Buscar

__________________________________________________________


Esta página es una traducción. El original se encuentra aquí.


David Icke
HIJOS DE MATRIX



19 de mayo de 2010


Bill Ryan (BR): Soy Bill Ryan de Proyecto Avalón, y hoy es... voy a decirlo de nuevo, empezamos otra vez. Lo que podrías hacer en realidad es dar uno de esos aplausos que das tú...

David Icke (DI): Sí, claro. Bueno, puedo dar medio aplauso. [Risas]

BR: Este el sonido de un aplauso de mano y media. [Risas]

DI: Sí, sí... [Da dos aplausos]

BR: Muy bien, perfecto. Muy bien. Entonces...

DI: Mis aplausos son los más silenciosos del mundo, tengo que hacerlos así [chocando la base de las palmas].

BR: [Risas] Tienes que recordármelo. Algún día esos idiotas de YouTube se darán cuenta de que tienes artritis y que por lo tanto no puedes dar correctamente un apretón de manos. [Risas] Deberíamos hacer una demostración en este vídeo...

DI: Sí, este es...

BR: ... mira, hacemos todo lo posible por...

DI: Este es un apretón de manos masónico, señores y señoras... [Risas]

BR: ...intentamos hacer todo lo posible por darnos un apretón de manos...

DI: ... es un apretón de manos masónico entre, eh, masones que tienen artritis reumatoide en las manos, sabes, es una tradición muy antigua...

BR: ... Ah...

DI: ... que se remonta a Babilonia. [Se ríen]

BR: Bueno, soy Bill Ryan de Proyecto Avalón y hoy es 19 de mayo de 2010. E incluso hoy no me termino de creer que estemos en el 2010. Sabes, David, ¿no te pasa eso de mirar hacia atrás y pensar: "Dios mío, la última vez que me planteé mirar hacia atrás fue a principios de los noventa. El tiempo se está acelerando"? ¿No tienes esa sensación?

DI: Tengo esa sensación todo el tiempo, Bill. Cuando tuve mi primer despertar de conciencia en 1990 empecé a conocer a vidente tras vidente, y básicamente todos me repetían la misma información. Y una de las primeras cosas que comprendí fue algo que yo denominé como Vibraciones Verdaderas. De hecho, es por eso que el primer libro que escribí sobre este tema se titula Vibraciones de la verdad.

Y era... –y pobre de mí, ni siquiera había indicios de esto en aquel entonces, sin exagerar–. Se trataba de un cambio vibratorio que empezaba a manifestarse y que iba a generar la disolución de la densidad que mantenía a la gente atrapada en la esclavitud, en el estado de coma colectivo, por así decirlo, y que las personas despertarían y se percibirían a sí mismas y al mundo de una manera distinta. Además este cambio vibratorio sacaría a la luz todo aquello que se había mantenido oculto.

Y de nuevo, ya sabes, todos lo sabemos: 1990, ¿me estás tomando el pelo? No había indicios en aquel entonces. Pero mira ahora, es increíble la cantidad de personas que están despertando en todo el mundo hacia una nueva percepción de sí mismas y del mundo. Y, ¡dios mío! ¿Cuánta información que hace veinte años no existía ha salido a la luz? ¿Cuánto? No, hace diez años, cinco años, es una curva exponencial.

Y uno de los aspectos más interesantes de todo esto que aprendí por aquel entonces fue... algo que me dijo un vidente: que al final el tiempo iba a transcurrir tan rápido que sería alarmante. Porque tiempo y espacio –para mí, en cualquier caso– no son reales, bien sabemos que son construcciones.

Si coges un disco duro que contiene información, que está programado con cierta información y lo insertas en un ordenador, el ordenador leerá y llevará esa información desde un nivel digital o informativo, si se quiere, y la proyectará en un monitor aparentemente como tiempo y espacio. Y nosotros hacemos lo mismo, el lado izquierdo de nuestro cerebro coge información y la secuencia.

Y cuanto más rápido hace que transcurra esa secuencia, más rápido nos parece que pasa el tiempo, y lo opuesto a la inversa. Y como dijo Einstein: si te sientas en la sala de espera del dentista, entonces esa secuencia no es muy rápida [hablando entre dientes: Oh dios mío...por dios.... mmnnn]. Y por otro lado, como analogía, si estamos en compañía de una mujer hermosa, entonces "shhhhh" [señala hacia adelante]: la secuencia es realmente rápida.

Y lo que al parecer está sucediendo con este cambio energético a medida que salimos de esta era de represión e inhibición hacia una era de expansión, iluminación y conciencia es que está afectando nuestra forma de decodificar la realidad, la forma en la que decodificamos las secuencias.

Y como hace poco comentaba en un artículo, ¿ya pasó abril? ¿Pasó mayo? Si es que así fue, ¿por qué me lo perdí? Porque me parece habérmelo perdido, igual de asombroso que con navidad... ¿Cuándo fue navidad? ¿Hace dos años? Quiero decir, es increíble lo que está sucediendo.

BR: Este despertar de conciencia al que haces referencia, lo has visto con tus propios ojos en la Academia Brixton hace tan sólo unos días durante tu nueva presentación, la más importante tras la publicación de tu nuevo libro. Y por supuesto es por ello que esta entrevista se planeó para llevarse a cabo en este momento –y aquí me gustaría dirigirme a la audiencia: David tiene una gran cantidad de información nueva muy importante–. Y en Brixton fue la primera vez que hablaste durante ocho ¿o fueron nueve horas?

DI: Ocho horas hablando, sí.

BR: Fue una gran presentación, y hace poco me contabas que quedaste realmente sorprendido con la respuesta del público, mientras que hace quince años hablabas a sillas vacías. Las cosas han cambiado, ¿verdad?

DI: Sí, es increíble. Sabes, cuando comencé hace veinte años, pese a hacer no sólo el ridículo, sino el ridículo masivo, cuando empecé a hablar de estas cosas –claro que sabía mucho menos de lo que sé ahora, como todos– era como darse la cabeza contra la pared: yo colocaba las sillas, básicamente no iba nadie, entonces hablaba para unas cuantas sillas vacías y unas pocas personas. Luego guardaba las sillas y me iba a casa. Y eso era todo.

Y pensaba: "no es posible, esto no conduce a ningún sitio". Pero, ya sabes, todos lo sabemos, algo te impulsa. Algo profundo sigue impulsándote: "sigue adelante, sigue adelante". Entonces piensas: "Pero, ¿para qué?" "Sigue adelante".

Y principalmente durante los últimos diez años, quizás comencé a entenderlo en los últimos quince, diez o cinco años porque la curva va así [señala hacia arriba], es increíble, compañero, quiero decir en todo el mundo, sin importar de qué cultura se trate –claro que hay algunas culturas más reprimidas y por lo tanto más cerradas que otras– pero en todo el mundo, es increíble.

Lo que comprendí en 1990 respecto a estas vibraciones de la verdad, este despertar, este... la forma en que este cambio energético iba a deshacer la densidad que nos tenía atrapados en la esclavitud y la ignorancia: ¡está sucediendo!

Y sabes, pasan los años y piensas que las cosas van a peor y todo eso, y cuando ves hacia dónde se dirige la sociedad, si miras las noticias en la televisión y lees los periódicos, se podría pensar que esta dictadura Orwelliana global fascista comunista –diferentes términos para describir lo mismo–, este estado global Orwelliano estuvo básicamente planeado, porque todo sucede muy, pero que muy rápido, pero...

Y si únicamente analizas la situación desde el plano sensorial, sabes, y sólo ves aquello que la mente consciente puede ver y percibir, entonces puedo entender completamente por qué la gente asume las cosas de esa manera, entiendo completamente por qué tantos investigadores que analizan la conspiración desde el plano sensorial se están volviendo locos [se tira de los pelos]: "¡No hay nada que podamos hacer!".

Pero sí que hay, porque... Porque este mundo no es como creemos que es. Hay otras fuerzas operando. Esta supuesta realidad física y sólida no es ni física, ni sólida en absoluto, sino que es fluida. No parece que sea así, pero lo es. Y dado a que existe esta fluidez tras aquello que aparenta ser rígido, sólido e inamovible, este nivel de realidad puede cambiar muy, muy rápido.

Verás, cuando la gente percibe esto –y puedo entenderlo completamente porque la mente consciente nos centra constantemente en esa realidad–, cuando creemos que el mundo físico se modifica cambiando las cosas del plano físico, entonces hablamos de escalas de tiempo de cambio que son simplemente inmensas –en cuanto a nuestra percepción del tiempo, en cualquier caso–, porque así creemos que son las cosas en el supuesto mundo sólido.

Pero cuando te das cuenta de que este supuesto mundo sólido es simplemente una proyección holográfica y que la realidad de este universo está basada en información vibratoria en forma de onda, entonces la velocidad a la que puede cambiar este mundo de repente asume dimensiones radicalmente distintas. Por ejemplo, si tuvieras el monitor de un ordenador y tuvieras que cambiar el monitor o lo que hay en él físicamente, quiero decir: ¡¿Por dónde diablos empezarías?! Porque ese monitor es una proyección de la información que hay en un disco. "Muy bien, entonces quiero cambiar esto, ok: expulsar disco, reprogramar, pulsar Intro, insertar disco. ¡Guau! Un mundo distinto".

Y lo que está sucediedo actualmente, como parte de la transformación de las vibraciones de la verdad, es que el patrón informativo de este universo está cambiando –es un ciclo, tenemos a las civilizaciones antiguas que hablaban de la naturaleza circular [o cíclica] del tiempo–. Y esto, en mi opinión, Bill –únicamente puedo hablar, cuando lo hago de esta manera desde mi experiencia e investigación; la gente tiene que llegar a sus propias conclusiones, por supuesto– pero, las civilizaciones antiguas hablaban de la naturaleza cíclica del tiempo y así es. Es como un juego cósmico.

Y pasamos a través de distintas eras –lo que la cultura hindú denomina yugas, también hay otras culturas en el mundo que las llaman de distintas formas– en las que este ciclo pasa a través de periodos de gran expansión, lo que las culturas antiguas denominaron como Edad de Oro. Y este ciclo pasa a través de periodos de represión en donde las cosas son muy distintas y hay grandes retos, y allí es cuando entran los sistemas de control y todo lo demás, y luego hay otros ciclos que hacen que todo vuelva al punto de partida y toda la secuencia vuelve a comenzar.

Es un juego de ordenador interactivo –por explicarlo de forma sencilla– en el que vamos recogiendo información del juego, al igual que el ordenador recoge información del disco y la proyecta en el monitor, pero al mismo tiempo, como en internet, también vamos haciendo nuestro aporte único a este juego. Así que es un juego interactivo: dentro de él damos y recibimos.

Y lo que a mí me parece absolutamente cierto, volviendo al tema de las vibraciones de la verdad que llegaron a mi vida hace veinte años –o bien entonces fui consciente de su existencia– es que en este momento nos movemos de un periodo de represión, miedo e inseguridad –creo que nadie duda de ello– hacia un periodo de mayor expansión de la conciencia y el conocimiento.

Y la inseguridad es la clave para comprender por qué las personas desean control: si la gente –o cualquier otra entidad, como queramos llamarle– quiere tener control sobre otros, quiere controlar –no me refiero al poder de expresar tu propia vida, de expresar tu propia experiencia, sino al poder que se ejerce sobre las experiencias de los demás, que es el tipo de poder que ejerce el sistema de control– entonces esto es siempre, siempre, siempre la manifestación de una profunda inseguridad.

Así que el sistema de control está gestionado por gente insegura. Y ahora estamos saliendo de ese periodo y nos encontramos en la cúspide, por eso todo es tan inestable, porque ahora estamos en este periodo en el cual se está librando una batalla, simbólica y literalmente, entre el patrón energético propio de este control –de la era de represión, si se quiere– y la cúspide que da hacia otro patrón energético.

Y entonces, nos encontramos ante una situación en la que el sistema de control intenta desesperadamente aferrarnos a su poder, el poder que ha ejercido a lo largo de este periodo, y las vibraciones de la verdad, esta aceleración energética –que nos brinda todo un nuevo nivel de información para decodificar y por lo tanto, manifiesta un mundo distinto– están en este punto de batalla, en este punto de la cúspide. Y a cada minuto, cada año, a medida que vamos calculando el paso del tiempo, este nivel de conciencia de las vibraciones de la verdad se va a ir imponiendo a sí mismo como la norma.

Por eso digo que el sistema de control está condenado al fracaso. Soy un gran optimista. No se trata de [imitando otra voz]: Está condenado al fracaso, va a fracasar, me voy a sentar aquí a no hacer nada porque va a fracasar. No es así. Nosotros somos expresión de esas energías y por lo tanto es necesario que sintonicemos con ellas, que sigamos su orientación, que sigamos su inspiración, lo que sea, y que seamos su expresión en la realidad sensorial.

No se trata de sentarse a esperar a que todo suceda. Estamos aquí para tomar decisiones: ¿vamos a unirnos a esta nueva corriente de expansión masiva y libertad, y de un potencial de proporciones inimaginables comparada con nuestra realidad, o vamos a intentar aferrarnos al mundo en el que hemos vivido hasta ahora, al control y a la represión, a los "ganadores y perdedores", al "para que unos tengan, muchos otros deben perder" y demás. Porque esa es la decisión que estamos tomando, ahí se bifurca el camino.

Y la gente que se aferre a esta energía, a esta realidad, se tendrá que enfrentar a grandes retos –claro que todos nos enfrentaremos a grandes desafíos porque estamos en esta época de cambio– pero me refiero a desafíos realmente importantes porque están uniendo su conciencia, su sentido de la realidad, a un patrón energético que está a punto de desaparecer.

Y si esto lo llevas, Bill, al sistema de control que estamos desenmascarando y que cada vez se manifiesta o intenta manifestarse más y más, entonces vemos que este sistema es absolutamente al cien por cien una manifestación holográfica del viejo patrón energético de esta época que está terminando. Por lo tanto, el sistema debe caer cuando caiga su patrón energético. Si quitara el disco duro de un ordenador, la imagen del monitor que el ordenador estaba manifestando basada en la información del disco se volvería negra. Tiene que volverse negra. Porque el patrón informativo que creaba la imagen ya no está allí, y por ahí vamos.

Y como decía, estamos atravesando un periodo de grandes desafíos porque estamos en esta cúspide inestable de cambios, de transformación, pero ¡dios mío!, nuestros hijos y nietos no tendrán que vivir la mayor parte de sus vidas dentro de un sistema de control, aunque ahora pueda parecerlo, y puede que todavía lo parezca por unos pocos años más. Pero todo esto [el sistema] se vendrá abajo.

Es un gran momento para estar vivo. Un momento maravilloso para estar aquí, para ver cómo la represión y la limitación son reemplazadas por la expansión y un potencial infinito. Un momento realmente maravilloso a pesar de los grandes desafíos.

BR: Lo que me encanta de tu forma de explicar las cosas es que encaja perfectamente, algunos espectadores puede que se percaten de esto, con el trabajo de un físico británico llamado David Bohm, B-O-H-M. Él se refiere exactamente a lo que tú comentas como la realidad implicada y la realidad explicada.

DI: Sí, sí, correcto.

BR: ¿Habías oído esto en alguna otra ocasión?

DI: Sí, sí...

BR: Y la forma de modificar esta realidad explicada, que es lo que se ex-presa en nuestra aparente fisicalidad, es la existencia de la realidad implicada detrás de todo esto. Y claro, los extraterrestres avanzados tecnológicamente, los seres espirituales avanzados, los seres espirituales maliciosos o malignos que no quieren que se sepa que están ahí juegan con la realidad implicada y luego los resultados son como proyecciones metafóricas sobre una pared, en la realidad explicada, y esto es parecido a lo que tú explicas. Así que sólo quería mencionarlo para que se sepa que no estás hablando tonterías, que esto está reconocido por físicos cuánticos de todas partes.

DI: Bueno, lo que dices es interesante, Bill. Bueno, quizás podría explicar algo de mi último libro, Hijos de matrix, que tiene que ver con esto en cuanto a cómo explico el surgimiento del sistema de control, desde luego el sistema de control en un momento en el que podemos mirar hacia atrás y reconocerlo.

Lo que digo es que hubo un momento en el que este planeta, esta realidad, se encontraba en un periodo que las civilizaciones antiguas denominaron Edad de Oro –de hecho existe una Edad de Oro yuga en la creencia hindú–. [Nota: Este yuga se denomina Satya Yuga]. Y se trataba de un periodo de gran expansión y conexión. De forma que desde el punto de vista de la vida aquí y ahora, desde el denominado cuerpo físico, no podríamos percibir realmente la verdadera naturaleza, tan drásticamente distinta, de lo que esa época expresa; estás en este mundo, pero tu punto de observación no está en él.

Estás experimentando este mundo pero sabes que lo estás experimentando. No estás en este mundo y piensas que este mundo es todo lo que tú eres, tú estás ahí [junta las manos alrededor de la cara]. Estás en un punto desde donde observas y experimentas directamente el mundo en el que "estás", pero tienes distintos puntos de observación, de comprensión, en los campos más elevados de conciencia que te pueden proporcionar un entendimiento completamente distinto de esta realidad.

Por ejemplo, si estás sentado en una casa con todas las ventanas cerradas –que es básicamente un simbolismo de cómo ha estado la humanidad durante este periodo que hemos pasado– entonces podrías llegar a pensar que el mundo y todo está dentro de esa casa. Pero si abres una ventana, a medida que vas alejando tu punto de observación, no sólo desde dentro de la casa, sino desde niveles de percepciones mucho más elevados –debido a esta conexión entre el nivel de experiencia y los niveles más altos de conciencia–, entonces de repente te das cuenta que ¡la casa está en una calle! Y cuando sales a la calle te das cuenta de que esa calle está en un barrio, el barrio en una ciudad, la ciudad en una provincia, la provincia en un país. ¡Eh! Estoy... ¡estoy en un planeta! Y entonces miras las estrellas...

Y... todo eso siempre ha estado allí mientras que tú estabas sentado en esa habitación con las ventanas cerradas pensando que eso era todo lo que existía [vuelve a juntar las manos alrededor de la cara]. Así que durante el periodo de la Edad de Oro en el que la gente sabía que todos éramos una única conciencia, no tenían lugar los conflictos, las divisiones, la competencia, el "tengo que triunfar", "tengo que llegar a la cima", esa sensación de que existe una división, una separación entre nosotros. Todo esto no se manifiesta en los periodos de expansión y comprensión, sino que nos damos cuenta de que somos una conciencia unificada que posee distintos puntos de observación, a la que denominamos de distintas maneras.

BR: Esto que comentas está muy bien representado en la película Avatar...

DI: Sí, totalmente cierto. Creo que... no intento explicar lo que James Cameron quiso significar o simbolizar con esta película, no lo sé, pero puedo decirte lo que simboliza para mí. Y de hecho es un buen tema porque se relaciona con lo que quiero explicar.

Esta manifestación de la realidad expandida de la Edad de Oro es, dentro de este Bucle Temporal –que en realidad no es un bucle, ya lo explicaré a medida que vayamos avanzando– es información, un nivel expandido de información dentro de la construcción de esta realidad que decodificamos como experiencia holográfica; y se trata de una experiencia holográfica muy distinta de la que hemos experimentado y de la que experimentamos en este momento, porque el patrón informativo es muy distinto del que decodificamos ahora.

Lo que digo en mi libro es: algo ocurrió en esta realidad para que se creara lo que yo denomino como Ruptura. Esta Ruptura fue una distorsión dentro del patrón informativo. Y esa distorsión lo cambió todo. Una de las cosas que provocó... porque, siempre vuelvo a esto, realmente creo que es muy importante: si seguimos pensando físicamente –y con "físicamente" quiero decir lo que esta palabra significa, físicamente– entonces nos vamos a perder la trama porque no es así como funciona.

Esta es una realidad holográfica ilusoria, aparentemente tridimensional, pero no es sólida: nosotros la decodificamos de esa forma, pero en realidad no es sólida. Es el patrón informativo el que se decodifica como holograma, y de nuevo, si piensas... ni siquiera en una analogía, sino en el principio de los hologramas, lo que encuentras en una marca holográfica es... información en forma de onda.

Si observas una marca o huella holográfica, se parece mucho a una huella dactilar –y no creo que esta coincidencia sea casual–. Y si apuntas con un láser hacia la onda holográfica, hacia la información, lo que se manifiesta es esta aparente figura holográfica tridimensional, sea lo que sea que se haya fotografiado, sea cual fuere la información que esté impresa en esa marca. Así que al mismo tiempo existe el patrón informativo en forma de onda y también su manifestación holográfica que sería la imagen, una persona, una caja, una manzana, lo que sea que hayas fotografiado.

Así que cuando los científicos se preguntan: Eh... ¿cómo puede ser que algo exista en forma de onda y partícula al mismo tiempo? ¡Es porque ASÍ ES! Cuando observas una figura holográfica, una figura holográfica ilusoria tridimensional, el patrón informativo desde el que ésta se manifiesta no desaparece y la imagen se queda sola: ¡ambas permanecen juntas! Son diferentes aspectos de una misma cosa. Una es la información, y al mismo tiempo, la información decodificada.

Así que lo que quiero decir con esto, en cuanto a la secuencia de la que hablo, es que cuando el patrón informativo de esta... llamémosla Edad de Oro, se distorsionó, esta distorsión tuvo que manifestarse en el mundo holográfico decodificado. Y una de las formas en que se manifestó fue a través de acontecimientos geológicos masivos, inmensos y catastróficos. Y tenemos registros de estos acontecimientos en distintas versiones y leyendas de las civilizaciones antiguas de todo el mundo. Se habla de catástrofes volcánicas y de terremotos, se habla de que la Tierra se invirtió... y estos hechos concuerdan en todo el mundo en cuanto a la forma de narrar estas historias.

Y luego hay gente que ha investigado desde un punto de vista científico –a nivel geológico y biológico– en épocas más recientes, y se han encontrado con que estas historias de la antigüedad se reflejan en los registros biológicos y geológicos.

Así que cuando surgió esta distorsión en el patrón informativo energético en forma de onda, ésta se manifestó en la realidad holográfica como, bueno... quiero decir, la versión bíblica de este hecho sería el Diluvio Universal pero creo que han existido muchas otras, no sólo una, pero sin duda todas fueron catástrofes. Y además provocó Rupturas, distorsiones, en la personalidad humana.

Porque aquella armonía, aquella conexión, aquel todo en armonía y conexión con todo lo demás como comentabas, está muy bien simbolizado con la Gente Azul de la película Avatar. Y la distorsión significó el final de todo aquello. Significó el final de la armonía del planeta en sí mismo, la llegada de catástrofes geológicas y la disociación de la personalidad humana; aquella armonía se rompió.

Y luego pasamos por todos estos estados emocionales diferentes y... vemos distorsiones –nuevamente: distorsión aquí, distorsión allí–. Todas las distorsiones emocionales, el miedo que es una distorsión, así como otros estados emocionales de vibraciones bajas como la preocupación, el miedo, la frustración, la ira, el odio, los conflictos. Todo esto empezó a manifestarse.

Y yo diría que ahora estamos en el periodo en el que la distorsión se está curando por medio de estas vibraciones de la verdad, de este cambio energético. Y esto es de fundamental importancia para el sistema de control, porque el sistema de control en todas sus formas ¡es una manifestación holográfica de la distorsión!

Si la distorsión desaparece, el sistema de control no se puede manifestar, porque dentro de un patrón de información armónico y equilibrado, cosas como el control sobre otros, el hambre, la hambruna, la guerra, el odio, la tortura, los rituales satánicos, la pedofilia, todas estas cosas no se pueden manifestar. Porque todas estas son manifestaciones de la distorsión.

Y a medida que esta distorsión se va curando... y yo creo, Bill –continúo recalcando que esto es lo que yo considero, no estoy diciendo a la gente lo que debería creer, sino que digo lo que yo siento– que la gente está despertando y piensa ¿Cómo no me di cuenta antes?. Estas son las personas que están abriendo sus mentes y a través de esta apertura empiezan a vibrar más rápido –porque la represión del estado vibratorio, la mentalidad cerrada, la densidad, se disuelven cuando abres tu mente hacia otras posibilidades–, y son ellos quienes están sintonizando con el nuevo patrón de información que está llegando, con las vibraciones de la verdad como yo las llamo.

Y aquellos que todavía siguen dentro del sistema de control y lo siguen apoyando tienen una mentalidad cerrada y aún en este momento están atados a esta vieja era de experiencias densas y bajas vibraciones. Y entonces, como decía anteriormente, a medida que esta distorsión se vaya curando, ¡su manifestación debe caer! Porque su patrón informativo se está borrando del sistema.

Por eso lo que vemos no es... Y puede que suene extraño, pero si sigues su lógica no creo que lo sea. Lo que vemos ahora es el sistema de control en su pico máximo de imposición. Pareciera que se mueve cada vez más rápido, que hay más leyes Orwellianas y demás. Cada vez hay más y más control, quieren poner microchips a las personas, van por ese camino, tienen esos planes. Vemos que a nuestros niños –a los adultos también, pero principalmente a los niños– los atacan con distorsiones electroquímicas, y me refiero a los aditivos químicos de los alimentos y las bebidas, al teléfono móvil, al microondas y al coctel electromagnético que surge de esta tecnología electromagnética.

Y ahora el sistema de control usa todo esto contra nosotros –yo diría que quizás de forma polémica– no para ganar más poder, sino para defenderse de estas vibraciones de la verdad y así mantener el poder ya adquirido.

Ya no funciona el viejo método de control en el que la gente estaba dormida [ronca]... ¡no tienen que hacer gran cosa! No hay que hacer mucho en este momento: tienen el control, controlan los recursos, controlan esto y controlan aquello, y silenciosamente se pueden alimentar energéticamente de los humanos, haciendo un buen uso de los recursos y todo lo demás, hacer que la humanidad siga con sus cosas y sean sus esclavos sin darse cuenta –y por supuesto esta es la mayor forma de esclavitud, ser un esclavo y no darte cuenta de ello–.

Pero debido a estas vibraciones de la verdad y porque pueden ver por debajo de lo que llamamos línea temporal, por debajo del Bucle Temporal como podríamos percibirlo, pueden anticipar algunos de estos eventos. Y es por eso que usan toda esta tecnología contra nosotros en este periodo, para tratar de impedir que la transformación de las vibraciones de la verdad nos afecte esencial y profundamente, porque una vez que lo hagamos [mueve las manos abriendo su punto de vista limitado], fin del juego.

Y en mi opinión, esta increíble sincronicidad entre el cambio vibratorio y la gente que está despertando, y el bombardeo de imposiciones tremendamente minuciosas en múltiples niveles y dimensiones –a nivel mental, físico y emocional– sobre la raza humana para reprimirnos y controlarnos; ambos se han sincronizado aquí, porque esto nos liberará, y lo otro está allí para impedir que eso suceda. De ninguna manera.

Porque lo otro hará que la transformación sea más agitada y que suponga un mayor desafío que si nadie intentara detenerla. Imposible detenerla. Lo otro piensa que es la fuerza irresistible que todo lo puede, el objeto inamovible. Y no lo es.

Ésta es la fuerza que todo lo puede, y los otros se van a llevar unos cuantos sustos durante los próximos años, hasta 2016, 2017, quizás un poco más –sin duda que voy a vivir para verlo– a medida que vamos observando cómo sale a la luz este sistema aparentemente impenetrable, imparable. Y lo veremos caer, porque es como un castillo de naipes

¿Por qué? Porque el patrón informativo energético que mantenía en pie al castillo de naipes y que se manifiesta a sí mismo de forma masiva como la apatía e ignorancia humanas –este patrón esencial para que el castillo se mantenga en pie– está desapareciendo. Por lo tanto, el castillo de naipes debe caer. Lo siento, chicos, así son las cosas.

BR: ¿Y cuál fue la información nueva que hace poco presentaste en la Academia Brixton?

DI: Bueno, hubo bastante información. Estuve trabajando en esa presentación durante, bueno... durante meses, porque es una nueva etapa en mi vida y este año voy a ir por el mundo con esta presentación: Europa, Estados Unidos y demás.

Tal vez pueda explicar cómo he ido reuniendo la información a través de los años –independientemente de lo que haga la gente con esta información–. Ha sido muy sencillo, el tema se iba repitiendo todo el tiempo. Se iba repitiendo a medida que me iba moviendo hacia distintos niveles de comprensión.

Y como comentábamos en la última conversación que tuvimos, Bill, sobre lo que me había sucedido cuando fui a ver a la vidente en 1990, porque sentí casi durante un año que había una presencia alrededor de mí, y cuando estaba solo en una habitación, en realidad no estaba solo. Y cada vez era peor y al final... en resumidas cuentas, fui a ver a una vidente por primera vez en mi vida y entonces tras las primeras dos visitas, en la tercera visita, empezó a captar estas cosas, esta imagen en su cabeza y me dijo: Me piden que te diga cosas, que iba a salir a hablar mundialmente y revelar grandes secretos.

Y yo... tú me conoces: yo en aquel entonces presentaba el snooker [N. de la T.: modalidad británica de billar] y los deportes en la BBC. Y era el portavoz nacional del Partido Verde y demás, pero iba a salir a hablar mundialmente e iba a revelar grandes secretos... Quiero decir, ¡¿qué?! Pero algo dentro de mí, más allá del nivel consciente, me decía: Sí que lo harás. Sí que lo harás. ¡Adelante! ¡Adelante!

De cualquier forma, adonde quiero llegar con esto es que entre los mensajes que me dieron en 1990 estaban los siguientes: Dirá cosas y se preguntará de dónde vienen. Serán nuestras palabras. A veces pondremos el conocimiento en su mente. A veces será guiado hacia el conocimiento. Y otro mensaje, un poco después fue: No es necesaria una búsqueda rigurosa. Todo fue organizado hace mucho tiempo. Quizás usando otras palabras pero con el mismo significado. Todo lo que tiene que hacer es seguir las pistas.

Ahora bien, como sabes, hay una publicidad muy famosa en Gran Bretaña que ha estado dando vueltas durante unos años, cuyo eslogan es: "Hace exactamente lo que pone en el envase". Bueno, todo lo que puedo decir respecto a ellos, quienesquiera que ellos sean en algún nivel de conciencia incorpórea, es que han hecho exactamente lo que ponía en el envase.

Y lo que ha sucedido con los años –en realidad desde el comienzo– es que de la nada tuve la certeza de que las cosas son como son. Y más tarde empezó a llegar la información a nivel sensorial. Como por ejemplo, conocer a alguien que habla del tema y sacar información de allí. De repente ver un libro sobre el tema. Vivir algo relacionado con esta información. Encontrar documentos. O quizás encontrar información en Internet sobre el tema.

Pero no... es como si fuera una semana, un mes, dos meses, tres meses. Es una secuencia continua. Y con los años he aprendido... a seguir estas pistas, a reconocerlas, algo que no es difícil porque se van haciendo más fuertes y la secuencia más pequeña.

Y así empezó a surgir el tema de los reptiles. Empecé a comprender de la nada el hecho de que, no necesariamente reptiles, pero que había un elemento no humano en todo esto. Y en aquel momento estaba de viaje por Estados Unidos, casi quince días hablando de sitio en sitio, y entonces conocí a doce personas por separado que me hablaron de las entidades reptilianas y de las experiencias que habían tenido con ellas. Y así es como funciona, y luego continúa. Así que en cuanto a la nueva información, sigue la misma secuencia.

Y empecé a escribir este libro a comienzos de... puede que cerca de mayo de 2009, aunque una buena parte estuvo parada mientras estaba de viaje. Y, no lo sé, un mes, dos meses metido en esto, aquel día me senté a escribir y la energía de la habitación cambió. Y pensé: Sé lo que es esto, lo reconozco. La energía de la habitación había cambiado. Hubo un cambio vibratorio. Se podía sentir. La atmósfera había cambiado –una forma sencilla de describirlo– y me di cuenta de eso.

Y lo primero que se me ocurrió en aquel momento, el tema principal era: la Luna no es real. Claro que quedaba mucho más por saber, pero la Luna no es real, la Luna no es lo que crees que es. Y pensaba: "la Luna no es lo que crees que es". Años atrás ya había tenido en una o dos ocasiones ese presentimiento. Un pequeño pensamiento, sabes, del momento. Pero luego desaparecía. Nunca prosperaba.

Y entonces pensé: "la Luna no es real". Así que escribí unas palabras claves en NetFind, esperando no encontrar absolutamente nada. Y en menos de un minuto, dos minutos, no lo sé, quizás en menos tiempo con la velocidad de Google y demás, aparece un libro titulado ¿Quién construyó la Luna? de dos investigadores que también han escrito otros libros. ¿Quién construyó la Luna? Quiero decir, qué título maravilloso para lo que yo tenía en mente: la Luna no es real.

Y lo leí. Lo encargué y leí de inmediato. Y con esto no quiero decir que cada una de las cosas que dice el libro, ni ningún libro, son ciertas al cien por cien. Quiero decir, ¡venga ya! Estamos tratando de revelar grandes misterios, nada menos que misterios que no quieren ser revelados, o por lo menos hay gente que no quiere que los revelemos. Así que, sabes, no quiero decir que cada cosa que aparece en los libros es cierta al cien por cien, por supuesto que no lo es. No es así como son las cosas. Pero quedé realmente atónito con la forma en que presentaban las anomalías en el libro, las anomalías inexplicables sobre... bueno en primer lugar, sobre cómo se creó la Luna.

Cuando empecé a leer las explicaciones científicas... Y esto es otro punto, sabes. Tantas teorías científicas por repetición se convierten en: Así fueron las cosas, hecho científico. Y entonces dices: Un momento. ¿Hecho científico? Volvamos un momento atrás... ¡Eh! ¡Es una teoría!

Y me encontré con la Teoría del Gran Impacto sobre la creación de la Luna. Esta teoría dice que un planeta del tamaño de Marte chocó con la Tierra, una gran parte de la Tierra se desprendió y se convirtió en la Luna. Y luego leí, mientras iba investigando más a fondo, que debido a la física y demás, esto no resultó, entonces modificaron un poco las cosas de forma que el planeta chocó contra la Tierra, dio otra vuelta, regresó e hizo otro intento.

Y pensé: "Vaya, pues sí que estaban desesperados".

–Ahí va una. ¿Quieres otra?

-Sí.

–Está bien, aquí tienes. Aquí está la Luna ahora. ¿Ves lo que provocaste?

Y el hecho de que la Luna sea mucho más grande de lo que debería ser como satélite de la Tierra, su ubicación y geometría, la relación geométrica y matemática que posee especialmente con respecto al Sol es verdaderamente impresionante, y ¿cómo?. Además existen pruebas de que la Luna es hueca –en gran parte hueca–. Yo creo que es hueca en secciones.

Y luego me topé con algo que probablemente mucha gente ya conoce –todo esto está relacionado– con dos científicos de la Academia de Ciencias de Rusia que escribieron un artículo, creo que en la Revista Sputnik de los setenta, postulando que la Luna era una construcción hueca... no necesariamente una construcción en su totalidad, sino un asteroide ahuecado. Nuevamente el término "ahuecado". Y que esta construcción había sido creada por una forma de vida no humana extraterrestre muy avanzada, o como se le quiera llamar, una forma de vida no humana tecnológicamente avanzada.

Y estos científicos explican detalladamente cómo creen que se llevó a cabo la construcción. Y cuando empiezas a seguir detenidamente lo que dicen respecto a su construcción, empiezan a tener sentido muchas anomalías que la ciencia no puede comprender. Como dijo un científico, lo único que realmente se puede afirmar sobre la Luna es su error basado en la observación, ya que la Luna no debería estar ubicada en el sitio en el que se encuentra.

Por ejemplo, una de las cosas que dicen estos científicos es que en el exterior de la Luna hay una superficie inicial de aproximadamente 5 km que actúa como parachoques impidiendo que impacten objetos y restos espaciales en la Luna.

Y luego dicen –y con esto no quiero decir que todo sea absolutamente cierto al cien por cien, pero creo que en términos generales probablemente están absolutamente en lo cierto– que existe una barrera impenetrable de unos 32 km aproximadamente. Y vemos que los cráteres de la Luna, pese a tener diferentes tamaños y obviamente, poder de impacto, tienen una profundidad universal y la gente se pregunta: ¿cómo puede ser?... Así que se llega hasta allí, pero no más lejos.

De cualquier forma, reuní toda esta información y mucha más... hay muchos detalles en el libro, y luego consulté el oráculo, ¿verdad? Así que llamé a Credo Mutwa, el chamán zulú, el historiador oficial de la Nación Zulú. Y... me di cuenta de que con el paso de los años el simbolismo de las leyendas zulúes es increíblemente preciso.

Y una de las cosas que me da risa es que los antropólogos e historiadores, en su mayoría, casi siempre cogen las historias simbólicas de las civilizaciones antiguas y las decodifican de forma literal porque piensan únicamente con el hemisferio izquierdo del cerebro, y eso es todo lo que pueden hacer, no pueden comprender las cosas a través de su simbolismo. Porque estamos en un momento en el que... es mucho más fácil comunicar lo que intentamos decir, porque la tecnología cada vez más y más refleja la realidad que estamos experimentando.

Por ejemplo, este universo de realidad virtual es un patrón informativo vibratorio que nosotros decodificamos a través de lo eléctrico como holográfico para así crear esta realidad. Acabo de describir Internet, ¿lo ves? Si hubiera conexión inalámbrica a internet en esta habitación, tu ordenador que está allí podría captar esa realidad colectiva mundial del éter invisible. Bueno, eso es lo que nosotros hacemos pero de una forma mucho más compleja. Por eso el patrón informativo es esencial para la realidad holográfica que experimentamos.

¡Y las civilizaciones antiguas no tenían nada de lo que hay ahora! Sino que eran profetas y portadores del conocimiento que intentaban transmitir lo que tenían que decir sobre la realidad y la vida a través del simbolismo que tenían disponible, el simbolismo que su audiencia, la gente de aquel entonces, podía comprender.

Todo esto es requisito indispensable. Llamé a Credo. No le dije nada sobre lo que pensaba de la Luna y... la información que había reunido hasta aquel momento.

Le hice una pregunta muy simple:

Credo, ¿hay alguna leyenda zulú sobre la Luna que puedas contarme?

Oh, sí, Sr. David –me dijo–. Nosotros a la Luna le decimos huevo. Decimos que la Luna es un huevo.

Por supuesto un antropólogo que no es consciente de este tipo de cosas diría: ¿La Luna es un huevo? [Suspiro] Gente primitiva. Primitiva. Primitiva. Nunca aprobarían un examen, sabes.

¿Y por qué la simbolizaron con un huevo? Porque ellos creen que la Luna fue ahuecada por dos hermanos, hermanos reptiles, llamados Umpanku y Rwani. Estos hermanos son conocidos como los Hermanos de Agua en las leyendas zulúes. Y dicen que fueron estos hermanos quienes ahuecaron la Luna y la hicieron rodar por el cielo hace cientos de generaciones. Y que cuando la trajeron a la Tierra, provocó grandes catástrofes geológicas.

Y claro que cuando llegó la Luna, una de las cosas que provocó fue el movimiento de la Tierra. Y también tenemos este tema del que hablaban las civilizaciones antiguas, de que la Tierra se invirtió causando la destrucción de lo que sea que existiera hasta entonces, y así aquellos que habitaban dentro de la Luna construyeron, una vez estabilizadas las cosas, su nueva sociedad. Estoy absolutamente seguro de que eso fue lo que ocurrió.

Y curiosamente, como tú bien sabes, Bill, Umpanku y Rwani, que en las leyendas zulúes tenían piel escamosa como la de los peces, eran dos hermanos llamados Hermanos de Agua. Esto es en las leyendas zulúes de Sudáfrica. Traslademos esto a Sumeria, Babilonia y a las tablas sumerias y nos encontramos con los Anunnaki liderados por Enki y Enlil. Y por supuesto, Enki se simbolizaba y asociaba con el agua. Eran... de nuevo, eran hermanos.

Y de nuevo, esta leyenda refleja toda la historia, y tantas otras historias sobre hermanos. Como Caín y Abel, y otras. Creo que si las relacionas, todas hacen referencia a un tema en común que se remonta a lo que yo llamaría entidades reptilianas. Y las leyendas zulúes dicen que Rwani y Umpanku eran reptiles, los llamaban Chitauri, hijos de la serpiente, hijos de la pitón. Estos hermanos le robaron la Luna al que denominaban Dragón de Gran Fuego y la trajeron a la Tierra.

Y... la Luna provocó catástrofes, lo cambió todo. Por supuesto, afectó al ángulo de inclinación y giro de la Tierra, ¡aquella maldita cosa! Afectó al agua. Tuvo un gran impacto sobre el sistema hormonal humano bloqueando el sistema endocrino, que a su vez bloquea a las glándulas pineal y pituitaria del tercer ojo –que nos permite ver más allá de los cinco sentidos y ser conscientes de los niveles extrasensoriales–. Provocó un gran impacto. Da igual las otras cosas que diga relacionadas con la Luna. El hecho de que esté allí, de ese tamaño y en esa ubicación tiene implicaciones fundamentales para la Luna.

Y volviendo a lo que decía antes, cuando llegó aquella Luna, junto con otras cosas que ocurrieron al mismo tiempo –porque hay toda una historia por contar sobre Marte–. Verás, vemos a la Luna como a cualquier otra cosa y lo que vemos es una Luna sólida. Ese es el nivel holográfico decodificado de la Luna. Su estado primario es un patrón/constructo informativo. Al igual que todo en esta realidad se basa en un patrón informativo en forma de onda.

Así que cuando la Luna se percibe "físicamente"... sólo se percibe físicamente en la realidad holográfica, en lo que denominamos realidad sensorial –yo la llamo así, para que se entienda–. En realidad fue información accediendo al patrón informativo en forma de onda lo que generó la distorsión que en este planeta se manifestó como comentábamos anteriormente. Y esa distorsión se ha manifestado a sí misma en el sistema de control.

La distorsión se ha manifestado a sí misma en las disociaciones de la personalidad humana, a través de la desarmonía y de una sensación limitada de uno mismo y del mundo. Porque cuando estás en armonía y en equilibrio puedes acceder a niveles de conciencia más altos. Pero cuando tu campo energético hace esto, con todas estas cosas, miedo y preocupación... entonces no estás en un estado de armonía.

Y por lo tanto, aquello con lo que puedes sintonizar, lo que puedes captar en cuanto a comprensión, conciencia, conocimiento interior y hasta manifestaciones, está básicamente limitado al estado armónico de conciencia en el que estábamos –los humanos– antes de que ocurriera la distorsión.

Y como comentaba, estas vibraciones de la verdad están curando la distorsión. Y la manifestación de la distorsión en este momento hace todo lo posible para que nos aferremos a algo que se está borrando energéticamente del disco, por eso el mundo va a cambiar de forma radical, y una vez hayamos superado la cúspide, el cambio será drásticamente para mejor, drásticamente para mejor.

BR: Ahora, ¿adónde nos lleva todo esto, retomando el tema del significado de la Luna y el hecho de que no es lo que aparenta ser?

DI: Bueno, verás... Creo que cuando apareció la Luna, como decía anteriormente, lo hizo de forma conjunta con muchas otras cosas. Sabes, cuando las civilizaciones antiguas hablaban de una guerra entre dioses que se libraba en el cielo, no creo de ninguna manera que estuvieran hablando de forma simbólica. Podríamos discutir cuál es el simbolismo... lo que la gente comprende como simbolismo. Pero creo que es muy probable que en realidad estuvieran hablando de forma literal. Era una batalla entre lo que percibimos como... entre lo que ellos percibían como dioses.

Y creo que la destrucción de Marte y su ocupación que fue mucho más reciente de lo que la gente cree, y el hecho de que exista este tema... no sólo con personas como Immanuel Velikovsky que es famoso por ello, sino que también las leyendas zulúes dicen exactamente lo mismo: que existía un planeta entre Marte y Júpiter y que éste fue destruido. Y que fue destruido por algún tipo de armamento de alta tecnología.

Si miras La guerra de las galaxias, sabes Bill... George Lucas es un gran informante. No saca las cosas de su maldita imaginación. Y eso de en una galaxia muy, muy lejana... ¡Perdón! ¡En esta galaxia! Gracias, George. Y, él hace alusión a un planeta que es destruido y también toca el tema de la Estrella de la Muerte. ¿Qué es la Estrella de la Muerte? ¡Se parece a la Luna! Y es una construcción. Es una construcción que se usa para intentar controlar otros planetas.

Creo que hay mucho de este tipo de cosas, y creo que el lenguaje de la vida y todo lo demás que mencionaba anteriormente intentan decirme –en mi opinión– que existe un modus operandi por el cual introducen las Lunas.

Cuando traen las Lunas, éstas afectan seriamente al planeta y por consiguiente, como hicieron aquí, básicamente hacen borrón y cuenta nueva. Y se acabó; acaban con las civilizaciones. Y luego, a medida que las cosas se van estabilizando, empiezan con la manipulación genética y con otro tipo de manipulación, y así controlan a la sociedad y al planeta.

Pero algo interesante de mencionar es que estas Lunas dependen de los recursos del planeta objetivo, dependen de la mano de obra esclava para generar recursos y demás. Así que, aunque parece que existe esta dinámica por la cual la Luna controla el planeta, en realidad la Luna es absolutamente dependiente del planeta para abastecer sus necesidades.

Y uno de los temas comunes a todas las versiones de las civilizaciones antiguas, en las leyendas zulúes y también en algunas personas del mundo moderno que fui conociendo con los años, es que estas entidades reptilianas –que yo creo que se encontraban dentro de la Luna, pero no sólo allí sino que también dentro de la Tierra y en otras zonas de nuestro sistema solar– tienen pánico a quedar expuestas.

Porque comparadas con la población humana, estas entidades no son tantas. Por eso... uno de los motivos por los cuales quieren acabar con gran parte de la población humana –un tema recurrente en las investigaciones sobre la conspiración– es porque no pueden manejar a tantas personas.

Pero al mismo tiempo son absolutamente dependientes de los recursos de este planeta y...

BR: Lo que estás describiendo es una relación parasitaria.

DI: Oh, sí, eso es lo que digo en el libro. Y esto es interesante, Bill, porque en el libro hablo de lo que yo denomino como Matrix Lunar. Y esta Matrix Lunar es una mentalidad colectiva que se emite desde la Luna. Y básicamente se trata de la mentalidad colectiva de estas entidades reptilianas. Así que en realidad lo que han hecho –en un segundo explicaré esto con más detalles, pero ya que sacaste el tema de los parásitos– es, a través de diferentes medios, que los humanos nos convirtiéramos en expresión colectiva de esa mentalidad.

Así que si observas la sociedad... y este tema lo explico de forma completa en el libro, es gracioso, porque hay un grupo de parásitos que literalmente van parasitando otros planetas, otros grupos de personas, poblaciones, poblaciones planetarias. Y esto es lo que han hecho con la sociedad humana.

¡Sólo basta con observar, Bill! La sociedad humana está repleta de personas que van parasitando a otras personas. Se esfuerzan y usan su talento para conseguir cosas para ellos mismos sin haber contribuido en nada. ¡Mira el sistema bancario! ¡Es la red parasitaria más grande que puede existir! Y mira a los gobiernos parasitando a la población. Mira cómo las corporaciones multinacionales parasitan a la población. Y si trasladas esto a la población en general, lo que tienes son parásitos.

Quiero decir, yo he tenido parásitos en mi vida. Hubo un tipo que intentó hacerse con mis libros y tuve que gastar una fortuna en los tribunales para impedirlo. ¡Y no había contribuido en nada! Las personas como Jordan Maxwell han tenido parásitos en su vida. Hubo uno en particular que intentó hacerse con su trabajo, el trabajo de toda su vida, para sacar dinero. ¡Hay tantas personas! Se ven parásitos en todas partes. ¿Por qué? Y luego te acercas al cuerpo de un parásito y su cuerpo tiene múltiples niveles.

Y creo que la mentalidad reptiliana ha sido transferida a la mentalidad humana colectiva a través de lo que yo denomino Matrix Lunar. Según la intensidad con la que estés conectado a la Matrix Lunar, a esta mentalidad colectiva, ésta te afectará más o menos. Cuanto mayor sea la sintonización o conexión con la Matrix Lunar, con mayor intensidad tu comportamiento y percepciones reflejarán esa mentalidad colectiva.

Y cuanto más expandas tu conciencia, y por consiguiente tu estado vibratorio, fuera de la frecuencia de la Matrix –que yo creo que se emite desde la Luna– ésta menos te afectará.

Ahora bien, rápidamente, volvamos al periodo en el que nos encontramos ahora. Están desesperados tratando de impedir que la gente sea consciente y salga de la influencia de la Matrix Lunar, de la mentalidad del rebaño, del consciente colectivo. Y una vez que empiezas a salir de esta Matrix, su influencia disminuye hasta que finalmente desaparece, y de repente puedes ver cosas que antes no podías.

Y como decía anteriormente, uno de los estados principales de estas entidades reptilianas, por el hecho de desear el control sobre otros, es una inseguridad terrible. Tienen miedo a perder... la capacidad de supervivencia porque su objetivo, la población, se está dando cuenta de lo que está sucediendo. Y ésta es la mentalidad en la que se basan. Esta mentalidad colectiva conectada a la mentalidad colectiva humana, al consciente colectivo, se manifiesta, proyecta y comunica a la población.

Entonces, ¿qué es lo que vemos? Vemos que la población humana está constantemente ansiosa, con miedo a no sobrevivir. Y no solamente en el plano físico, sino que a través del dinero, a través de cosas como ¿Me va a dejar mi pareja? ¿Voy a quedarme sin trabajo? ¿Mi sistema de creencias sobrevivirá a esta nueva información?. Todo se trata de la supervivencia, la supervivencia.

¿Y de dónde viene todo eso? Hablas con expertos en temas del cerebro, con anatomistas cerebrales, etc. y te dicen que esto proviene del cerebro reptiliano. Proviene del cerebro reptiliano, lo que alguno de ellos denominan como Complejo R. He escrito durante años sobre el cerebro reptiliano, por razones obvias.

Y lo que explico en el libro –y de nuevo, la gente sólo tiene que sentirlo– es que esta manipulación genética de la que hablan las civilizaciones antiguas, que se repite una y otra vez –se ve en la Biblia: los hijos de Dios se mezclaron con las hijas del hombre, etc., pero ésta es sólo una expresión, está en todas partes– lo que digo es que así fue la secuencia, la secuencia básica: aparece la Luna, cambia todo: fin de la sociedad tal como era hasta entonces, catástrofes masivas a nivel geológico, biológico, en todos los niveles, disociación de la personalidad humana para aquellos que a duras penas sobrevivieron.

Y luego las cosas se estabilizan y entonces comienza la manipulación genética. Y de repente surgen sociedades en Sumeria, Egipto, Valle del Indo, Sudamérica, África Occidental, China. Sociedades que estaban más adelantadas que el resto. Yo creo que es la influencia de estas entidades. Y por supuesto, entonces encontramos historias sobre los Annunaki en Sumeria. Están las historias de Chitauri en Suraméri... en Sudáfrica, en las leyendas zulúes.

Y lo que digo es que la especie humana fue manipulada genéticamente. No estoy diciendo que antes no tuviéramos cerebro reptiliano. Lo que quiero decir es que nada era como ahora. Digo que el cerebro reptiliano funciona, si lo comparas con un ordenador –la comparación con el ordenador biológico que he usado durante años, en la cual el ordenador biológico coge información y la envía a esta realidad y como el ordenador es biológico, tiene la capacidad de pensar por sí mismo hasta un determinado nivel– si se lo compara con el ordenador biológico, el cerebro reptiliano es un microchip, y este microchip está conectado a la Matrix Lunar.

Y si vivimos nuestras vidas a través de los rasgos característicos del cerebro reptiliano... que se basa principalmente en el miedo a la no supervivencia en todas sus expresiones y también en las reacciones. El cerebro reptiliano no piensa, ¡sino que reacciona! Y en algunos aspectos es bueno. Si estás conduciendo y alguien se cruza delante del coche [da una palmada]: Gracias, cerebro reptiliano. Sabes, no tienes que pasar por el neocórtex. Oh, una mujer está cruzando la calle ¿Qué hago? ¿Debería frenar? ¿Debería dar un volantazo? No. ¡Pum!

Pero una vez que este mecanismo de reacción se manifiesta y nos empieza a influenciar y a dar órdenes... y le pasa a tantas personas... ¡Dios mío! nos pasa a todos de vez en cuando, si no es que a menudo, en la vida cotidiana, al tomar decisiones e interactuar. Así que lo que tienes es una sociedad que en realidad es manifestación del cerebro reptil.

Y en el libro explico detalladamente los rasgos característicos del cerebro reptil y luego los comparo con los rasgos característicos de la sociedad humana, y aunque parezca increíble, en muchos aspectos son idénticos.

Y al final lo que sucedió fue: fin de la sociedad –que existía hasta ese momento– debido a la llegada de la Luna, las cosas se estabilizaron, a través de la manipulación genética se empezó a sintonizar a la especie humana con la Matrix Lunar –las transmisiones desde la Luna–, obviamente comenzaron con una pequeña parte de la población. Diría que esta especie [manipulada genéticamente] se originó en África, los antropólogos coinciden con esto, y al final se manifestó como la especie humana que conocemos hoy en día.

Y cuando vi la película... creo que es de los ochenta, yo la vi en los noventa... They Live [Están vivos] y estaba no sólo producida, creo que él hizo todo, escribió la música, se encargó de cada maldita cosa: John Carpenter, el que trabajó con George Lucas en La guerra de las galaxias haciendo los efectos especiales y demás.

Cuando vi por primera vez la película They Live –por cierto, si van a YouTube y buscan "They Live John Carpenter" se puede ver en varios capítulos, realmente la recomiendo– me di cuenta en aquel momento, Bill, de cómo la película reflejaba la forma en la que yo comprendía el mundo a medida que pasaban los años.

Pero pobre de mí, desde mi perspectiva lo que expone la película es absolutamente cierto. Si este tipo... bueno, claro que John Carpenter dice que nada es como se describe en la película, que es sólo una historia. ¡Por favor, John! Vamos, por favor, por favor, John. No insultes a nuestro intelecto.

Y para aquellos que no la han visto, va de lo siguiente: empieza con una depresión económica a gran escala, está ambientada en Estados Unidos, en los años ochenta y habla del futuro pero es que ese futuro es ahora, transcurre durante una depresión económica a gran escala y con gente viviendo –¡¿perdón?!– agrupada en chabolas entre tiendas de campaña y chapas improvisadas –algo que actualmente sucede en Estados Unidos–. Y el protagonista llega a este sitio al comienzo de la película, buscando trabajo en la construcción, y aunque no había muchos empleos, él se las rebusca y consigue uno.

Y al final del día, en la construcción, un hombre negro le dice: ¿Tienes algún sitio donde dormir? Y él responde: No. Y entonces –para resumir– regresan a este sitio donde la gente vive entre tiendas de campaña y chapas, a estas chabolas, y de alguna forma se las arreglan para montar un televisor, uno no muy bueno. Y están mirando la tele justo cuando él llega.

Y de repente la transmisión del programa se interrumpe [da una palmada] y aparece este hombre, diciendo: Ellos están aquí –o algo similar, no recuerdo exactamente cada palabra– ¡están aquí! ¡No nos damos cuenta pero están aquí! ¡Ellos están aquí! ¡Nos controlan, nos controlan!

En cualquier caso, a este tipo –que yo lo llamaré albañil, el hombre que llega a la chabola– le despierta curiosidad la iglesia que está justo enfrente, al otro lado de la calle, por la actividad que hay en aquel sitio. Algunos entraban, otros salían, era... extraño. En cualquier caso, entra y echa un vistazo. Y mientras caminaba sigilosamente se da cuenta de que la música que salía de la iglesia en ese momento era en realidad una maldita grabación, ¿verdad? Y se trataba de una operación encubierta, llevada a cabo por estas personas para oponer resistencia al sistema de control.

Porque allí no pasaban sólo por una depresión económica, sino que también había un estado policial. ¡Eh, eh! Eso es ahora, está ambientada en la actualidad. Retomando, esa noche tiene lugar una redada: hay helicópteros, policías, pistolas y entran las excavadoras a demoler el sitio. Al día siguiente –algunos habían sido arrestados pero él escapa– regresa a la iglesia. Y creo recordar que ya se había dado cuenta de que había unas cajas de cartón, así que regresa y se hace con una de ellas.

Y se escapa, no hay nadie en ese momento, así que se dirige hacia uno de los callejones de la parte trasera del edificio y abre la caja. Y encuentra unas gafas de sol. Y claro, se sorprende, está desilusionado por haber encontrado tan sólo unas malditas gafas de sol. Así que se queda con una de ellas, se las guarda en el bolsillo, se deshace de la caja y sigue caminando. Se dirige hacia la calle principal y se pone las gafas. Entonces el mundo es completamente distinto.

Ahora lo que ve no es una publicidad de Coca Cola, sino que ve MANTENTE DORMIDO en el anuncio; no ve la publicidad de un destino turístico, sino NO CUESTIONES A LA AUTORIDAD, OBEDECE. Todo esto lo ve a través de las gafas. Luego va a un quiosco de revistas, y mira sin las gafas algunas revistas, como Newsweek, Times, ese tipo de revistas, y ve el texto y las imágenes como se ven normalmente. Se pone las gafas y lo que ve son todos mensajes subliminales: MANTENTE DORMIDO, OBEDECE A LA AUTORIDAD, y demás.

Luego aparece un tipo que va a comprar el periódico, lo mira: parece humano. Se pone las gafas: el tipo ya no es humano. Así que comienza a dar vueltas y se da cuenta de que, no todo el mundo, no la mayoría, pero un gran número de personas cuando él tiene las gafas puestas –que codifican la realidad de un modo distinto– ¡en realidad no son humanos! Sin embargo, sin las gafas [simula quitarse las gafas] ¡son humanos!

Así que se da cuenta de lo que está sucediendo. Mira la televisión, el presidente está dando un discurso: el presidente no es humano; miembros de la policía: no humanos; entra a un banco y un gran número de personas: no humanas. Y así continúa.

Ahora bien, concluyendo, la película termina en que se dan cuenta de que la razón por la cual la humanidad no puede ver lo que él ve a través de las gafas es porque en lo alto de la torre de televisión hay una antena enorme emitiendo una transmisión que bloquea –yo usaría la palabra firewall, del mismo modo en que las autoridades chinas ponen un firewall a los sistemas informáticos y al sistema de acceso a internet de forma que los chinos no puedan acceder a muchos contenidos de Internet que el resto sí podemos acceder–. Esta señal que proviene de la antena que está sobre la torre de televisión hace las veces de firewall impidiendo que la población tenga la capacidad de ver lo que él podía ver a través de las gafas.

Lo que explico en el libro es que si tomas la antena de la torre de televisión de forma simbólica como está en la película, y lo trasladas a la Luna, entonces a grandes rasgos ya captas el tema del que estoy hablando. Y por supuesto que hay muchísimos detalles por conocer... respecto a este tema. Y partiendo de esto, sabes, porque la información me viene a la cabeza a una velocidad increíble ahora, y como decía anteriormente estoy convencido de que esta Matrix Lunar opera dentro de una matrix de control mayor... y creo que el planeta Saturno está ampliamente implicado en todo esto.

Creo que hay muchísimo por saber sobre las lunas de Saturno, por qué tiene tantas Lunas, y además George Lucas –es obvio cuando las comparas– basó su Estrella de la Muerte en Mimas, una de las Lunas de Saturno. Y por supuesto, como tú bien sabes, Bill, hay informantes que han hablado de naves enormes de tamaños incomprensibles –desde nuestra perspectiva– que entran y salen de Saturno.

BR: Norman Bergrun, Los anillos de Saturno [The Ringmakers of Saturn].

DI: Sí. Creo que en la conferencia de Barcelona, hace poco, hubo gente que habló de esto y...

BR: Bob Dean.

DI: Sí. Y lo que sucede es que creo que hay algo muy importante que necesitamos comprender. Y es que como nosotros, en este planeta Tierra, vivimos en... bueno, al menos dentro de la realidad holográfica ilusoria... [Risas] ¿Dónde vivimos en realidad, dentro de lo que denominamos espacio-tiempo? En cualquier caso, desde nuestra percepción vivimos en el exterior del planeta. ¿Es así necesariamente como funciona el resto de planetas? A mí me parece que en realidad hay un gran número de planetas donde la población vive en el interior del planeta, y no fuera de él, en el exterior.

Y retomando... Es por eso que creo que se nos han pasado cosas por alto, porque ves el planeta por fuera y dices: ¡Es inhabitable! Bueno, puede que lo sea en el exterior ¿pero qué sucede en el interior? Pero retomando el tema... anteriormente mencionaste la película Avatar. Como comentaba, no sé lo que James Cameron quiso simbolizar, pero para mí simboliza deliberadamente lo siguiente: si ves a la Gente Azul y a sus narices de león –y creo que el simbolismo del león es muy, muy poderoso porque creo que... yo lo uso como símbolo de lo realmente humano contrario al humano reprimido en que nos hemos convertido– entonces, si ves a la Gente Azul con sus narices de león, representarían a la humanidad antes de la Ruptura, antes de la llegada de los depredadores: estaban en armonía, en plena conexión con todo.

Y luego observas a los militares norteamericanos, con su alta tecnología, entrando a aquella luna que llaman Pandora, apoderándose de todo, tomando sus recursos, sin comprensión alguna de la conexión con el todo, sólo destruyendo. Si tomas a los militares norteamericanos de la película Avatar y los comparas con estos depredadores reptilianos, entonces en cuanto al tema, creo que estarás increíblemente cerca de lo que realmente ocurrió.

BR: Sería un tema realmente interesante, se me ocurre, para la continuación de la película. Estos humanos que has descrito metafóricamente como Reptiles...

DI: Claro.

BR: ... regresan para infiltrarse entre los Na'vi, la gente azul, por medio de avatares que no son benevolentes como los que vimos en la película de Sigourney Weaver y otros, sino que en realidad son infiltrados. Porque luego aquí tenemos a los Reptiles entrando y controlando militarmente de forma estratégica los puestos aquí, en un campo de batalla político y económico. A través de sus representantes, creo.

DI: Sí, bueno, este es un aspecto muy interesante de la película Avatar, tiene la dimensión de aquello que vengo escribiendo desde hace una maldita década o más, en cuanto a que lo que nosotros llamamos linaje Illuminati son híbridos. Son híbridos humano-reptiles que fueron específicamente engendrados por estos Reptiles.

Y no están sólo en la Luna, aunque allí tienen la mayor parte de su sistema de control, estoy totalmente seguro de eso. Engendraron linajes específicos con los que tenían una conexión genética mucho más fuerte. Y de nuevo: digo "conexión genética", lo que llamamos genética, eso es lo que se interpreta holográficamente, eso es la genética desde nuestra percepción.

La genética en realidad es un programa informático, es un patrón informativo dentro del nivel metafísico en forma de onda –lo que en el libro denomino como universo metafísico, así es como describo el patrón informativo en forma de onda: universo metafísico, lo opuesto al universo holográfico–. Y como aquí está la conexión genética [señala hacia adelante], lo que en realidad hay aquí [señala hacia atrás] es una conexión de información vibratoria.

Lo que significa que estos linajes específicos, a los que llamamos linaje Illuminati, los linajes que se mezclaron entre sí y se encuentra en la cúspide del sistema bancario, político, militar y demás, los dueños de los medios de comunicación, ellos... su compatibilidad vibratoria permite que estas entidades reptilianas que operan fuera del alcance de la visión humana –o que se pueden proyectar a sí mismas de forma tal que nosotros no podemos decodificarlas–, puedan poseer las facultades mentales y emocionales –por consiguiente también el comportamiento y acciones– de este linaje de híbridos de forma mucho más efectiva que con el resto de la población en general.

Así que cuando vemos a los Rothschild, a los Kissinger, a los Rockefeller, y a todas las otras familias que pertenecen al ámbito de los negocios, los bancos y la política a nivel mundial, lo que estamos viendo en realidad es al hombre o a la mujer intermedio/a, en cuanto al nivel vibratorio, entre los Reptiles que están fuera del alcance de la visión humana y la sociedad humana.

Y cuando... mira esta comparación: cuando un científico tiene que trabajar con algo que es peligroso de manipular, lo que el científico hace es... en ocasiones lo vemos: tienen un contenedor aislante. El material peligroso está dentro del contenedor, el científico fuera del contenedor. Piensa en un campo vibratorio: esta realidad, su realidad, es increíble. Pueden entrar y salir, pero no se pueden quedar aquí durante mucho tiempo, aparentemente les representa un problema. Y lo que hacen los científicos en los laboratorios es usar unos guantes. De forma que aunque están fuera de esta realidad, pueden trabajar dentro. Y este linaje Illuminati es como los guantes. Ellos son el vehículo que les permite a las entidades reptilianas infiltrarse dentro de la sociedad humana, dentro de nuestro rango de frecuencia de percepción. Y lo que digo es que pueden entrar en esta realidad –estoy seguro de que hay algunos dentro de nuestra realidad que pueden permanecer aquí, es muy probable– pero la mayoría, la fuerza controladora principal, puede entrar pero no puede permanecer aquí por mucho tiempo.

Y creo que hay mucho simbolismo en todo esto, en las historias de vampiros y Drácula... no pueden salir cuando hay sol, cuando sale el sol tienen que desaparecer y demás, y permanecer fuera del alcance de la luz solar. Aquí hay mucho simbolismo en cuanto a lo que explicaba.

Porque el principio de los vampiros, de las historias de vampiros, viene de estas entidades reptilianas, yo diría que por este motivo: pueden entrar a nuestra realidad que no es vibratoriamente compatible con ellos, por lo tanto no pueden quedarse mucho tiempo sin desmantelarse vibratoriamente, sin verse seriamente afectados, y una de las formas en las que pueden permanecer aquí por más tiempo es bebiendo sangre humana.

Porque la sangre humana, y de nuevo, si lo ves desde el plano holográfico –lo que vemos es algo rojo que pasa a través de las venas– pero si lo llevas al nivel del universo metafísico, es información, es un estado vibratorio. Y al consumir sangre humana portadora del código genético humano que en el universo metafísico sería el código vibracional, esto les permite permanecer en esta realidad por más tiempo.

Y esta es una de las razones, habrá otras también, pero esta es una de las razones por las que si sigues a estos linajes en lo que sea, al final encontrarás cosas como la pedofilia, el satanismo y los sacrificios humanos. ¿Sacrificios humanos para quiénes? ¡Para los dioses! Los dioses Reptiles que se alimentan de la energía del terror, el miedo, etc., que se acumula sistemáticamente al realizar un sacrificio humano satánico.

Además dentro de... la luz visible, dentro de nuestro rango de frecuencia o espectro electromagnético, como le quieras llamar, cuando estas entidades se encuentran dentro de esta realidad, comen humanos al igual que nosotros comemos vacas, ovejas y animales. Y este es, de nuevo, un tema que se remonta a la antigüedad, el tema de los Reptiles comiendo humanos, los sacrificios a los dioses, y demás. Pero cuando se encuentran fuera de esta realidad, cuando están en su propia realidad vibratoria, lo que hacen es alimentarse de nuestra energía, al igual que los vampiros, alterando nuestro estado energético.

Ahora bien, si quisiera robar energía de una fuente energética, dicha fuente energética debe estar dentro de un rango de frecuencia con el que pueda conectar. Si la fuente es radio 1 y yo soy radio 2, no podré quitar energía de esa fuente, necesitaré hacer una conexión. Y entonces lo que han hecho es estructurar a la sociedad para mantener a la humanidad –y esta no es el único motivo por el que lo hicieron, también lo hicieron para mantenernos en el rango de frecuencia de la Matrix Lunar que opera dentro de este mismo rango de frecuencia del que estoy hablando– han estructurado la sociedad para generar el máximo miedo, el máximo estrés, la máxima frustración, el máximo de ira, de conflictos.

Porque esta energía de baja vibración, las guerras, como las dos Guerras Mundiales y los atentados como el 11-S generan cantidades inmensas de energía emocional humana de baja vibración. Y se alimentan de ella y entonces aquel poder, aquel alimento, se vuelve a reciclar en el sistema de control.

Y mientras estaba investigando, casi todos, no todos, pero casi todos estos nombres Illuminati al final siempre estaban relacionados con el satanismo y la pedofilia... ¿Por qué?

De nuevo, debido a este vampirismo energético. Estos pedófilos, en realidad los pedófilos de la élite –como George Bush padre y otra gente a la que he nombrado durante años, Ted Heath, ex primer ministro de Gran Bretaña, y un sinfín de otras personas... que por cierto, salen en las noticias de CNN y BBC cada día, nos llevaremos una gran sorpresa cuando estos nombres salgan a la luz, y van a salir–. El motivo es que se trata de entidades poseídas. Y dentro de la población en general no hay gente conocida pero sí pedófilos, y se aplica el mismo principio.

Tenemos el nivel humano, el híbrido, que tiene relaciones sexuales con un niño –siempre es sexo anal, aunque se trate de una niña–. De nuevo, un tema muy común. ¿Y qué es lo que hacen? Conectan con el niño por el área del chakra base, es decir, por el vórtice del campo energético humano. Mientras que mantienen relaciones sexuales con el niño, la entidad poseedora –que se encuentra fuera del alcance de la visión humana– extrae energía del niño. Y los Reptiles tienen algo con la energía antes de la pubertad, con la energía del niño antes de que llegue a la pubertad.

Porque como todos sabemos, al llegar a la pubertad se produce un cambio químico importante. Desde su punto de vista, este cambio afecta al campo energético del niño. Para ellos sería mejor que este cambio no ocurriera ya que desde su punto de vista ese niño ya no es tan puro. Y cuando vemos este tema desde la antigüedad, Bill, de los sacrificios de jóvenes vírgenes a los dioses... ¡"jóvenes vírgenes" es simplemente un código para referirse a los niños! ¡Sacrificaban niños! Por la energía de la pre-pubertad.

Así que hay una explicación muy clara, una vez que abordas este panorama, de por qué la mayoría de las personas que forman parte de la élite dentro del sistema bancario, la política, y el resto de las instituciones de la élite, son satanistas y/o pedófilos –en general ambas si te adentras lo suficiente en el tema–.

Y se alimentan de energía humana, en especial de la energía de los niños. Y leí un pasaje de uno de los libros de Carlos Castaneda –una vez que ya había comprendido todo esto– en el que cita a su fuente chamánica. Los libros de Carlos Castaneda son de los sesenta o por ese periodo, cuando estaba escribiendo sobre las enseñanzas de Don Juan Matus, un chamán centroamericano.

Hay quien dice que Don Juan nunca existió. Te diré algo: si es que no existió, bueno, ya sabes, Castaneda era un maldito genio entonces porque lo que dice en el libro es increíblemente preciso. Y... Don Juan Matus hablaba de los depredadores. Los depredadores que llegaron desde un lugar del cosmos para hacerse con la humanidad. Y explica cómo se apoderaron de la mente de la humanidad... cita textual: Nos dieron sus mentes.

Yo creo que así fue cómo lo hicieron [señala la Luna]. Así es como lo hicieron, así es como lo hacen. Y también cuenta que estos depredadores se centraron en el campo energético puro de los niños, y que se alimentaron de esta energía, de forma que si pudieras ver al niño en su esplendor energético, se percibiría como un campo vibratorio de conciencia brillante y luminoso... Dice que si vieras al niño a medida que va entrando en la adultez, se percibiría como un campo energético muy, muy pequeñito, casi sin luminosidad. Como lo describen en el libro: Sólo lo necesario para vivir... no más.

Y esto es lo que hacen. Todas las diferentes facetas de las que hemos hablado hoy, todas encajan. Es un cuadro. ¿Hay más por saber? ¡¿Estás bromeando?! ¡Por supuesto que hay muchísimo más por saber! No quiero decir que haya descrito todo lo que queda por saber, claro que no. La madriguera del conejo es muy, muy profunda...

Pero lo que estamos empezando a hacer es presentar la estructura bajo la que opera. Y una vez que... cuando estás armando un rompecabezas –me parece, tampoco es que haya armado muchos– pero cuando tienes armado el marco del rompecabezas, cuando tienes las esquinas en su lugar, entonces comienzas a ver con mayor claridad dónde deberían ir las otras piezas. Y claro que, a medida que se van añadiendo piezas, empiezas a saber dónde colocar otras porque tienes una mejor noción del diseño del rompecabezas, y por ahí estamos yendo ahora.

Pero, ¡dios mío! Aún nos esperan muchas sorpresas. Muy por encima de todo lo que he estado hablando hoy aquí.

BR: ¿Qué es lo que sucederá en los próximos años?

DI: Bueno, yo diría que estamos en la cúspide entre la energía de la vieja era y la nueva. Y quizás pueda explicar lo que quiero decir con esto.

Lo que explico en el libro es que los agujeros negros –aparentemente hay uno en el centro de esta galaxia, y cada vez hay más teorías científicas que afirman que hay uno en cada galaxia pero, ya veremos... en cualquier caso, encaja con la totalidad del panorama– que de los agujeros negros proviene la frecuencia resonante base de esta realidad, pero no es estática, sino que se mueve a través de un ciclo que ya explicaré.

Esta frecuencia base obtiene información del sol en forma de fotones y básicamente genera lo que yo denomino como Internet Cósmico Inalámbrico. Al igual que en este cuarto, si el edificio tuviera internet inalámbrico, yo podría acceder a internet desde un ordenador sin conectarme a ningún cable que vaya a la pared o a cualquier otro circuito, el ordenador podría simplemente conectarse a internet inalámbrico y proyectar una realidad colectiva a la que cualquiera en cualquier parte del mundo –exceptuando partes de China y otros sitios– puede acceder de la misma forma.

Y lo que quiero decir es que internet inalámbrico, en nuestra realidad, es información proveniente del sol codificada en fotones. También existen otros factores, no estoy diciendo que esto sea todo, pero creo que ciertamente esta es la base. Y nosotros decodificamos la información hacia esta realidad. Por ejemplo, la energía que los chinos llaman Chi que pasa a través de los meridianos, la red de meridianos de acupuntura del cuerpo, es energía fotónica. La energía fotónica pasa a través del sistema de líneas energéticas de la Tierra. Y es información, este universo es información.

Es información decodificando información, al igual que la información codificada en un ordenador decodifica información que está codificada en el software! ¡La información puede decodificar información! Sólo depende de cómo esté programada... ¡para funcionar! ¿Eres un receptor o un transmisor, decodificas o codificas? Ok, eso es lo que eres: pulsa Intro.

Así que esta vibración que proviene de los agujeros negros, esta vibración espacial –y habrá mucho más por saber pero... no puedo exponer todos los temas aquí– se mueve a través de un ciclo de cambio antes de regresar a la vibración original y está modificando la información que sale del sol en forma de fotones. Está cambiando el patrón informativo. Por lo tanto, nosotros empezamos a decodificar, a medida que se mueve a través del ciclo, diferente información. Y es esto lo que crea las distintas eras que la cultura India denomina yugas y la naturaleza cíclica del tiempo.

En realidad no es cíclica en cuanto a que... su patrón básico es esta información vibratoria de la que hablo. La vibración sucede en el presente, el único momento que existe: el presente. No se mueve hacia afuera del presente, sólo vibra, y la vibración cambia en el momento presente.

Pero a medida que la vamos decodificando y ponemos esta información en secuencias, etc., nos da la impresión de que nos estuviéramos moviendo desde el pasado, a través del presente, hacia el futuro. Pero en realidad se trata de información que vibra en el presente, sólo que ésta va cambiando. Y a medida que vamos decodificando la información, percibimos que el movimiento es lo que denominamos tiempo.

Y como la vibración pasa a través de un ciclo y luego regresa a la vibración original, nosotros manifestamos lo que he denominado Bucle Temporal. Un aparente Bucle Temporal por donde nos movemos durante el periodo de experiencia, y luego vuelta a empezar. Y estos periodos están divididos en épocas –debido al cambio vibracional, a la información recibida en forma de fotones, a los cambios en internet inalámbrico–.

Algunas eras son represivas y muy restrictivas, esa es un tipo de experiencia para la conciencia; otras son muy expansivas, estas son las Edades de Oro. Y nosotros escogemos, como conciencia incorpórea, dónde queremos vivir nuestra experiencia, cuál de estas épocas queremos experimentar. Y como llegamos y experimentamos un determinado periodo al igual que percibimos el tiempo, y luego nos vamos, entonces percibimos que el tiempo se mueve desde el pasado, a través del presente, hacia el futuro, pero en realidad si nos mantenemos dentro, vuelve a empezar.

Pero claro que también afecta la forma en la que se interactúa con este Bucle Temporal, con este juego de ordenador, ya que estamos publicando, subiendo nuestra conciencia, nuestra experiencia, nuestra información a Internet. Porque Internet cambia cuando la gente sube sus cosas [o crea blogs], por ejemplo. Así que por lo tanto se trata de algo interactivo, pero diría que esta es la base, el principio fundamental. Y simplemente se trata de un juego cósmico... Así que no se lo tomen muy en serio, es un juego cósmico.

Y hemos pasado –la humanidad– y estamos en un periodo lleno de desafíos dentro del juego cósmico. Pero como muchas veces digo, no tenemos a una persona en otra dimensión con un AK47 en la mano diciendo: Conciencia, entra allí, ahora, o disparo. Nosotros elegimos experimentar esto.

Ahora bien, a través de la lente del cuerpo físico, cuando nos centramos en la expansión de la conciencia, esa atención está centrada en una realidad –como ahora que estamos experimentando esta realidad y pensamos que es física–, entonces tratamos de entender por qué tomaríamos esta decisión o incluso si alguien estaría lo suficientemente loco como para pensar que nosotros hemos tomado la decisión de estar aquí y ahora experimentando esto, cuando el nivel de nuestra conciencia en el momento de tomar la decisión estaba más allá de este mundo y sus limitaciones.

Así que nuestro nivel de experiencia trata de descifrar qué es lo que sucede cuando en realidad la decisión fue tomada por un nivel de conciencia mucho más elevado. Y cuanto más expandamos nuestra conciencia, abramos nuestras mentes y logremos una conexión fuerte con este nivel, mayor será nuestro entendimiento sobre por qué hemos tomado esta decisión. Porque hemos tomado una decisión.

Es como en la película Matrix cuando el Oráculo le dice a Neo: No has venido aquí para tomar una decisión, ya has tomado una decisión y has venido aquí para comprender por qué lo has hecho. Y ese es el desafío al que se enfrenta el nivel de experiencia. Creo que hemos tomado la decisión de experimentar este periodo extraordinario de grandes cambios, saldremos de las limitaciones, de la represión, del control, de la violencia y demás –del conflicto–, y veremos una nueva realidad multidimensional expansiva, pacífica y afectuosa que vendrá a continuación.

Y creo que hemos escogido muy bien, creo que corren tiempos fascinantes. No te lo tomes muy en serio, sabes, aunque hay muchos desafíos, pero cuanto más en serio nos los tomemos durante los próximos años –volviendo a la pregunta sobre qué es lo que va a ocurrir–, más importantes serán estos desafíos. Si basamos nuestro sentido de la realidad únicamente en los cinco sentidos, en el plano sensorial, como lo ha hecho la inmensa mayoría de la gente hasta aquí durante este periodo, entonces supondrá un reto muy, muy grande.

Pero si de repente decimos: Un momento, Yo no soy Jones –yo no soy Ethel Jones ni Charlie Smith. ¡Ni siquiera soy David Icke! Ese no es mi nombre, en un plano mucho mayor de las cosas, ese es el nombre de mi experiencia en este... momento.

De modo que si alejamos nuestro punto de observación, y nos vemos como conciencia infinita mientras que David Icke, Ethel Smith o Charlie Jones es mi experiencia en esta etapa repleta de desafíos en la que estamos, será mucho más sencillo porque tendremos una perspectiva completamente distinta sobre lo que está sucediendo.

Entonces no estaremos sentados frente al ordenador jugando a un juego creyendo que somos el juego. Nos daremos cuenta de que estamos jugando un juego que constituye sólo una experiencia dentro de la gran eternidad que somos. Esto cambia por completo la forma en la que observamos los desafíos, los disgustos y otras cosas que suceden que nos gustaría que no sucedieran.

Pero lo que me parece, Bill, es que ahora empezamos a ver que las vibraciones de la verdad tienen cada vez más lugar en esta realidad. No todavía en los gobiernos y demás, porque... el hecho de que estén haciendo lo que hacen es porque están en una situación dominada por mentalidades densas, por lo tanto todavía están conectados a la energía propia de la vieja era.

Por eso no reciben las vibraciones de la verdad. Así que ese nivel de conciencia, el sistema de control como lo percibimos –el sistema bancario, la política, los militares, los dueños de los medios– intentarán imponer cada vez más y más control, en un intento desesperado de aferrarse al poder que han tenido.

Pero al mismo tiempo, cada vez más y más personas –lo estamos viendo, ¡dios mío! Lo vemos en todo el mundo; ¡y la velocidad a la que está sucediendo!– cada vez hay más gente que abre su mente y sale de la densidad de toda una vida y conecta con las vibraciones de la verdad, con este nuevo patrón energético, y entonces ven al mundo y a sí mismos de una forma completamente distinta.

Y ahora estamos en este punto en el que las dos energías están, si quieres, no peleando... odio la palabra pelear. Odio la palabra odio... ¿Se puede odiar a la palabra odiar? Es un poco... ya sabes qué quiero decir. Pero... hay una gran disputa entre aquello que empieza a despertar conciencia y aquello que intenta permanecer inamovible. Y simbólicamente es como alguien que está parado en un río cuya corriente es cada vez más fuerte y piensa: "No me moveré de aquí" –el sistema de control–. Y al final estás gastando tanta energía en permanecer quieto, que ni siquiera piensas en lo que va a suceder. Si la corriente del río se vuelve cada vez más fuerte, el río al final arrasará contigo –esa es la situación del sistema de control–.

Pero si nos subimos al colchón hinchable o a la canoa, y vamos navegando por aguas bravas –como será durante los próximos años– entonces, ya sabes... podría ser toda una aventura, porque se trata simplemente de una experiencia: nosotros somos todo lo que es, ha sido y será teniendo una determinada experiencia. Da igual si eres barrendero, si estás sentado aquí hablando conmigo o si conduces un autobús... o no sé, diriges un banco. ¡Es experiencia!

Todos nosotros somos conciencia infinita, posibilidades infinitas. Y si observamos lo que sucede actualmente, lo que resulta de esta perspectiva, será todo muchísimo más sencillo, muchísimo más suave. Pero el tiempo a medida que avanzamos... creo que el 2012 no es una distracción por completo, pero sí creo que es una distracción. Es una distracción en cuanto a que la gente centra su atención en ese año, y cuando centras tu atención en algo así, puede que el sistema de control te esté manipulando para atraparte.

Quizás tengan ciertos acontecimientos planeados para que la gente centre su atención en ellos: ¡Oh, el 2012!, y ese tipo de cosas. Pero el 2012 es importante en cuanto a que no es el 2011. Porque el cambio vibracional se vuelve cada vez más fuerte, generando un impacto mayor en la percepción humana, y será más impactante en el 2011, más impactante en el 2012, pero más impactante en el 2013, más en el 2014, y al final hay un punto de inflexión.

Hay un punto de inflexión donde la fuerza irresistible –el sistema de control, cree que es la fuerza irresistible, pero no lo es... Visto de otra forma [risas]: objeto inamovible, sistema de control [risas] –cree que es el objeto inamovible, pero no lo es; fuerza irresistible [señala un plano superior], vibraciones de la verdad. Y vemos que esto es lo que sucede. Vemos que está sucediendo y vemos que sucede cada vez más y más.

Y llegará un momento, no mañana pero tampoco dentro de muchos años, en el cual sucederá esto [con las manos simula el último vuelco]. Y a partir de ese momento, el patrón informativo energético y la conciencia dominante de esta realidad serán las vibraciones de la verdad. Y esto continuará durante las vidas de nuestros hijos y nietos.

Y cuando se acerque el final de sus vidas, que serán mucho más largas debido al cambio energético que experimentarán en comparación con esta Ruptura –que es uno de los motivos por los cuales los humanos... vivimos como hundidos–... quiero decir, cuando en el mundo antiguo se habla de gente que vivía durante mucho tiempo: ¡es real! No están bromeando –porque la situación energética que experimentaban era distinta–.

Así que cuando nuestros hijos y nietos se acerquen al final de sus vidas, tú y yo estaremos observando, fuera del cuerpo, desde otro nivel de realidad, y vamos a decir [da tres palmadas]: Misión cumplida. Y es por eso que estamos aquí. Así que... sigamos, ¿no?

BR: Es un resumen realmente precioso. [Ríen] Por la fecha en la que publiquemos este vídeo, también vamos a publicar la conversación que tuviste con Jordan Maxwell...

DI: Jordan, sí.

BR: ...y Jordan presentó su punto de vista que es válido –creo que tú y yo estamos de acuerdo con lo que dice–, y explica que existe una operación militar que se está llevando a cabo aquí, entre las denominadas fuerzas del bien y las fuerzas del mal. Y hay muchas personas que se quedan atrapadas entre el fuego cruzado, o que bien son los peones del tablero de ajedrez, o cualquier otra metáfora que quieras usar y cualquier rol que queramos adjudicarnos dentro de estas posibilidades.

Y Jordan, pobre, se centra en la realidad sólida del campo de batalla y dice: ¿Sabes qué? Si no tenemos cuidado nos van a llenar de balas, tenemos un gran problema. Y me pregunto si podrías hablar de esto ya que hay algunas personas, muchas que estarán viendo este vídeo y que aún piensan: ¿Sabes qué? Estamos en apuros porque realmente están llevando a cabo todo esto. Y sé que tú... Y que por lo tanto tendremos que ser rescatados por fuerzas que sean tan fuertes como las del lado oscuro que intentan manipularnos y controlarnos por sus propios motivos.

Has hablado de esto hasta cierto punto a lo largo de esta conversación. ¿Podrías decir algo más sobre este tema crucial, sobre por qué este punto de inflexión podría ocurrir sin la necesidad de que el mundo entero, sin que siete mil millones de personas cojan un arma y salgan a pelear a la calle? Porque esa no es la solución, ¿verdad?

DI: Bueno si piensas en el patrón de información que hemos tenido a lo largo de este periodo, la respuesta al peligro, la respuesta al ataque siempre ha sido: Dales lo mismo que te han dado. Y a eso lo llamamos guerra, a eso lo llamamos pelear y demás. ¿A dónde nos ha llevado? A ningún sitio, te conviertes en aquello contra lo que peleas. Sabes, si crees que hacer frente a la agresión con más agresión nos sacará adelante... si haces frente a la agresión con más agresión, ¿qué obtendrás como resultado? ¡Doble agresión! ¡Oh! Ahora sí que hemos avanzado, ¿no? ¡El mundo es un lugar mejor!

Y es por eso que cuando veo cosas como gente discutiendo por la economía y demás –como hemos visto en Grecia y otros sitios, y sin duda veremos más de esto– es... es la confirmación de la ignorancia respecto a cómo son las cosas, sabes, nos arrastran a estados vibratorios bajos a través del sentimiento de que ¡debemos LUCHAR! ¡DEBEMOS LUCHAR POR LA PAZ! Me encanta esta frase...

–Arrojemos bombas lacrimógenas en Bagdad y traigamos la paz, ¿vale?

¡Idiota! Eres político, ¿verdad? Sí, ya me parecía.... Esto nos lleva a estados vibratorios bajos, nos lleva al estado vibratorio en el que el sistema de control quiere que estemos. Y cuando piensas en esto, incluso en el nivel físico, a ellos no les importan los enfrentamientos; de hecho, para ellos, desde su punto de vista, es algo bueno ya que luego –a través del mecanismo problema, reacción, solución– pueden justificar una mayor imposición del sistema de control a través de la violencia, los grupos de operaciones especiales, la policía armada, los militares en las calles, ya sabes: ¡Muchísimas gracias! Nos acabas de dar lo que necesitábamos para poder justificar todo esto.

Y tampoco tienen miedo a las protestas. Sabes, durante el periodo previo a la guerra de Irak hemos visto a casi un millón de personas en las calles de Londres. ¿Qué ocurrió? ¡Invadieron Irak! Sabes... Oh, he protestado. Y luego, sabes, puedes protestar y sentirte bien contigo mismo: Se los he dicho. Por lo menos he protestado. ¡Vayamos al bar y conversemos sobre qué bien estuvo!. Y luego lo que podemos hacer es encender la televisión y ver cómo invaden el país por el que acabamos de protestar para que no invadieran, sabes.

A lo que tienen muchísimo miedo no es a la violencia, ni a los enfrentamientos, ni a las protestas callejeras –y no digo que no las haya, pero no les tienen miedo–. A lo que le tienen muchísimo miedo es a la no cooperación, porque nuevamente volvemos al tema de los números. El número de personas que tiene pleno conocimiento –en la que denominamos realidad física y dentro del sistema de control en el terreno no-humano– y que es plenamente consciente de lo que hace, comparado con la población mundial de siete mil millones, es un número muy pequeño.

Quiero decir, aproximadamente... he tenido varios presentimientos aquí y allá que un poco me han llevado en esta dirección, y es que este linaje de híbridos –no todos son conscientes de quiénes son, puede que hayan sido manipulados para actuar y pensar de determinada manera pero no son conscientes de lo que está sucediendo; ellos creen que están tomando sus propias decisiones, desagradables como puedan ser– este linaje de híbridos representa el cuatro o cinco por ciento de la población.

Así que cuando observas estas cifras, sabes, creo que hay una manera de salir de esto. Mira China, es un maravilloso ejemplo. China en muchos aspectos, Bill, es el camino seguro de la sociedad global, por un lado tienes a los siervos y a los esclavos, y por otro al sistema de control. No existe la libertad, toda la información se edita, se censura en internet y demás; sabemos cómo están las cosas en China, y todo eso. Y luego miras las cifras.

Quiero decir, no sé, actualmente hay de uno y medio a dos mil millones de personas en China. Cifras enormes donde quiera que estén, cifras increíblemente grandes. ¡Y el número de personas que controlan a la gran masa de población es diminuto! Vimos a un hombre –increíble lo que hizo– parado frente a un tanque, el hombre del tanque, una imagen muy famosa. Claro que la imagen se hizo muy famosa, se convirtió en: Oh, qué hombre tan valiente, ¿no es maravilloso?. Y luego desapareció y nunca más se lo volvió a ver. ¡¿Y qué sucedería si hubiera un millón de personas frente a los tanques?!

¿Qué sucedería si... Cuando se desaloja a un gran número de personas de sus viviendas porque los bancos han provocado una situación económica en la que la gente pierde su empleo porque las empresas quiebran. Y entonces los bancos que son los que causaron el problema te dicen: Debe desalojar su casa, tenemos una orden de desalojo. Perdón, ¡¿qué?! ¿Cómo se nos ocurre dejar nuestras casas cuando la gente que nos está echando es la misma que ha provocado la situación que acarrea el impago de la hipoteca? ¡¿Por eso nos echan de nuestras casas?! ¡Fíjate qué círculo vicioso!

Y nosotros, como humanidad, y con el inmenso número de personas que somos, ¡¿nos vamos sin más?!

Sabes, parte de esta Matrix Lunar, parte de la conciencia colectiva de la Matrix de la Luna es... y esta es otra cuestión, sabes, los expertos en neurociencia te dirán que éste es un aspecto más del comportamiento del cerebro reptil: y es que sabe cuál es su lugar. El cerebro reptil es muy, pero muy jerárquico. Quiero decir, tienes lo más alto de la jerarquía –el cerebro reptil– pero también lo más bajo de la jerarquía –sé cuál es mi lugar–. Y esto también es parte del cerebro reptil, sólo que es una expresión distinta.
Esta estructura jerárquica de poder verticalista, donde unos pocos están en lo más alto y el resto en lo más bajo sosteniendo a los de arriba, es muy típica del cerebro reptil y su miedo a la autoridad. Leí un artículo sobre el cerebro reptil que decía que las personas, o que la mayoría de las personas en cualquier caso, instintivamente se sienten intimidadas cuando ven llegar a una autoridad de algún tipo, ya sea un jefe o quien sea. Y decían que esto proviene del cerebro reptil. Y, curiosamente, por aquel entonces leí una entrevista que le hicieron a una actriz británica muy famosa que es completamente antimonárquica, no cree en absoluto en la institución. Y ella estaba en un evento, y cuenta en el artículo: Yo soy antimonárquica y demás. Pero cuando la reina se acercó a nuestro grupo a saludarnos, estaba como estúpida y nerviosa. Sabes, se sentía intimidada: Oh, ¡la reina! Y esta misma mujer en otra situación estaría diciendo: Oh, maldita reina, no deberíamos tener una monarquía. Es el cerebro reptil el que interviene en estas situaciones, eso es lo que quiero decir.

Y el cerebro reptil hace que la gran mayoría de las personas acepten a la autoridad. Y cuando la población en general acepta o tiene miedo a desafiar a la autoridad, entonces la autoridad por definición dice: Ah... ok. El sistema de control está en su sitio.

Y una de las grandes manifestaciones de esta situación es la frase no debes violar la ley. Bien, ok, analicemos esto, ¿no? Estos tipos vestidos con trajes oscuros hacen las leyes sobre las que tú no tienes ningún tipo de control. Sí, muy bien. Así que ellos hacen las leyes sobre las que tú no tienes ningún tipo de control, pero dices que es la ley y que por lo tanto debes acatarla. Sí, bueno... ¿adónde nos lleva esto entonces? Te diré lo que haremos: tú saca las manos que yo te pondré las esposas y luego bajaremos al bar –porque eso es lo que estás diciendo–.

Así que si la ley no respeta a la libertad humana, si no respeta a la justicia humana, si no respeta a los derechos fundamentales, si no se trata de cambios que benefician a la sociedad sino de imposiciones para que unos pocos puedan controlar a la mayoría; si la ley no respeta la libertad y la justicia, ¡entonces no deberíamos respetarla! ¿Qué estamos haciendo?

Cuando le dices a alguien: no puedes violar la ley, ok... en realidad hoy día nos estamos acercando a esta situación, si observas cómo se vienen desarrollando los hechos –hay un capítulo entero en mi libro que se titula El robo de niños–. ¿Qué pasaría si hicieran una ley por la cual el estado tiene derecho a quitarte a tus hijos? ¿Acatarías esa ley? Claro que no. Ah, aquí hemos encontrado un límite.

Hay un paso decisivo que dar cuando la ley se convierte en una imposición para poder llevarse a tus hijos. Así que lo que tenemos que evaluar es: ¿vamos a crear un límite de resistencia? ¡YA NO MÁS! En el momento en que golpeen la puerta y nos digan: venimos a buscar a tus hijos, por favor, traemos la furgoneta...

¿O vamos a ponernos en la postura en la que digamos: cualquier cosa que afecte a mi libertad fundamental y la libertad fundamental de otros; cualquier cosa que represente una injusticia en mi vida y en la vida de otros...? porque si creemos que los problemas de los demás no son nuestros problemas, eso es "divide y reinarás" y ahí vamos, nos mantienen atrapados.

Pero si salimos de esa postura y decimos: ¡No más!, entonces toda la dinámica empieza a cambiar.

Porque evidentemente lo que están haciendo en todo el mundo, no menos en Gran Bretaña, es introducir más y más leyes estrafalarias que afectan a la sociedad hasta el punto de regular hasta el mínimo detalle de nuestras vidas, ya se trate del sitio donde tiramos la basura, o cuándo debemos hacerlo y demás. Y si no encuentran resistencia entonces dicen: ¿No hay resistencia? Perfecto. Pongamos aún más imposiciones ridículas, más detalles precisos sobre tu vida. ¿No hay resistencia? ¡Entonces todavía más!.

Así que señoras y señores, debemos empezar cuanto antes –desde ayer– a poner un límite, a reunirnos de forma colectiva y a dejar a un lado estas diferencias –inventadas para poder dividir y reinar– de religión, raza, nivel económico, nacionalidad, clase social y toda esa estupidez, y unirnos contra aquello que nos afecta a todos: la destrucción de la libertad humana.

Porque esta no es una conspiración para esclavizar al pueblo judío o al islámico, ni a la clase media norteamericana, ni a los sudafricanos. Es un complot para esclavizarnos a todos. Y si no nos unimos, si permitimos que nos dividan y nos gobiernen, entonces... sabes, igual esta era está cambiando, pero la naturaleza del cambio supondrá muchísimos más desafíos y será mucho más desagradable de lo que sería si nos uniéramos todos y dijéramos: Hasta aquí y no más, maldita sea.

Porque cuando lo hagamos, cuando opongamos esa resistencia, ¡entonces el sistema de control dejará de hurgar tan profundo en nuestras vidas! ¡Pero no estamos oponiendo resistencia! ¡Nos estamos quejando! Algunas personas oponen resistencia, pero la mayoría nos estamos quejando: Oh, Gran Hermano, ¡oh, dios mío! ¿En qué se convertirá este país?... ¿Qué dan en la televisión, cariño? Y eso es todo.

Y la cuestión no es el Gran Hermano que nos impone el sistema de control. ¡La cuestión es mi pequeño yo permitiendo que lo impongan! Gran Hermano es impotente sin la percepción colectiva de mi pequeño yo... ¡y en esto soy unánime! [Risas].

Haz click aquí para ver la presentación en vídeo.





Apoya al Proyecto Avalón – haz un donativo:

Donate

Gracias por tu ayuda.
Tu generosidad nos permite seguir con nuestro trabajo.

Bill Ryan

bill@projectavalon.net


unique visits

Google+