo que uno creería guiándose por los medios. Luego hablo sobre: Bueno, ¿qué es esta tiranía y cómo podemos vencerla? Podemos vencerla a través de la educación y renovando nuestros sistemas políticos. Creo que ahora la gente está empezando a darse cuenta de que ni siquiera Obama representa el cambio. Es muy bueno retóricamente. Pero toda esta gente, e incluiría a mucha gente que por lo demás es progresista, como hemos dicho antes, más otras personas, líderes del movimiento ambientalista, por ejemplo... el encubrimiento, pues, es bastante total. Y en un sentido es muy similar al fenómeno OVNI/ET, al 11S, a toda cosa que es negada por la sabiduría convencional. Y yo desmenuzo esto. Intento preguntar: ¿Quién lo está negando? Los científicos. Ellos son los guardianes de la puerta. Las personas que se autodenominan científicos son los mayores supresores. Y sin saberlo forman una alianza con la gente de las operaciones negras porque, si los científicos no admiten la posibilidad de esto, si no le dan el visto bueno, entonces la cosa no llegará a ningún lado. Es como... Los colegas de Galileo se negaban a mirar por su telescopio. Luego tenemos a los ambientalistas. He hablado con muchos prominentes ambientalistas. Aquí otro ejemplo: Hazel Henderson, una importante economista progresista. Pues no quiere la nueva energía porque no quiere ver millones de helicópteros en el cielo ni sierras mecánicas más grandes. Y no la culpo por ello. Y así llegamos a la siguiente cuestión: Esto se tiene que gestionar. No queremos a Dick Cheney al mando de esto también [ríe].

KC:  Exactamente [ríe].

BO'L:  Así que los ambientalistas lo están suprimiendo. No sé ni de un ambientalista convencional que esté dispuesto a considerarlo durante tan sólo un segundo. Al Gore. Otro ejemplo de alguien que... Le he escrito cartas. No contesta. Así que mi batalla es muy solitaria [ríe]. Y luego... ¿qué más? Bueno, están las corporaciones. El director ejecutivo de la General Electric escribió un editorial para el Washington Post en el que decía que necesitamos el valor para cambiar a nuevas soluciones energéticas. Y luego menciona bajo qué condiciones se tiene que hacer. Una es la mente creativa. Y piensa que sí, la tenemos. La segunda es: tiene que haber beneficios. Y luego la tercera, la voluntad americana. Y, según él, el tercer ingrediente falta. Para mí, el segundo ingrediente interfiere, porque los beneficios de General Electric y sus accionistas dependen de la construcción de centrales nucleares y de turbinas de gas. Si tuvieras un chisme de nueva energía del tamaña de una mano, como tu grabadora, que pudiera generar 10 kilowatios de electricidad, algo que creo que será totalmente posible algún día, entonces General Electric no querrá desarrollarlo porque interferiría con el negocio de las turbinas de gas y las centrales nucleares. Así que la condición de generar beneficios... Yo argumento: ¿Cuánto beneficio es suficiente? General Electric claramente no está interesada en absoluto. Y de todos modos las multinacionales y los gobiernos han estado suprimiendo estas cosas. Es obvio. Este libro, pues, documenta los intentos no solamente de abrirse paso, sino también los esfuerzos por suprimirlo. E incluso a la luz de lo que tanta gente dice... Casi todos los días leemos en los periódicos o escuchamos en los medios algo como: Al Gore dice que necesitamos hacer algo al respecto de esto pronto. Necesitamos desarrollar energía alternativa. Y luego, cuando se trata del "qué", evaden la cuestión.

KC:  Eso.

BO'L:  O, como mucho, hablan de las energías solar y eólica, que requieren mucho capital y mucho material. No son realmente renovables. Son intermitentes. Son difusas.

KC:  ¿No está Obama hablando de volver al carbón?

BO'L:  Sí.

KC:  Vamos, estamos retrocediendo. La gente de las operaciones negras, por supuesto, como documentamos en el Proyecto Camelot, están miles de años por delante de nosotros y tienen la nueva energía y la están usando mientras hablamos. Creo que nos contaste que le escribiste a Obama. ¿Es verdad?

BO'L:  Sí. Hace poco. Y está en mi web brianoleary.com. Está en la primera página. Es un llamamiento abierto a Obama para que realmente represente el cambio que necesitamos y no solamente con retórica. Pero para hacer esto tienes que morder la mano que te ha dado de comer. Tendrás que ir en contra de la élite rica que controla a la gente, incluido a él. Y necesitamos educarnos sobre las posibilidades. Y lo que ha pasado, como bien has dicho, es que Obama ha ido hacia atrás. Está hablando sobre carbón "limpio". ¡No existe! Es un oxímoron. O habla de energía nuclear avanzada. O la secuestración en centrales de carbón, que ni siquiera es viable y es una tecnología horrible. Así que va muy por detrás en la curva. Y yo hago un llamamiento y le digo: Por favor, por Dios, nuestro planeta está siendo destruido. Por favor, sirva al interés general, porque el interés general no está siendo servido con lo que está pasando. Incluso las energías solar y eólica, lamento decir, son paños calientes porque el coste de tener una economía basada en ellas sería de entre 20 y 40 millones de millones de dólares. No tenemos ese dinero. La nueva energía es básicamente gratis, una vez que desarrollemos el hardware hasta el punto donde esta energía esté disponible. Y entonces, por supuesto, se armará la gorda. Pero la supresión... Hay dos buenas citas sobre esto. A ver si las encuentro. Esta es una: En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. – George Orwell.

KC:  Sí.

BO'L:  Y esto es lo que está pasando ahora mismo. Nos están engañando. A lo grande. Aquí otra cita: Cuando la estupidez es considerada patriotismo, es peligroso ser inteligente. – Isaac Asimov.

KC:  Sí. Y ahí lo tienes. Dos tontos muy tontos y la gran cantidad de películas que resaltan lo divertido, lo bonito que es ser estúpido. Bueno... Vale. Esto realmente ha sido tremendo, Brian, y he de decir que, si el ex astronauta Brian O'Leary me escribiera, y yo fuera el presidente, desde luego consideraría necesario contestarte. O si fuera Al Gore. ¿No? Y ¿no resulta sorprendente que estos hombres te hagan caso omiso, a alguien de tu talla? Esto da que pensar.

BO'L:  Sí, da que pensar y a mí me sugiere que ellos forman parte de la agenda oscura general.

KC:  Sí.

BO'L:  Y es simplemente su huella lo que es un poco diferente. Suena un poco más benévola.

KC:  Hmm, hmm.

BO'L:  Uno casi podría atreverse a decir que defienden el genocidio por otros medios. No estoy seguro de lo que pasa en su cabeza. Lo único que sé es que su falta de respuestas y la falta de respuestas de las personas con las que se rodean y de las personas que adoptan la sabiduría convencional... James Lovelock en Inglaterra, por ejemplo. Él piensa más allá de los límites, pero es inamovible. Amory Lovens, otro que piensa más allá, pero no lo suficientemente. Entonces, ¿qué está pasando? Ellos aparecen en los así llamados "salones verdes" en Washington, DC. Es como si toda la circunvalación de Washington fuera una fortaleza y el tener contacto con la gente del Departamento de Defensa y la CIA fuera un signo de prestigio porque podría ser tu pasaporte a... A algo [ríe]. Y mientras tanto, más allá de los límites, hay toda una serie de maravillosos conceptos esperando entre bastidores...

KC:  Sí.

BO'L:  ... que realmente podrían crear un futuro sostenible para la humanidad. Y estas personas no escuchan. Sabes, he tenido un poco de acceso a Al Gore a través de intermediarios que lo conocen, y no se quieren mover. ¿Sabes? Podría dar nombres, también. Lo que pasa es simplemente que la sabiduría convencional está extendida por toda la comunidad progresista. Es como una gran enfermedad que afecta a todo el mundo. Y luego la gran mayoría de la gente es simplemente apática o no sabe nada. Wade Frazier dice: Hay que pelar la cebolla de la nueva energía. Se refiere a una combinación de tener la mente abierta, de inteligencia, conciencia, desarrollo espiritual, etc.

KC:  Vale. En otras palabras, es una tecnología tan poderosa en teoría, o en realidad para los que la están usando, sus posibilidades son tan grandes, que realmente necesitas tener cierto nivel espiritual para manejarla, como planeta. Y creo que estamos yendo en esta dirección y que tendremos que adaptarnos.

BO'L:  Exactamente.

KC:  Porque mientras la guerra y las armas sean nuestro dios, digamos, en este planeta, simplemente no conviene que esa gente utilice la nueva energía.

BO'L:  Tienes toda la razón. Toda la razón, Kerry.

KC:  Así que necesitamos líderes totalmente diferentes, una manera de pensar totalmente diferente. ¿Correcto?

BO'L:  Totalmente.

KC:  Y en muchos sentidos tú estás en la vanguardia de este esfuerzo. Y sí creo que tienes a mucha gente detrás de ti.

BO'L:  Esto está bien, Kerry, y ahora esta gente está así como dividida y vencida. Y, por supuesto, lo que tú haces y tu búsqueda del Santo Grial, de la que esto forma parte, una parte significativa, pues esto podría crear más fuerza al haber más gente dispuesta a plantarse y expresarse a favor de estas alternativas. Porque, la verdad, yo también estaría opuesto al desarrollo de la nueva energía si los Poderes Fácticos siguen en el poder, porque abusarían de ella.

KC:  Correcto.

BO'L:  La emplearían mal. Lo mismo que con el fenómeno ET, la ingeniería inversa, la mantendrían en el ámbito de las operaciones negras y la usarían para sus propios fines. Así que la gente de la Tierra necesita saber más sobre esto. Hay algunas señales esperanzadoras. Una de ellas es Ecuador, cuyo presidente es mucho más inteligente que sus antecesores. El gobierno acaba de aprobar una nueva constitución que incluye los Derechos de la Naturaleza, y el presidente ha ofrecido, si la comunidad internacional reúne suficientes fondos, dejar bajo tierra el petróleo que hay debajo de un parque nacional muy prístino y con mucha biodiversidad, si se reúnen suficientes fondos. Así que es algo sistémico. El sistema mundial entero es decadente y asquerosamente... hmmmm... nombras la palabra negativa... pues malo sería la palabra correcta. Cada vez más gente se da cuenta de esto pero lo que quizá no sepan es que podemos contribuir al cambio. Podemos crear otra agenda, juntos. No hablo mucho sobre una agenda alternativa a la de la gente de las operaciones negras o los Iluminati pero créeme, es mucho más agradable [ríe]. Ni siquiera quiero prejuzgar la pregunta: Bueno, ¿cuál es esa agenda? Pues, veo un mundo que es verdaderamente sostenible, un mundo en el que ampliamos nuestros conocimientos para aceptar el fenómeno ET, un mundo donde realmente pueda tener lugar la magia, lo que ahora consideramos magia. Un mundo donde la intención positiva combinada pueda sanarnos a nosotros y al medio ambiente.

KC:  Desde luego.

BO'L:  Y donde la conciencia, que en realidad es la ciencia del siglo XXI, pueda saltar al primer plano, muy al contrario de lo que está pasando ahora.

KC:  OK. Gracias, Brian. Esto es maravilloso. Y ¡más poder para ti! El estar aquí ha sido una experiencia realmente educativa para Bill y para mí. Queremos darte las gracias por ser nuestro anfitrión y a Meredith por ser tan amable anfitriona, y por abrirnos vuestra casa. Acabamos de asistir a un congreso aquí que tú organizaste y que fue muy inspirador. Creo que mucha gente realmente lo disfrutó y espero asistir a más. Y, lo repito, tú estás en la vanguardia del esfuerzo por informar, no solamente acerca de la nueva energía, sino sobre lo que está sucediendo, el encubrimiento, y el potencial para el futuro que está allí para todos nosotros, con sólo cogerlo.

BO'L:  Sí. Aquí, Kerry, estamos empezando un centro educativo y de congresos. Se llama Montesueños. Está en los Andes de Ecuador. Mi mujer Meredith y yo llevamos cinco años trabajando en su creación y ahora, bendecidos por vuestra presencia y el congreso que acabamos de celebrar, esperamos tener muchos más. E invitamos a espíritus afines y ¡a los que tiran de la manta! [risas]

KC:  Eso es. Cuantas más personas que las que cuentan la verdad, mejor.

BO'L:  Sí. ¡Y es que es tan importante! Vuestro trabajo es muy importante. Alguien tiene que hacerlo. Steve Greer ha hecho y está haciendo parte de este trabajo. Y juntos podemos informarnos a nosotros y al público sobre, primero, la verdad desagradable y, luego, sobre la verdad en potencia de lo que podríamos tener en un mundo mejor. Y entonces juntos podemos crear ese mundo. No hay ninguna razón por la que no podamos hacerlo.

KC:  Desde luego. Muchas gracias, Brian. [Adenda: trozo filmado al final de la entrevista, después de apagar la cámara principal...] Sí. Creo que lo hemos cubierto todo.

BO'L:  Ah, una cosa. Nunca he estado en las operaciones negras y nunca he estado enterado en secreto de ellas, ni siquiera como astronauta.

KC:  Vale.

BO'L:  Entonces, es gracioso porque sé que la mayoría de la gente a la que entrevistáis sí ha estado allí. Y estamos hablando de cosas de una magnitud totalmente diferente.

KC:  Así es.

BO'L:  Yo doy la impresión de ser ingenuo.

KC:  Sí. Pero lo esquivaste. Has sido afectado por ellos. Te ven como una amenaza y, en cierto modo, esto vale igual desde el punto de vista del Proyecto Camelot. Así que, cumples los requisitos, si quieres, [Brian ríe] para bien o para mal. Creo que lo que tiene de maravilloso tu vida es que has tenido todas estas experiencias como astronauta. ¿Vale? Entonces, por un lado eres una persona de respeto, una persona que es respetada y en torno a la que la gente puede reunirse, al mismo tiempo estás dispuesto a tener una mente abierta y a considerar cualquier cosa. Y lamento decirlo pero esto es algo muy raro en una persona de respeto hoy en día.

BO'L:  Sí, en mi caso supongo que simplemente tuve que ir comprobando sobre la marcha y mi gestación de muchas de estas cosas duró mucho tiempo. Así que ahora espero que otras personas del público en general y simplemente gente, gente curiosa, las personas que vinieron al congreso, que eran gente estupenda que quiere aprender más sobre estas cosas y puede que no tengan... puede que no tengamos el mismo tiempo abundante que yo tuve para mi proceso de descompresión del mundo convencional. Han sido treinta años y el proceso todavía está en curso.

BR:  Supongo que podríamos decir que estás en las operaciones verdes.

BO'L:  Operaciones verdes. Sí. [ríe] Está muy bien. Vivan las operaciones verdes. ¿Sabéis una cosa? Deberíamos tener un Cuerpo de la Tierra [nota del traductor: alusión al "Peace Corps", el Cuerpo de la Paz]. Deberíamos tener un New Deal, con Obama a la cabeza, para que la gente saliera y limpiara la Tierra. Deberíamos investigar y desarrollar la energía solución, e investigar la conciencia, y que estuviera bien visto hacer esto. ¿Por qué no?

KC:  Sí. Totalmente de acuerdo. ¿Por qué no?

BO'L:  Sí. Pero tiene que ser con apoyo público. No se puede hacer sin el apoyo del público. La historia lo ha demostrado.

KC:  Pues esto es lo que este vídeo hará. Para esto precisamente se hacen cosas como esta. Quiero decir, la publicación de tu libro... esperamos que pronto también salga el vídeo... Esta clase de cosas iniciará el movimiento y reunirá a la gente. Y esto es lo que necesitas. Tendremos la fuerza de ser muchos. Eso es lo que queremos.

BO'L:  Sí.

KC:  Y creo que lo tendremos y que ya está allí fuera.

BO'L:  Así es. Ya está allí fuera.

KC:  Es cuestión de enfocar.

BO'L:  Y también lo personal. Las dos cosas. Es, por un lado, la Tierra y, por otro, algunos de nosotros haciendo trabajo pionero. Personalmente tenemos más seguridad porque entonces nuestro trabajo nos sobrevive y no hay motivo para...

KC:  Cuantos más seamos, menos peligro habrá. ¿Verdad?

BO'L:  Cuantos más seamos, menos peligro habrá. Sí. Creo que sí. Soy optimista, creo que esto puede materializarse, que realmente tenemos un futuro positivo. Y por esto estoy en este planeta. Por esto estoy vivo, para expresar esta visión.

 


Haz clic aquí para ver el vídeo original





Apoya al Proyecto Avalón – haz un donativo:

Donate

Gracias por tu ayuda.
Tu generosidad nos permite seguir con nuestro trabajo.

Bill Ryan

bill@projectavalon.net


unique visits

Google+