Buscar

__________________________________________________________



Esta página es una traducción. El original se encuentra aquí.


Wade Frazier

Un planeta sanado y el papel de la nueva energía*

Con el Dr. Brian O'Leary
Marzo de 2009

Haz clic aquí para el audio de la entrevista


* Nota del traductor: "free energy" se traduce como "energía libre" o también "nueva energía", que Wade Frazier define como "energía obtenida de fuentes que la física de los libros de texto no reconoce actualmente como viables".



Inicio de la entrevista

Bill Ryan (BR):  Somos Bill Ryan y Kerry Cassidy del Proyecto Camelot. Hoy es viernes 27 de marzo de 2009, diferentes zonas horarias en diferentes partes del mundo. Yo estoy en Europa. Kerry está en Los Ángeles. Brian está en Ecuador. Wade, tú estás en Seattle, ¿verdad?

Wade Frazier (WF): Sí.

BR:  Estamos encantados, Wade, de hablar contigo. Wade Frazier, como Brian O’Leary, que tuvimos el placer de conocer y entrevistar ampliamente en Ecuador en enero, es un veterano activista de la nueva energía. Brian O’Leary formó parte del programa de astronautas y también es un veterano activista de la nueva energía. Ha investigado mucho sobre fenómenos en los márgenes de la ciencia corriente, es un conferenciante consumado, ha estado en todas partes y conoce a todo el mundo, y estamos orgullosos de poder incluirlo en nuestra web como uno de los Testigos. Mucha menos gente, sin embargo, habrá oído hablar de Wade Frazier. Su web, que se llama ahealedplanet.net, tiene 1.200 páginas. Es una web de alcance enciclopédico y cuenta las experiencias que Wade ha tenido relacionadas con el tema de la nueva energía. Y te estás tomando esto a pecho, como una causa, lo mismo que ha hecho Brian O’Leary. Algunas personas se imaginan que la nueva energía es un inventor metido en un garaje o un sótano, rodeado de electrónica e imanes, intentando hacer funcionar algún chisme con una bombilla que se iluminará, y todos piensan: “¡Guau! Qué aparatito más chulo. Es una alternativa a poner un molino de viento en mi jardín.” Y la verdad es que no tiene nada que ver con eso, porque la nueva energía está en el centro de tantas cuestiones relacionadas con cómo se gestiona y controla nuestro planeta que realmente es uno de los lugares centrales donde empezar. Wade, y lo que cuenta sobre la nueva energía, necesita ser escuchado. Es una historia muy, muy importante. Y me hace ilusión, durante una hora larga, tener una conversación principalmente con Wade y también con Brian O’Leary, sobre por qué la nueva energía es algo por lo que deberíamos preocuparnos, por qué habría que politizarla, por qué afecta todos los aspectos de nuestra vida. Y para aquellas personas que se han metido en este campo con intenciones prácticas ha resultado ser un camino muy peligroso porque realmente pueden interferir con la agenda de otros. Esto es de lo que me gustaría hablar. No será una conversación técnica, sino una conversación sobre el cambio de paradigma que necesitamos para que la nueva energía se convierta en realidad en este mundo en el siglo XXI. Y me pregunto, Wade, ¿qué pasa con la nueva energía? ¿Por qué se ha convertido casi en la misión de tu vida? ¿Qué tiene de tan importante? ¿Por qué le has dado tanto de tu tiempo y tu alma a esta causa?

 

WF:  Gracias, Bill. Como sabes, es una larga historia que empezó cuando era un niño. Tengo más de cincuenta años ahora, pero mi viaje en el área de la energía alternativa empezó en la adolescencia. Desde muy joven me prepararon para ser científico. Y cuando tenía 16 años, uno de mis mentores profesionales inventó un motor que fue considerado el mejor motor jamás inventado para impulsar un automóvil. Suscitó mucho interés por parte del gobierno federal de Estados Unidos. De hecho, gastaron millones de dólares en desarrollar y analizarlo. Pero también nunca llegó a ninguna parte. De hecho, al inventor le dijeron que, si pensaba que con su motor haría obsoleto el motor de combustión interna, más le valía empezar a arreglar su funeral. Así que esta fue mi introducción al área, allá en 1974.

 

BR:  Todavía eras un adolescente entonces, ¿verdad?

 

WF:  Sí. Tenía 16 años. Tenía 16 años y por aquel entonces mi sueño era cambiar el paradigma de la energía en este mundo. A los 16 años no sabía qué podía hacer al respecto, pero tenía ese sueño. Así que seguí estudiando ciencias. Y hubo otra cosa importante... La mayoría de las personas que conozco en este campo tenemos una clase de orientación mística porque hemos tenido algunas experiencias que, digamos, abrieron nuestro paradigma. Vimos más allá del paradigma “cientista”, tuvimos una visión más amplia. Creo que la mayoría de mis compañeros de viaje en este campo diría que esto probablemente fue clave. Luego fui a la universidad y tuve algunas experiencias extrañas a raíz de las cuales cambié mis estudios de química a contabilidad. Me gradué y fui a Los Ángeles para trabajar como auditor. Después de varios años de frustración en el mundo empresarial tuve otra serie de experiencias muy raras, que culminó en una experiencia paranormal que me llevó directamente a una compañía aquí en Seattle. Esto fue en 1986. La empresa en cuestión estaba comercializando equipos de conservación de energía aquí en Seattle. Básicamente, era un sistema de calefacción que ahorraba el 80% de los costes de calefacción. Me incorporé en la compañía justo cuando que los intereses energéticos de la zona la estaban destruyendo. Después de la destrucción de la compañía, debido a mi sueño de la juventud y mi historia personal, me aferré tanto al fundador de la compañía que le resultó imposible deshacerse de mí. Acabé siguiéndole al otro lado del país, a Boston, y entonces fue cuando empezamos a perseguir la nueva energía, digamos. La tecnología que estábamos intentando montar era una combinación de la bomba de calor que Dennis –el hombre de Seattle– estaba comercializando, por un lado, con el motor desarrollado por mi antiguo mentor, por otro lado. [ríe] Estábamos intentando combinarlos. Luego nos fuimos a Ventura, en California, donde yo me había criado, y entonces empezamos a hacer un montón de ruido. Verás, mi socio, Dennis... es el Indiana Jones de la energía alternativa. Ha estado entre rejas, intentaron asesinarlo y sobrevivió. Actualmente la FTC [nota del traductor: la Federal Trade Commission o Comisión Federal del Comercio] está intentando cerrarle el negocio. De todos modos, allá en Ventura realmente llamamos la atención de la gente que, digamos, gestionan el paradigma de la energía en este planeta. Recibimos una oferta en Boston y otra en California. A mi socio le ofrecieron mil millones de dólares para que cerrara su negocio y se largara. La oferta la hizo un agente de la CIA que decía representar intereses europeos. Mi socio rechazó la oferta y un mes más tarde se encontró en prisión con una fianza de un millón de dólares. El hombre que lo había detenido fue promovido, le pusieron al mando de la prisión un par de semanas más tarde y le dieron un galardón, esta clase de cosas. Aquella experiencia me volvió radical [nota del traductor: en otro texto Wade Frazier dice: "Uso la palabra radical en su definición clásica, la de ir a la raíz. Mi radicalización supuso cuestionar todo lo que creía que sabía"], porque esas personas en Ventura acabaron quitándose la máscara y me dijeron a la cara que su trabajo consistía en quitarnos de en medio. Hicieron lo mejor que pudieron y, la verdad, les fue bastante bien. Arruinaron muchas vidas, muchas. Yo me fui de Ventura después de que un par de personas nos juntáramos y consiguiéramos sacar a Dennis de la cárcel. Al final Dennis sólo estuvo encarcelado dos años. Pasé los siguientes doce años intentando comprender lo que había vivido y finalmente me di cuenta de que probablemente todo lo que creía que sabía... pues no era verdad. En esos doce años de investigación leería, no sé, unas 250.000 páginas de material y convertí esa lectura en la web que tengo ahora. Y sí, Bill, el tema de la energía... Es la base de la humanidad. De hecho, siempre ha sido la base. La vida en la Tierra, el viaje del ser humano, todo está... La situación energética es la raíz de todo eso. La escasez de energía ha sido determinante para la trayectoria del ser humano. Aunque vivo en la nación más rica y poderosa de la historia, y a pesar de que el estadounidense medio consume 80 veces la cantidad de calorías que contiene su dieta, somos una sociedad basada en la escasez. Occidente ha ido usando cada vez más energía y esto ha transformado nuestra sociedad de muchas formas. Muchas estructuras sociales antiguas se han vuelto obsoletas. La esclavitud empezó con el inicio de la civilización y terminó con el inicio de la industrialización. La liberación de la mujer... todas estas cosas. Hay una base esencialmente económica que subyace a todo eso, una base alimentada por la energía. Y lo que descubrimos fue que hay personas que gestionan la situación energética a escala mundial. Se puede discutir sobre quiénes son y cuáles son sus motivos. ¿Es posible que sólo estén protegiendo su mercado? Yo creo más bien que están manteniendo una estructura de poder a escala mundial. Esta es mi conclusión. Desde entonces he conocido a compañeros de viaje, Brian incluido, que generalmente hemos llegado a conclusiones similares en cuanto a la naturaleza del problema, las cuestiones, las oportunidades y las posibilidades. Yo sé, y creo que Brian también lo sabe, lo mismo que la mayoría de nosotros, que existen tecnologías energéticas. Ese inventor que va jugando y experimentando en su garaje, si algún día consigue algo de verdad, entonces sí que llama la atención de los que llamaré los controladores mundiales. De hecho, las personas que se meten a fondo en esto... Es arriesgado. Mucha gente ha visto su vida arruinada, está muerta o ha sido silenciada de algún modo. Pero hay personas, como Steven Greer, que es un guerrero –o Dennis– que van a dar golpes en la puerta de la Casa Blanca y todo eso. Terminó contactando con al menos una fracción de esa organización dedicada al control mundial. Admitieron que a lo largo de las últimas generaciones han pagado mil millones de dólares en sobornos, para tapar “tecnologías disruptivas”. Y yo diría que la nueva energía probablemente ocupa el primer puesto en esa lista, aunque tengo entendido, de gente muy cercana a mí que vio algunas de estas cosas, que la antigravedad... La gente a la que entrevistas en tu web del Proyecto Camelot, muchas de las cosas que dice son cosas que yo también he experimentado. Así que tenemos más o menos las mismas ideas. Pero mi mensaje, y creo que el de Brian es que, en esencia, hay que tener una visión global, una visión de conjunto, y la situación energética realmente es la piedra angular de todo el conjunto. En cuanto a la razón por la que en nuestras sociedades parece tan imposible imaginar la nueva energía y lo que podría conseguir... No sé hasta qué punto se debe a conspiraciones, porque después de muchos años de estudios y experiencias, etc., y después de conocer la obra de Bucky Fuller, me di cuenta de que lo que tienen en común todas estas ideologías que nos impiden tener una visión global es que todas están basadas en la escasez, todas tienen un componente basado en la escasez. De hecho, tienen otro componente que, si una persona da su lealtad a la ideología en cuestión, le da de comer. Esta persona, entonces, es muy reacia a abandonar su sistema de creencias. De modo que la nueva energía y todo... podríamos tener una sociedad construida según los principios de la abundancia que la humanidad nunca ha visto. Es algo que realmente... es difícil de concebir. Necesitas mucho tiempo para hacer eso y yo he encontrado que realmente tienes que desechar todos los condicionamientos de las ideologías basadas en la escasez, como el capitalismo, el nacionalismo, gran parte del cientismo, el paradigma racionalista-materialista. Todas están basadas muy sutilmente en la escasez. Bueno, algunas son menos sutiles que otras, pero al final esto es lo que todas tienen en común. Lo que hace la nueva energía es que uno puede reemplazar la suposición de escasez con una suposición de abundancia. Es un cambio que sería... nunca lo hemos visto. En realidad, todas las “revoluciones” que han hecho época a lo largo de la existencia del ser humano –la revolución del superdepredador, o la revolución de la domesticación, o la revolución de la industrialización– en esencia consistieron en que la humanidad consiguió conectar con otra fuente de energía y al tener esta energía extra podía dedicarse a cosas no relacionadas con la supervivencia. Vivo en Estados Unidos y esto significa que llevo una vida bastante confortable, a pesar de que la mayoría de estadounidenses se pregunta hoy si la semana que viene perderá su trabajo.

 

BR:  Me gustaría llevar a los oyentes de paseo por este mundo que describes, en la imaginación, como experimento... Supongamos que hay una pequeña cajita en cada casa y en cada camión, o en cada avión hay una caja negra un poquito más grande, y cada central eléctrica tiene una caja negra realmente grande. Y esta caja negra simplemente te da todo la potencia que necesites sin ningún coste, una vez que la tienes instalada. ¿Cómo cambia el mundo? Me encantaría saber cómo lo ve Brian.

 

Brian O’Leary (B’OL):  Hola. Hola a todos. Me alegro de hablar contigo otra vez, Bill, y de escuchar tu interpretación, Wade, porque, efectivamente, Wade y yo hemos recorrido caminos paralelos de descubrimiento, de salir del marco del pensamiento convencional. Ha hecho falta mucho tiempo y puede ser un proceso muy doloroso. Es un proceso al que creo que el público en general está empezando a despertar. En respuesta a tu pregunta, Bill, imagina un mundo en el que tenemos, digamos, pequeñas fuentes de alimentación de 10 kilowatios que puedes meter en tu caja de fusibles o bajo el capó de tu coche. El mundo cambiaría de la noche a la mañana. Pongamos que fabricamos dos o tres mil millones de estas... Ahora bien, no estoy diciendo que necesariamente estoy a favor de hacer esto bajo el sistema que tenemos ahora. Esto, por supuesto, lleva a la cuestión del control político y económico, y algunas de las razones por las que se ha suprimido tanto esta tecnología. Y créeme, Wade y yo hemos tenido muchas, muchas experiencias personales en torno a esto desde que ha aumentado nuestra conciencia. Así que yo veo unos cambios en el mundo, a condición de que los gobiernos y las corporaciones del mundo cambien sistémicamente, que es lo que he estado suplicando... Jo, en mi web acabo de colgar una carta abierta a Obama en la que básicamente le pido que por favor aborde los cambios sistémicos que necesitamos para poder introducir algunas de estas tecnologías de manera benigna. Podemos hacer las cosas de manera diferente, porque no queremos que Dick Cheney también esté al mando de esto. Ni el gobierno estadounidense tal como es ahora. Obviamente, estas tecnologías son una gran amenaza para los intereses creados, seas científico o... Y sabemos que la historia de la ciencia está llena de casos donde se negó lo nuevo, como la revolución de Copérnico, Kepler, Galileo, los hermanos Wright. Cuando realizaron su vuelo inicial, el reportero que lo cubrió fue despedido y un año más tarde Scientific American publicó una editorial, una editorial durísima, negando rotundamente que existiera la aviación ¡porque nadie había informado de ello! A nivel histórico podemos estudiar la estructura de las revoluciones científicas –el libro de Thomas Kuhn– y sé que Wade es tan consciente de esto como yo. Los dos hemos estudiado el tema de los cambios de paradigma muchas veces y ahora estamos otra vez viendo muchísimos casos de esto. Y, como Wade señala, el tema de la energía es probablemente lo más importante que hay en este momento. Tenemos, pues, que analizar esto y verlo como lo vería un sociólogo: “La supresión... ¿quién la está haciendo y por qué la está haciendo?” Cuando realmente estudias estas cosas –y Wade y yo hemos visto con nuestros propios ojos muchas demostraciones que han probado el concepto de estas nuevas tecnologías energéticas– descubres esta supresión y te preguntas, ¿por qué estas tecnologías son suprimidas con tanta violencia? Pues existe una alianza inconsciente entre los científicos, los corporativistas, los gobiernos... Incluso los progresistas –las personas de las que uno esperaría que estuvieran interesadas en esta posibilidad– incluso los progresistas no están investigando estas cosas y esto, por supuesto, es lo más triste. Entonces Wade y yo, cada uno a nuestra manera, hemos descubierto en paralelo que hay todo un proceso. Es un proceso emocional y sociológico en el que unas personas tienen unos intereses propios que proteger y ante una amenaza se atrincheran todavía más de lo normal, con tal de proteger su carrera o esos intereses. Entonces los científicos, gran parte de la comunidad científica ortodoxa, lo mismo que al principio de la aviación, está negando la posibilidad de la nueva energía y hacen todo lo posible por desacreditarla. Y ciertamente ha habido muchos ejemplos de esto, muchos. Pero no son solamente los científicos. Es el gobierno mismo. Son los progresistas. Son... Los que se llaman ambientalistas obviamente no son lo suficientemente radicales. Están pensando en cosas como la energía solar y la energía eólica pero, sabes, una de las muchas decepciones que me llevé fue allá en los años setenta, cuando trabajaba para Morris Udall... Era un congresista que aspiraba a ser presidente y quería desarrollar la energía limpia renovable, y en aquellos tiempos mi conciencia sólo abarcaba la energía solar, la eólica, las así llamadas renovables tradicionales. Pero luego hubo un estudio que encontró que, cuando se comparan los costes y los beneficios, la energía solar y la eólica necesitan mucho material, mucho terreno y mucho capital. Estamos hablando de invertir decenas de millones de millones de dólares en un sistema de energía solar o eólica totalmente nuevo para proporcionarle al mundo la electricidad que necesita, y esto simplemente no puede ser, y menos en el clima económico actual. Tenemos que ser más listos. Necesitamos mirar hacia el siglo XXI, hacia aquellas tecnologías que realmente nos darán una sociedad con energía limpia. Y mi propio descubrimiento... Durante los años ochenta y noventa viajé por el mundo y visité a algunos de los mejores y más brillantes inventores y escribí algunos libros sobre esto. Y tuve mi momento "¡Ajá!" en que me di cuenta de que esto efectivamente podría cambiar el mundo si se implementara debidamente. Todo este activismo de la nueva energía que Wade y yo compartimos es un gran entusiasmo, pero también hay un trasfondo de tristeza por cómo nuestro planeta, y casi toda la naturaleza, está siendo destruido por una humanidad cancerosa y dormida que no se da cuenta de estas posibilidades, posibilidades que podrían comprarnos un poco de tiempo mientras realmente intentamos reformar nuestra cultura y hacemos los cambios sistémicos que realmente son necesarios.

 

BR:  Brian, gracias. Nos has presentado realmente muy claramente el problema y el desafío. Me gustaría pedirte, Wade, que nos cuentes de segunda mano la historia de ese pionero de la nueva energía ,– pionero cuya credibilidad consideras absoluta– al que dices que los “Poderes Fácticos” demostraron las tecnologías que poseen. Y al que le explicaron por qué mantienen esto secreto. Esta es una historia que la gente necesita escuchar.

 

WF:  Sí. A lo largo de los años he conocido a gente muy interesante. Y, sí, a un socio mío muy cercano le mostraron en un lugar muy remoto algunas de las tecnologías que existen hoy en la Tierra: antigravedad, nueva energía. Estas tecnologías existen. Y yo, pues, junté las piezas de mi puzzle y compuse mi propia visión de todo esto. Y las personas que realmente han estado allí fuera –algo que no es para los tímidos– y que han sobrevivido y han vuelto para contar sus experiencias... La imagen que yo veo es que a las personas que mandan en este planeta les gusta mandar y no quieren dejarlo, y con la independencia energética todo el mundo sería... realmente independiente. Ahora somos tan dependientes de la energía, dependemos tanto de otras personas para que nos proporcionen nuestra energía, pero si tuviéramos nuestra propia fuente, entonces los sistemas político-económico-sociales muy centralizados y muy jerárquicos que ahora tenemos quedarían obsoletos. Por ejemplo, este amigo mío al que le dieron la demostración... Las personas que ahora son adictas al poder que tienen sobre el planeta harán cualquier cosa por conservarlo. Y disponen de tecnologías que están mucho más allá de lo que hay en el mercado actualmente. Vamos, cosas en plan Star Trek. Entonces ellos...

 

BR:  Wade, ¿te dijo tu amigo exactamente qué es lo que le enseñaron? ¿Y le explicaron por qué se lo enseñaron? Supongo que le darían una explicación de por qué ocultan esta tecnología y no la revelan.
Kerry, creo que sería mejor, para ayudar a Wade, que tú lleves la entrevista, porque le está costando entender mi acento de gentleman inglés.

 

Kerry Cassidy (KC):  [ríe] Lo sé. No pasa nada. Lo siento. Wade, lo que quiere saber, y yo también, es cuál fue exactamente la tecnología que enseñaron a tu amigo.

 

WF:  Como mínimo, nueva energía y antigravedad. ¿OK?  Estas son dos de las tecnologías que puedo decir con seguridad que las enseñaron. ¿OK? Y casi que no quise saber mucho más porque puede considerarse peligroso saber estas cosas. Pero le enseñaron toda clase de tecnologías exóticas, de las que la nueva energía y la antigravedad eran las más prominentes.

 

KC:  Dices que le hicieron una demostración de esta tecnología. En otras palabras, ¿vio naves, por ejemplo?

 

WF:  Fue en un lugar subterráneo, así que no podían tener algo volando por allí o, al menos, la demostración de antigravedad probablemente no fue en plan nave nodriza, sino algo bastante pequeño. Pero bueno, lo que digo es que estas tecnologías fueron demostradas. Y las personas que las demostraron admitieron esencialmente que no tienen la libertad para salir abiertamente y traer estas cosas al mundo. También dijeron que les gustaría hacerlo, pero que no es seguro.

 

KC:  Vale. ¿Por qué le enseñaron esto a tu amigo? ¿Por qué a él?

 

WF:  Oh, ¿por qué a mi amigo...? OK.  Mi am... ¡Buf! Aquí es donde tengo que tener cuidado. Los círculos en los que me muevo –en los que me he movido, porque ahora estoy semirretirado de estas cosas– pues esta gente hace cosas como ir a pegar golpes en la puerta de la Casa Blanca, van a dar golpes en la puerta del Pentágono, van a dar golpes en la puerta de algunas corporaciones. A veces tienen suerte y conocen al mago. Entonces, en aquel momento mi amigo estaba en el centro de la atención. Iba pegando golpes en las puertas. Estaba removiendo las cosas, y recibió un show.

 

KC:  OK. ¿Puedes decirnos qué aspecto de, o sabes qué parte del ejército estaba implicada en la demostración?

 

WF:  De hecho, esta persona ni siquiera sabe quién le enseñó todo esto.

 

KC:  Fascinante. OK. Muy interesante.

 

WF:  Fue una operación muy, muy segura. Tan segura...

 

KC:  ¿Y dónde estaba localizada la base subterránea? ¿Puedes decir el estado?

 

WF:  No estoy seguro. Creo que fue en los Estados Unidos. Esta persona no sabe dónde. Le llevaron allí con una venda en los ojos, y cuando le dejaron quitar la venda, se encontraba en un lugar bajo tierra y había gente demostrando algo, le hablaban, sabían perfectamente quién era y le decían: “Oye, tenemos algunas cosas que queremos enseñarte”. Fue esta clase de situación.

 

KC:  OK.

 

WF:  Hasta que esta persona quiera hablar en público sobre esto, no voy a revelar demasiada información. Cosas que ya han sido reveladas públicamente, eso sí. Dennis, pues, recibió una oferta de mil millones de dólares. Cuando yo estaba con Dennis, tuvimos algunos contactos muy interesantes con algunos de estos grupos. Bill, si recuerdo bien, los llama los sombreros blancos y los sombreros negros. Y tuvimos encuentros con ambos grupos. ¿Vale? Y periódicamente el grupo de los sombreros blancos contactaba con nosotros. Era muy misterioso. Una noche estás trabajando tarde en la oficina y recibes una llamada telefónica y dicen algo como, “Sigue con el buen trabajo”. Esta clase de cosas. Y entonces te preguntas, “¿Qué ha sido esto?” [ríe] Entonces, lo único que puedo decir es que durante el tiempo que pasé con Dennis recibíamos muchísima atención en los medios. De hecho, he escrito, porque ahora es un poco más seguro revelar esto, que cuando estaba con él en el 96, 97, nos sometieron a una operación trampa muy minuciosamente preparada. Era gente que decía que nos daría un montón de dinero para ayudarnos a lograr nuestra meta. Y un año más tarde escuché a Tom Bearden hablar sobre una situación similar: “Sí, dicen que vendrán y te darán un pastón pero es dinero sucio y en cuanto firmas el recibo te cogen y te llevan a prisión”. Y no fue hasta en otoño pasado cuando empecé a escribir sobre el desastre financiero y mis contactos con algunas de estas personas, y me fui dando cuenta de que habían intentado incriminarnos y que, de hecho, había sido casi la misma clase de operación que Bearden describió. Fue una operación muy detallada, fue montada con muchísimo detalle, con áticos en Manhattan y naciones soberanas implicadas. Fue muy detallada. Y realmente no sé cuánto era real y cuánto era montaje. No lo sé. ¿Cuántas personas actuaban engañadas y cuántas estaban al tanto? Probablemente no lo sabré nunca. Lo que sí sé es que nos estaban tendiendo una trampa. Fueran quienes fueran... Ahora mismo la Comisión Federal de Comercio está intentando pararle los pies a Dennis. Ya no trabajo con Dennis desde los noventa, pero están intentando pararle ahora mismo. Y cuando nos dieron una paliza en Ventura, cuando le dieron una paliza en Washington, o cuando estuvieron a punto de darnos una paliza en Boston, quien viene a pegar la paliza suele ser el gobierno, empleando el palo público, digamos. Pero sólo están siguiendo órdenes. Ellos no están realmente al mando de la operación. Y cuando Dennis recibió la oferta de mil millones de dólares por hacer sus maletas e irse, no se la dieron... Fue “la CIA en representación de intereses europeos”, o al menos esto es lo que dijeron. Así que es una clase de mezcla entre el sector privado y el gobierno. Y entonces viene el gobierno y te para los pies. Y mientras esa operación trampa estaba en marcha recibí una carta de nuestra compañía telefónica diciendo que el Departamento de Justicia les había pedido nuestras facturas de teléfono por orden judicial y les había prohibido notificarnos de ello durante seis meses, etc. Te preguntas quién está involucrado y de cuántas diferentes maneras vendrán a por ti. Vi eso en Seattle en el 86... Vi eso en Ventura... Nos sometieron a un nivel totalmente nuevo cuando yo estaba con Dennis en 96-97... Entonces...

 

KC:  Pero ¿por qué crees que pasó eso? ¿Fue porque estabais tan cerca?

 

WF:  ¿Por qué recibimos esa atención?

 

KC:  Sí.

 

WF:  Oh, porque mi socio... Cuando lo conocí en el 96, estaba vendiendo aparatos. Estaba teniendo un impacto real en el mercado. Y cuanto más te acercas al mercado, mayor es la resistencia. A alguien que está haciendo chapuzas en su garaje, le dejan... Le vigilarán, sí, pero le dejarán en paz, a no ser que realmente consiga algo. Entonces le dedicarán atención. Pero nosotros teníamos una operación a escala nacional. Dennis vendió muchas bombas de calor, por valor de bastantes millones de dólares. Dennis estaba intentando saturar Puget Sound con estas bombas de calor, con lo que... Uno de nuestros cálculos mostró que las compañías eléctricas locales perderían alrededor de veinte mil millones de dólares en ingresos en los próximos veinte años.

 

KC:  Wade, cuando dices que los sombreros blancos estaban intentando mostraros esta tecnología y os llamaban por la noche para animaros, ¿sabes algo más sobre quiénes eran? Y tu amigo, ¿alguna vez tuvo un encuentro con esos sombreros blancos? ¿Eran militares?

 

WF:  Puedo decir esto. He descrito la situación subterránea; recibíamos esas llamadas misteriosas; también vimos, digamos, la cara amable de los sombreros negros, la oferta de mil millones de dólares; y estoy seguro de que estuvieron detrás de lo que nos pasó en Ventura. Sí que estoy atento. Y Steven Greer, por ejemplo, se ha movido bastante en estos círculos y la imagen que ha formado de lo que ha visto creo que es bastante correcta. Entonces cuando mencionaron que habían pagado cien mil millones de dólares en sobornos para acallar a la gente, a mí me sonaba razonable. Porque en mi viaje he visto bastantes casos de inventores que han sido comprados, amenazados, asesinados, estas cosas. Así que lo de los cien mil millones de dólares encajaba perfectamente. El amigo de Brian, John Rappaport, dijo que hay ocho cárteles económicos en el planeta que han dividido la economía mundial entre sí. No lo voy a negar, porque he visto actividades similares en la medicina, en los medios...

 

KC:  Pero Wade, ¿puedes hablarnos de los sombreros blancos?

 

WF:  Hablaré sobre los sombreros blancos. Es interesante. Conocí a alguien que fue secuestrado, drogado y metido en un psiquiátrico. Y cuando estaba en ese psiquiátrico –fue una manera de silenciarlo– había sombreros blancos ahí, digamos, protegiéndole. Por lo que he leído en vuestra web, estoy seguro que habéis visto este tipo de situaciones. Así que hay sombreros blancos operando clandestinamente. Y no sé exactamente cómo opera esta estructura pero tengo entendido que hay, digamos, unas doscientas o trescientas personas que determinan las políticas de la economía mundial, y hace treinta años había una fracción muy pequeña, un cinco por cien, o quizá unos pocos desperdigados, que ya no estaban seguros de que todavía les gustara el programa. Hace varios años le oí decir a Greer que ahora es casi mitad/mitad, y que los así llamados sombreros blancos... No sé cómo de blancos son los sombreros blancos pero creo que realmente hay una fractura en esa estructura, que muchos de ellos se dan cuenta de que, si seguimos por el camino actual, convertiremos la Tierra en cenizas. Y no les gusta este programa. Tienen nietos y eso. Creo, pues, que se ha estado formando una fractura porque el juego está empezando a darles miedo y ya no lo quieren. No sé cómo de blancos son esos sombreros pero creo que los que hicieron la demostración eran una fracción de esta mitad desencantada. Así lo veo yo.

 

KC:  Así que crees que fueron ellos los que básicamente se ocuparon de vuestra operación en Ventura. En esencia, cerrándola. ¿Correcto?

 

WF:  Oh, sí.  De hecho, cuando pasó la redada, yo tenía 29 años, era joven e ingenuo, y trece agentes armados entraron y nos tiraron de los edificios. Entonces procedieron a saquear la oficina de nuestro principal investigador, no dejaron más que las paredes. Luego no empezaron con el “registro oficial” hasta pasadas varias horas y entonces dijeron que nunca entraron en aquella oficina... Pero resulta que el investigador y uno de nuestros operarios de máquina estaban detrás del edificio y pudieron ver dentro y les observaron saqueando la oficina. Esto fue cuando la redada. En aquel momento nos dimos cuenta de que esto no tenía nada que ver con averiguar si estábamos cometiendo crímenes o no. Vamos, eran ellos los que estaban cometiendo los crímenes, desde el principio. Entonces, pues, nos dimos cuenta que... quiero decir, me di cuenta que esto realmente no tenía nada que ver con la protección del público ni nada por el estilo. Pero para mí, sin embargo, fue cuando testifiqué en el tribunal, con Dennis en grilletes y bajo una fianza de un millón de dólares, por un lado, y el fiscal haciéndome muecas mientras yo estaba sentado en el estrado, por otro... Era como estar en un juicio propagandístico de la era estalinista. De hecho, el hombre que me hacía muecas estaba al mando de la cárcel donde Dennis se encontraba. Pues aquel fue esencialmente mi momento de radicalización, el momento en que doce años de desilusión gradual, etc., culminaron y mi mente dijo, "¡Ajá!", allí sentadito en la estrado, con el fiscal haciéndome muecas mientras yo testificaba.

 

KC:  Wade, me gustaría pasar a Brian... ¿Qué puedes decirnos sobre cómo el mundo tiene que cambiar para aceptar la nueva energía y si crees que hay alguna esperanza ahora de que esto suceda?

 

BO’L:  Muy buena pregunta, Kerry, y ojalá pudiera darte una respuesta sencilla, porque quién sabe lo que los poderes fácticos están haciendo en “petit comité” ahora mismo. Lo que puedo decir es que los conceptos están ahí. Hay una posibilidad muy clara de que podamos desarrollar estas cosas y muchos de nosotros llevamos mucho tiempo abogando por ello. Parece que el clima político no ha cambiado realmente pero, por otro lado, la gente se está cabreando de verdad por lo que está pasando. Ciertamente, la caída económica por la que estamos pasando ahora es quizá una metáfora o un símbolo, un arquetipo, de lo que podría pasar en el área de la energía, el hecho de que incluso los que protestan –los Bill McKibben del mundo o los así llamados librepensadores del Peak Oil [nota del traductor: el cenit del petróleo, el momento en que la producción mundial llega al máximo y después empieza a disminuir] o el calentamiento global, o James Hansen, Richard Heinberg o todos los demás que han abogado por un cambio radical– siguen sin aceptar la posibilidad de la nueva energía. Aunque algunos de nosotros, Wade y yo y algunos otros, hemos estado intentando educar a algunas de estas personas progresistas más conocidas sobre la posibilidad de la nueva energía... Yo incluso hablé varias veces con el congresista Dennis Kucinich sobre esto y sí escuchó muy atentamente, sí lo reconoció y sí quería introducir legislación para apoyar la investigación y el desarrollo y llamar más la atención sobre esto. Pues a pesar de que todas estas cosas han sido reconocidas y comunicadas, el hecho es que la así llamada gente progre sigue negando en bloque que la nueva energía sea posible. Y el descubrimiento más asombroso que hice –después de recorrer el mundo entero durante casi dos décadas para averiguar por mí mismo, como científico, que, efectivamente, estos conceptos son muy reales, que hay muchas tecnologías paralelas y que cualquiera de ellas, o algunas de ellas, sería suficiente– fue que cada vez que llega el momento de pasar a la acción y desarrollar estas tecnologías, hay gente que interviene. Yo lo descubrí por mí mismo, lo mismo que Wade y muchos, muchos otros. Tom Bearden... Muchas, muchas personas en la vanguardia de estas tecnologías han terminado creyendo que el mundo realmente es controlado por una cábala de gente que no quiere que esto suceda. Y esto es lo más triste, el que la mayoría de las personas en el mundo ni siquiera se dé cuenta de que esto sea una posibilidad real. Si yo diseñara las políticas, diría: “Bueno, no dejemos piedra por mover en nuestra búsqueda de energía limpia y para crear un mundo de abundancia”. Sin embargo, de algún modo los poderes fácticos perciben esto como una amenaza para ellos, de la misma manera en que Wall Street y los que mandan están totalmente opuestos a toda reforma económica significativa (quizá sea mejor llamarlo revolución económica, dada la situación en la que estamos). Se están atrincherando. Estamos, pues, en medio de un guión increíble que es probablemente más sensacional que cualquier cosa que Hollywood pueda inventar y, desafortunadamente, la gente en general está despertando muy lentamente a esta posibilidad. Porque, en cierto sentido, la manera de presentar este material para que sea políticamente aceptable es, simplemente: “Esto es una posibilidad. Examinémoslo. Veamos cómo podríamos implementarlo. Veamos qué clase de mundo podemos tener con esto”. Estas son las preguntas que hay que hacer ahora.

 

KC:  OK. Gracias, Brian. Wade, ¿qué opinas sobre la posibilidad de que lleguemos a tener nueva energía ahora, después de todo por lo que has pasado? Quiero decir, políticamente ¿qué probabilidad crees que hay de cambiar el rumbo, usando a los sombreros blancos que obviamente no están contentos con la situación? Y hay mucha gente detrás, mucha gente está muy descontenta con la situación actual. Está buscando nuevas maneras de hacer las cosas. ¿Crees que el ambiente ahora es tal que a lo mejor la nueva energía puede emerger?

 

WF:  Creo que estás llegando al quid del asunto. En mi obra, que cuenta las cosas de las que me di cuenta a través de las experiencias que me hicieron ver claro, hablo de sombreros negros y sombreros blancos, y están ahí fuera haciendo sus cosas. Al mismo tiempo, sin embargo, no son realmente muy poderosos. Quiero decir, estamos hablando de quizá unos pocos miles de personas, en una población de seis mil millones. Tienen muchos trucos a su disposición, sí, pero cuando todo hubo terminado en Ventura, me di cuenta de que si hubiera tenido a cien Dennis, habríamos conseguido la nueva energía con facilidad. Habríamos sido imparables. Pero personas como él sólo hay unas cuantas en este planeta. Lo que pasa es que, para mí, no se trata de los sombreros blancos o negros. Se trata de nosotros, la plebe. Nosotros podemos hacer que sea. Pero no podemos hacer que sea si ni siquiera somos capaces de imaginar que es posible. Este es el mensaje que intento transmitir. Estoy intentando que la nueva energía sea algo “pensable”. Que ya no evoque la imagen, como Bill dijo, de un inventor jugando en su garaje o alguna fantasía tipo Star Trek, sino que la gente diga: “Estas cosas... Sé que son reales. Sé que son posibles”. Y el resultado sería... He vivido con esto muchos años. Hasta yo apenas puedo imaginarme cómo sería. El rumbo entero de la historia humana podría cambiar muy dramáticamente. Y creo que, si suficiente gente entendiera esto... Ni siquiera haría falta que mucha gente simplemente pensara sobre estas cosas para crear un impulso que ayudara a conseguirlo. Lo que ocurre es que las personas que están intentando conseguir estas cosas, pues están solos ahí fuera en el desierto. Este es el problema. Están solos ahí fuera en el desierto y son tan vulnerables... La mayoría de ellos simplemente aceptan el dinero. Los cien mil millones de dólares en sobornos para callarse... Calculo que eso funcionó en el 95 por cien de los casos. Simplemente aceptaron el dinero y todo terminó.

 

KC:  Y cuando no coges el dinero, ¿qué crees que pasa cuando alguien no acepta el dinero?

 

WF:  Entonces empiezan a jugar duro.

 

KC:  OK.

 

WF:  Y, repito, la mayoría acepta el dinero. De hecho, a Bearden, le oí hablar de esto hace unos once años. Usan la estrategia de la zanahoria y el palo. Son muy sutiles. Es muy... ¿cómo diría? Si lo hicieran abiertamente y fuera muy obvio lo que hacen, demasiada gente se daría cuenta. Así que operan de manera muy sofisticada, muy sutil. Después de la operación trampa que casi nos pilló me costó diez años darme cuenta de lo que estaba pasando. De modo que es algo muy sutil. Bearden habla sobre cómo operan. Y con lo que he visto, creo que está en lo cierto. Lo que también he visto es que cuando un provocador anda suelto en medio de cien personas corrientes, ese provocador gana. Especialmente cuando empieza a haber presión como la que experimentamos en Ventura y Seattle.

 

KC:  Entonces... ¿crees que todavía te persiguen, digamos, que todavía se meten contigo y con las personas que conoces que están trabajando en este área?

 

WF:  ¡Uy, sí!

 

KC:  ¿Crees que todavía se meten contigo?

 

WF:  No sé de ninguna cuestión que sea más importante para la humanidad actualmente que la energía. Por Dios, hay guerras en Asia, estamos matando a millones de personas por los hidrocarburos. Esta cuestión es tan multifacética, tan inmensa, que... Desde luego, esto lo están dirigiendo muy cuidadosamente. Como también están vigilando muy de cerca estas “tecnologías disruptivas”. Las cosas que mi amigo vio en la demostración son cosas que alguien se llevó en secreto por la puerta trasera para poder enseñarlas, ¿sabes? Hay un control muy estricto para evitar que las “tecnologías disruptivas” –y en especial la nueva energía– salgan a la luz. Sabes, es posible que al final dependa de los sombreros blancos y los sombreros negros. Es posible que se determine de este modo. Parte mía espera que no sea así. Parte mía espera que suficientes personas de entre nosotros hagan suficiente ruido, de manera positiva. Si suficientes personas comprendieran el potencial, si comprendieran las posibilidades y si supieran el efecto positivo que podrían tener con simplemente ser conscientes de la cuestión... Esto es lo que estoy intentando averiguar. Creo que esta es una manera posible de que ocurra.

 

KC:  Gracias, Wade. Ha sido estupendo. Brian, me gustaría preguntarte a ti, porque me da la impresión de que en esto Wade y tú pensáis igual, si lo que hace falta ahora es que corra la voz y que la gente se entere; así, a lo mejor, la gran masa puede cambiar el rumbo. ¿Es esto lo que piensas?

 

BO’L:  Totalmente, Kerry. Efectivamente, Wade y yo pensamos igual. Y no somos muchos los que pensamos así en este planeta ahora mismo, así que es un proceso solitario. Pero queremos al menos que suficiente gente sepa que estas cosas son muy reales, que se ha demostrado que los conceptos existen, y que para desarrollarlos hace falta invertir en investigación y desarrollo, como en cualquier otra tecnología nueva, lo mismo que ha pasado tantas veces con las tecnologías de la información.

 

KC:  Entonces, Wade, ¿qué estás haciendo ahora?  Sé que te has trabajado muy duro intentando correr la voz. ¿Estás en contacto con algunas de las personas que trabajan en la nueva energía y que se encuentran con interferencias?

 

WF:  Sí. Sí, hay algunos. Yo lo viví, y en mi viaje he visto a mucha gente como yo pasar por cosas similares. Brian tiene mucho más contacto con ellos que yo. Sé de bastante gente. Estoy en contacto con algunos. Y los quiero, quiero a estas personas que están intentando hacer estas cosas, pero no tienen ningún apoyo.

 

KC:  ¿Tu cometido es crear este apoyo?

 

WF:  ¡Sí!

 

KC:  En otras palabras, has cambiado de táctica. En vez de promover o trabajar en la nueva energía directamente, ¿ahora estás intentando generar apoyo popular?

 

WF:  Al final, si puedo contribuir a que la gente simplemente imagine que es posible, entonces para mí ya está. Con eso habré conseguido algo que me gustaría conseguir. Para mí sería suficiente, simplemente ayudar a que suficiente gente comprenda que estas cosas son factibles y se dé cuenta de todo lo que sería posible. Y sí, esto es lo que llevo haciendo desde 1989, cuando saqué a Dennis de la cárcel. Yo estaba acabado. Dennis consiguió que me juntara a él nuevamente en 1996-97. Sólo estuve con él durante unos meses pero no fue como antes, hace veinte años que ya no hago cosas en plan Indiana Jones. Porque tres años... Fue suficiente. Para mí, aquello fue suficiente para una vida. De hecho, no sé cómo lo hace Dennis. Algunas de estas personas, no sé cómo lo hacen. De verdad que no lo sé.

 

KC:  Cuando dices que no sabes cómo lo hacen, ¿quieres decir que no sabes cómo afrontan la oposición que encuentran? ¿Es esto lo que quieres decir?

 

WF:  No, no. Quiero decir... Dennis sobrevivió a varios intentos de asesinato, estuvo entre rejas durante dos años, casi lo mataron allí, rechazó una oferta de mil millones de dólares para que se fuera... El próximo domingo habrá un programa en la tele que le calumniará... La Comisión Federal de Comercio está intentando cerrarle el negocio... ¡Y el hombre sigue! Ahí es donde yo digo: “¿Pero cómo haces para seguir?”. Para mí es alucinante. Y hay más gente. Greer es uno de ellos. Pasan por dificultades tremendas y vuelven a por más. Y para mí eso es... Como Brian. Brian lleva mucho tiempo haciendo esto. Y yo lo he estado haciendo, pero no juego al nivel de ellos. Intenté hacer algo diferente y el viaje fue demasiado duro para mí. Demasiado duro. Y dije: “Ya no me puedo permitir hacer esto”. Pues esto es lo que estaba diciendo, que no sé cómo estas personas son capaces de hacer lo que hacen.

 

KC:  ¿Has oído hablar de Ralph Ring? Ralph Ring es alguien que trabajó en la nueva energía hace un tiempo, en los años sesenta. El FBI vino y le paró cuando estaba trabajando con Otis Carr. Me preguntaba si sabías de él. Es muy mayor.

 

WF:  No.

 

KC:  Pues ha vuelto. Está intentando conseguir fondos y...

 

WF:  No siento más que admiración...

 

KC:  Entonces, ¿das consejos a estas personas? John Hutchison, por ejemplo. ¿Lo conoces?

 

WF:  Sí. He tenido contacto con el Sr. Hutchison. Vaya... es duro, porque puedo... El hecho de que lo estén intentando es tan honorable y maravilloso, y juegan con tanta desventaja... De verdad, la desventaja es tan grande en el mundo actual... Es como un ratón que se enfrenta a un elefante. Y veo eso y me hace sentir una enorme simpatía y un amor por estas personas. E intento decirles: “Estoy intentando conseguiros un poco de ayuda concienciando a la gente de lo que está pasando”. Porque la mayoría de estas personas, simplemente terminan... Como decía Brian, es un viaje muy, muy solitario. No pueden hacerlo solos. En mi opinión, no tienen ni la menor posibilidad si están solos. Son demasiado vulnerables. Es fácil eliminarlos. Nosotros teníamos a cientos y cientos de personas implicadas cuando nos quitaron de en medio. Hace falta más. Hace falta más gente que tenga lo que hay que tener.

 

KC:  ¿Crees que los tiempos han cambiado lo suficiente como para que estas personas tengan una posibilidad, con la crisis económica y el descontento que hay ahí fuera?

 

WF:  Sí, creo que los grandes cambios a menudo vienen cuando las estructuras existentes se están derrumbando. Así que, sí, trae oportunidades. Sí, la época actual tiene mucho potencial. Creo que estamos en medio de una transición muy grande. Si llegamos a buen puerto o no queda por ver, pero creo que estamos en un periodo de transición en el que lo viejo está empezando a desmoronarse. Así que, sí, hay muchas oportunidades. Y lo que Brian está intentando hacer, y yo también, es ofrecer soluciones extremadamente positivas que están ahí mismo. No haría falta mucho para convertir esto en el cielo en la Tierra. Realmente no haría falta mucho para hacerlo. Hay cada vez más gente despertando del sueño, digamos, en que nos tienen, la gente está intentando ver las cosas de manera diferente. Así que, sí, creo que hay oportunidades.

 

KC:  Bueno, es maravilloso escucharte decir esto. Obviamente, después de todo lo que has vivido, es realmente extraordinario que todavía puedas tener esta perspectiva.

 

WF:  Pues gracias, y no ha sido fácil.

 

KC:  [ríe] OK. Bueno, quería preguntarte, ¿cuál fue el suceso paranormal, o la serie de sucesos, que te impulsó a tomar este camino?

 

WF:  OK. Yo era un niño prodigio en las ciencias. Mi padre trabajaba en la NASA, en la sala de control... De hecho, mi padre salió de Houston justo antes de que Brian fuera a vivir allí, así que nuestras vidas han transcurrido de manera un poco paralela. Yo, pues, era un niño muy interesado en la ciencia y en el espacio. Como adolescente, empecé a conocer algunos de los inventos mundanos que, comparados con lo que hay en el mercado, eran realmente revolucionarios. Fue entonces cuando empecé a “captar las cosas”. Como cuando tenía doce años y mi padre hizo que remitiera el endurecimiento de sus arterias adoptando un régimen de comida viva, algo que la medicina de aquel entonces consideraba imposible. De modo que fui testigo de algo imposible a la edad de doce años. Y tuve mi despertar místico a los dieciséis...

 

KC:  Vale. Pero ¿qué fue tu despertar místico? ¿Qué quieres decir cuando hablas de tu despertar místico?

 

WF:  OK. Buena pregunta. Tanto Brian como yo hicimos el mismo ejercicio que inició nuestro despertar místico, que fue... por aquel entonces lo llamaban el Método Edgar Cayce. Hoy en día lo llaman visión remota. Yo lo hice en una clase del Método Silva de Control Mental en 1974Brian hizo el curso de Lifespring en 1979, y al final de estos cursos te dan el nombre, la edad, el sexo y la ciudad de una persona y yo pude describir todo... Bueno, fue más dramático todavía. Yo tenía a alguien en mente, le di esa información a otra persona y esa persona pudo describir a la otra, la que yo tenía en mente, con sorprendente detalle. Así empezó mi despertar místico, constatando cómo los demás hacían cosas psíquicas, y de manera muy dramática. Luego me tocó a mí y pude hacer lo mismo. Cuando Brian hizo el curso de Lifespring, tuvo la misma experiencia. De hecho, esos cursos, que eran muy populares en los setenta, millones de personas los hicieron, con resultados similares. En todo caso, aquello encendió algo en mi interior y creo que fue mi lado intuitivo. Pero para mí fue el comienzo de mi despertar místico. Y la mayoría de mis compañeros de viaje en este campo tuvieron alguna clase de experiencia similar cuando tenían alrededor de veinte años. Greer tuvo una experiencia cercana a la muerte a los 17 años. Uno de mis compañeros de viaje tuvo una experiencia Kundalini cuando estaba estudiando física en la universidad y luego desarrolló un prototipo de nueva energía que fue confiscado inmediatamente. Tenía veintitantos años. Estas cosas ocurren muy a menudo a esta edad. Mi mentor profesional, el que inventó “el mejor motor del mundo”, pues la idea ¡le vino en un semáforo! ¿De dónde viene eso? Así que vi bastantes casos de esto y luego fui y tuve experiencias propias que realmente me abrieron los ojos.

 

KC:  Y ¿qué hay de los OVNIs? ¿Has tenido experiencias de encuentros?

 

WF:  Sí. He conocido a mucha gente que ha visto naves. Algunas personas han tenido “Encuentros en la Tercera Fase”. Pero yo sólo oí hablar de esto. Esto figuraba en mi lista de cosas por hacer, ir a ver uno, y entonces... Uno de mis compañeros del campo de la nueva energía me dijo que iba al Monte Adams para ver OVNIs volando. Un par de mis amigos aeroespaciales de Boeing organizaron un viaje allí, en 2005, para ver OVNIs, y tuvimos nuestro show. Y volví los dos años siguientes y tuve un show en cada ocasión.

 

KC:  Oh, ¿fuiste a Trout Lake? [nota del editor: en el estado de Washington]

 

WF:  Sí.

 

KC:  Vale. Nosotros también fuimos, sabes, fuimos a la finca de James Gilliland y vimos las naves.

 

WF:  En nuestra primera noche allí, James dijo: “A ver si consigo que uno haga algo” y un minuto después uno hizo algo, de modo muy dramático. De hecho, había un capitán de las Fuerzas Aéreas a mi lado y unos tíos de Boeing y, desde luego, se quedaron atónitos. Así que, sí, he vivido esto.

 

KC:  Bill me está diciendo que cuando a tu amigo le confiscaron la máquina, sabían que estaba allí a pesar de que era un secreto. ¿Crees que la vieron a distancia, que tienen a gente haciendo esto y que conectaron con la situación?

 

WF:  Verás, no lo sé. Sólo sé que, en realidad se la confiscaron dos veces. Y yo decía: “Guau, menuda vigilancia tienen si son capaces de hacer esto”. Y alguien de mi círculo, alguien que debería saber, dijo: “Oh sí, lo saben cuando alguien en el planeta conecta con este campo”. Entonces me quedé en plan: “Ah pues... Vale“. No sé exactamente cómo funciona la vigilancia pero funciona. El chico en cuestión era estudiante de física y un día fue al laboratorio, creó unos circuitos experimentales y obtuvo un prototipo funcional. Me parece que usó el efecto radiante, uno de los métodos de nueva energía. Pues a las pocas horas tuvo una experiencia en plan Hombres de Negro... Confiscaron su prototipo y le echaron a la calle y se quedó mirando y preguntándose: “¿Qué ha sido esto?”. Tendría unos 21 años. Y nada, se quedó allí diciendo: “¡No pueden hacer eso!“. Entonces fue y alquiló una nave en el mayor secreto, con un nombre falso, pensando que nunca se enterarían. Acabó haciendo otro prototipo y a las pocas horas, otra vez los Hombres de Negro.

 

KC:  Fascinante. Estoy seguro de que vigilan el planeta entero y me imagino que pueden detectar aparatos de nueva energía en la matriz.

 

WF:  Cuando le pregunté a alguien, “¿Cómo hicieron eso?”, me contestaron, “Tienen satélites que vigilan el planeta entero. En cuanto alguien conecta con el campo EPC, lo saben”. Y yo: “Ah, pues vale”. Tal como yo lo veo, si llegas a conectar con esta energía, la respuesta dependerá de quién seas y dónde estés. Si eres un grupo de cien personas, tendrán que proceder con mucho cuidado. Pero si sólo eres un chico en un laboratorio, entonces envían el equipo. Es fácil para ellos cuando sólo se trata de una persona.

 

KC:  ¿Crees que con los años sus tácticas han cambiado?

 

WF:  Me imagino que sí. En mi viaje he oído hablar de sucesos que dices: “¡Guau! Mira esto”. Sí.  Hace tiempo, digamos que hace treinta años, eran extremadamente violentos. He oído hablar de cosas como matar una familia entera, incendiar la casa y nivelarla con un bulldozer. Cosas así han pasado de verdad. Dennis ha estado en el centro de la atención mediática unas cuantas veces. En Ventura estábamos en el punto de mira, y en un momento dado un hombre contactó con nosotros. Había construido un parque eólico en el suroeste hace probablemente unos treinta años. Era un hombre rico, tenía 400 millones de dólares e invirtió unos treinta millones de su dinero propio en estos molinos de viento. Estaba generando electricidad e intentó venderla a las compañías eléctricas. Entonces, una noche estaba trabajando tarde en la oficina y le llamaron y le hicieron entender que: “Puedes elegir. O bien te vas de tu empresa y no vuelves nunca más, o al amanecer toda tu familia estará muerta. ¿Qué será?”.

 

KC:  [ríe] Guau.

 

WF:  Es que cuando tienes 400 millones de dólares no pueden... ¿Qué clase de zanahoria puedes ofrecerle a alguien con 400 millones de dólares? Así que pasaron directamente al palo. Entonces el hombre contó: “Fui por mi calculadora, hice unos cálculos y vi que el parque representaba el nueve por cien de mi capital. Y decidí que no valía la pena”. Simplemente hizo su maletín, se fue y nunca volvió. Un día llegó a nuestra oficina en una limusina, justo antes de que se nos cayera el cielo encima, y dijo: “Os deseo lo mejor, pero no sabéis a lo que os enfrentáis”. Supongo que descubrí a qué se refería. Pero lo que quiero decir es que en aquel entonces hacían las cosas de esa manera, mientras que tengo entendido que ahora trabajan de manera más sutil.

 

WF:  ¿Qué opinas, Brian? ¿Crees que hoy en día es más sutil?

 

BO’L:  Muy buena pregunta, Kerry. Sí, creo que ahora es un poco más sutil. Sé que he tenido experiencias propias que concuerdan con otras que se remontan a principios de los noventa. Experiencias muy desagradables. Me querían reclutar para algo, me negué, y entonces me recriminaron y amenazaron. No entraré en detalles. Pero creo que, si comparo mi historia con la de otros y miro desde una perspectiva global... Aunque no puedo afirmarlo con seguridad porque mi gran amigo y colega, Gene Mallove, fue asesinado brutalmente en 2004.

 

KC:  ¿Qué gota crees que colmó el vaso con Mallove?  ¿Crees que se estaba acercando demasiado a algo, o que simplemente intentaron controlarlo de una manera determinada y no pudieron? ¿Por qué crees que lo atacaron tan brutalmente?

 

BO’L:  Era un héroe de verdad. Es uno de los héroes de mi vida. Yo tenía un respeto tremendo por su trabajo porque... Mallove era el redactor jefe de ciencias del MIT [nota del traductor: el Massachusetts Institute of Technology] y en 1989 Fleischmann y Pons, dos químicos de la Universidad de Utah, afirmaron haber descubierto la fusión en frío, un proceso que ahora ha sido replicado muchas, muchísimas veces por muchos científicos competentes. Pero en aquel entonces, en 1989, algunos de los físicos nucleares del MIT negaron su descubrimiento de manera muy cruel. Resulta que Mallove iba a apoyar a esos físicos nucleares a refutar el descubrimiento de la fusión en frío. Descubrió, sin embargo, que los científicos del MIT no solamente estaban refutando las pruebas falsamente, sino que cometían un fraude. Entonces tuvo el valor de enfrentarse a ellos y al MIT, con el resultado de que fue sumariamente despedido. [ríe] Empezó a trabajar solo y fundó Infinite Energy Magazine, una revista maravillosa, especialmente cuando él era el editor. Mallove fue un defensor auténtico de la nueva energía y probablemente el más elocuente porque era muy riguroso científicamente. Nunca hacía afirmaciones que no pudieran comprobarse. Obviamente, desde el punto de vista de los que controlan el planeta constituía una amenaza. También estaba intentando obtener fondos para crear un laboratorio de investigación y desarrollo. Había volado a Washington algunas veces justo antes de su asesinato que, según la versión oficial, fue un robo pero... Pero la versión real, yo diría que casi todos los que le conocían, incluida su familia, están fuera de sí intentando descubrir qué pasó, quién lo hizo, etc. Este, pues, es un ejemplo de un héroe auténtico que fue sacrificado.

 

KC:  ¿Crees que fue sacrificado porque había sido “uno de ellos” y porque era tan elocuente y se estaba acercando tanto? Quiero decir, había trabajado para el MIT. No era simplemente un desconocido trabajando en su garaje. Tenía unos antecedentes muy sofisticados.

 

BO’L:  Sí. Supongo, sí, porque era muy activo en su campo y no se mordía la lengua. También tenía una perspectiva científica y filosófica muy, muy bien fundada sobre las cuestiones planteadas por la posibilidad de la nueva energía. Así que... esto obviamente preocupaba a los Poderes Fácticos. Otro ejemplo fue Stefan Marinov, un profesor de física en la Universidad de Graz en Austria. Y él también, hace sólo unos años –no recuerdo el año exacto, pero fue a principios de este siglo– “saltó” del décimo piso de la biblioteca de la Universidad de Graz. Marinov era el principal defensor de la nueva energía en Europa. Lo vi muchas veces, hablé con él. Me dio la impresión de ser una persona muy alegre y muy bien ajustada que estaba haciendo una labor pionera realmente excelente. Incluso había inventado un motor y hacía muchas demostraciones. Este es simplemente otro ejemplo. Es que hay tantos ejemplos de supresión... John Hutchison, por ejemplo, que es un gran amigo mío. Hemos hecho una gira por Japón y ha tenido... Gracias a Dios todavía está vivo. Es un hombre brillante que ha desarrollado demostraciones dramáticas de tecnología antigravedad. Tiene una intuición excelente y es, simplemente, una persona estupenda. Pues, el ejército estadounidense le ha causado muchísimos problemas. Así ves estas historias, una tras otra, y no puedes más que concluir que hasta ahora estos desarrollos han sido suprimidos de manera bastante consistente. ¿Está mejorando la situación?  No lo sé. Ya hemos hablado sobre esto, Kerry. Has encontrado indicios de que sí y, la verdad, a mí me encantaría pensar que tienes razón. Creo que las personas que realmente necesitan despertar, como Wade dice a menudo, que las únicas personas que parecen despertar y que son capaces de pelar la cebolla de la nueva energía son personas que ya son un poco conscientes y han tenido diferentes clases de experiencias, no solamente en el campo de la ciencia o siendo políticamente progresistas, sino que necesitan pasar por muchas experiencias diferentes de muchas maneras distintas para poder llegar al punto donde aceptan la mera posibilidad de que esto se haga realidad. Yo mismo, yo necesité viajar y visitar personalmente a los inventores, a los investigadores y fijarme un objetivo personal, el de ver demostrado el concepto. La mayoría de las personas no se puede permitir este lujo. Me sabe mal por ellos cuando yo... De todos modos, a pesar de mis excelentes credenciales, las personas que se autoproclaman “pragmáticas” casi siempre miran hacia otro lado o “desconectan”, y se niegan tan siquiera a considerar la posibilidad de que esto sea posible. Pero si entendemos la historia de la ciencia, si entendemos la famosa cita de Bertrand Russell: “La resistencia a una nueva idea se incrementa de forma proporcional al cuadrado de su importancia”, y si consideramos que estamos hablando de renovar totalmente la economía, nuestro sistema energético, nuestra cultura industrial y financiera que se está atrincherando junto con el complejo militar-industrial, entonces estamos hablando de una revolución, una revolución de la solución energética [nota del traductor: Brian O’Leary emplea el término “solution energy” como sinónimo de “nueva energía”] que... la idea es instruir a la gente para que reconozca esta posibilidad o al menos se incline hacia ella, para que se plantee una pregunta sencilla: “Vale, no creo que esto sea real o posible, pero hagamos un ejercicio mental: ‘Vale, de acuerdo, supongamos que alguien viene con una tecnología que realmente puede hacer esto, ¿querríamos esa tecnología?’”. Y creo que la respuesta sería un rotundo “¡Sí!”. Mientras seamos capaces de desarrollar sistemas sociales y políticos para traer al mundo este cambio de paradigma totalmente nuevo, entonces pienso que tendremos una buena posibilidad. Wade, creo que estás totalmente de acuerdo en que tenemos una buena posibilidad de salvar el planeta, de respetar la Tierra y la naturaleza.

 

KC:  Maravilloso, Brian. Tienes toda la razón y lo has dicho muy bien. Y Bill me dice que os comente que la mayoría de los grandes científicos son místicos.

 

WF:  Sí, si miras a los hombres en los que la física de hoy se apoya, Einstein, Heisenberg, Schrödinger... pues todos ellos, en alguna medida, tenían una orientación mística. Mi experiencia es similar. El mentor que tuve, que era como Tesla, y mis compañeros de viaje que están en la vanguardia de la nueva energía, todos tienen una orientación mística, de algún modo y otro. Y algunos van muy lejos. Los hay que visitan otras dimensiones. Otros dicen: “Oh, creo que he tenido vidas pasadas”. Así que hay de todo, pero lo importante en el fondo es que no son materialistas. Vamos, ninguno de ellos es materialista.

 

KC:  Wade, ¿conocías a Mallove y su obra?

 

WF:  Algo. Había establecido contacto con Mallove. El Movimiento por la Nueva Energía estaba organizando su congreso de 2004 y Mallove iba a ser el primer ponente en hablar. Lo apuntamos en el programa y una semana después, una semana que fue muy rara, muy emocional... Fue una semana muy extraña. En el momento en que lo estaban matando yo recibía un email de uno de los participantes que decía, “Creo que nos están atacando”. Sí, tuve aquel encuentro con Mallove. Lo que pasó con Mallove y su trabajo fue que un año antes de su muerte leí algo suyo en que decía que había tres maneras principales para perseguir la nueva energía. Y una de ellas era exactamente lo que estábamos intentando en Ventura [ríe], es decir, captar calor atmosférico y hacer algo útil con él. Yo estaba interesado en lo que Mallove sabía al respecto, así que contacté con él e íbamos a tener más contacto, y entonces murió.

 

KC:  Vale. Lo siento. Hablaste de esto antes y no recordaba que para ti tenía esta asociación. Bueno, pues esto es realmente muy, muy impresionante. Los dos tenéis unos antecedentes excelentes en todo esto y el hecho de que hayáis convertido vuestras habilidades técnicas en un discurso público, llevando vuestros conocimientos a la gente y creando lo que es esencialmente un movimiento popular, pues esto es realmente brillante, ¿sabéis? Creo que es realmente el mejor enfoque. Así que simplemente os quiero decir gracias de todos nosotros por hacer esto, a los dos, Wade Frazier y Brian O’Leary. ¿Hace mucho que os conocéis?

 

WF:  Bueno, conocí a Brian en 1991 cuando tuve que recogerle en el aeropuerto para un congreso sobre la Nueva Ciencia. Pasamos al lado de la base aérea Wright-Patterson y reímos con el Hangar 18, la Habitación Azul y estas cosas. Así fue como conocí a Brian. Luego, cuando publicó Miracle in the Void en 1996, compré unos 35 ejemplares del libro. Y Brian, pues... me di cuenta rápidamente... Cuando conocí a Brian ya había pasado por mi fase de ingenuidad en el campo de la nueva energía y vi muy claramente que Brian estaba al tanto. Hemos tenido contacto a lo largo de los años y me invitó a formar parte de la junta del Movimiento por la Nueva Energía allá en 2003. Ahora vivimos en diferentes continentes pero siempre que puedo ayudarle en sus actividades, lo considero un honor.

 

BO’L:  Siento lo mismo por ti, Wade. Tu manera de entender las cosas, y nuestra trayectoria tanto en paralelo como juntos, nuestros contactos han sido muy importantes y he aprendido mucho de ti, en el sentido de ver todo esto dentro de un contexto más amplio, en vez de simplemente examinar diferentes conceptos de la nueva energía, que es lo que la gente todavía me pide. Todavía me viene y me dice: “Oye, ¿qué piensas de esto? ¿Qué piensas del coche de aire? ¿Qué piensas de este dispositivo de sonoluminiscencia?” Ya no hago esto. Me interesa más combinar la política con estos conceptos, y también observar, porque creo que me has ayudado a radicalizarme respecto a algunos de los escritos de Noam Chomsky y Ed Herman etc. Porque ellos son la clase de personas de la que esperarías que despertaran y aceptaran esto, pero no. Lo mismo con Richard Heinberg. Seguimos intentando decirles: “Bueno, ¿qué posibilidades piensas que tiene esto?” . Y de vez en cuando recibimos una respuesta muy negativa de gente como Heinberg o Mike Ruppert u otros de los que pensarías que aceptarían estas cosas, pero que de algún modo siguen viviendo en la negación. Así que es un camino solitario. Y creo que las personas que tomarán la delantera serán gente totalmente nueva, gente que irá surgiendo. A lo mejor esta crisis económica nos está brindando una mayor oportunidad –esto al menos es lo que yo espero– para desarrollar esta clase de liderazgo, a nivel sistémico, para realmente empezar desde cero y hacer un cambio en el que podamos creer [ríe], y que no sean solamente eslóganes vacíos que responden ante Wall Street y el complejo militar-industrial que, a su vez, responden ante fuerzas mayores que de alguna manera están suprimiendo estas posibilidades.

 

KC:  Gracias, Brian. Maravilloso. Me gustaría que Bill volviera a participar. Pero también quería preguntaros a los dos qué es lo que pensáis cuando veis cosas como el transbordador espacial y la estación espacial y la manera en que se está planteando esto que, en esencia, es lanzar una lata de metal al aire. [ríe] Quiero decir, ¿qué pensáis cuando veis que están creando una nueva tecnología, supuestamente para ir a Marte y la Luna? Están planeando una nueva misión. Pero ¿qué pensáis de la tecnología que van a usar, el hecho de que todavía se apoyen en tecnologías anticuadas?

 

BO’L:  Sabes, yo creo que vivimos en el pasado. Vivimos con modelos del pasado que se están desintegrando. Desde que se propuso el transbordador espacial me di cuenta de que la NASA se está desmoronando porque era un invento burocrático, una especie de miasma. Lo mismo con la estación espacial, es una clase de juguete diseñado por las compañías aeronáuticas para forrarse los bolsillos. Las tecnologías que estamos usando ahora mismo son antiquísimas. Simplemente no valen la pena. Están en el pasado. Son caras. Contaminan la atmósfera. El transbordador mismo contribuye al agujero en la capa de ozono. Cada lanzamiento vale entre diez y quince mil millones de dólares. No nos podemos permitir algo así.

 

KC:  ¿Qué opinas de que quieren emplear energía nuclear en estas nuevas misiones?

 

BO’L:  ¡Ah! ¡Un desastre! Sabes, si me pusiera a hablar de la energía nuclear... Fui el asesor de energía nuclear para el subcomité de energía y medio ambiente de Morris Udall en el Congreso de EE.UU. y nosotros solitos le paramos los pies a la energía nuclear. Cualquier clase de tecnología nuclear, vista desde el ángulo que sea, es altamente peligrosa. Los residuos radioactivos tienen una vida tan larga... no hemos encontrado una manera de enterrarlos. Tienen una semivida de decenas de miles de años. Estamos contaminando la Tierra para nuestros hijos y sus hijos y para toda la naturaleza. Tenemos que abandonar esta tecnología totalmente. Luego, utilizar tecnología nuclear en cualquier aplicación, sea en el espacio o en la Tierra, es todavía otro punto de peligro. Es como si ahora los seres humanos estuviéramos haciendo terrorformación en la Tierra con varios proyectos de geoingeniería, se trate del desarrollo de tecnología nuclear, los chemtrails o el uranio empobrecido. Son todos proyectos horribles, horribles. Verás, necesitamos desarrollar un nuevo tipo de activismo, una nueva combinación de movimientos en pro de la verdad que examinen todas estas cosas (el 11 de septiembre, la historia oficial) para “explotar la burbuja” de los mitos sagrados de nuestro tiempo y avanzar con nuevas tecnologías que son limpias y baratas, como la nueva energía. ¡Simplemente tenemos que hacerlo! Y la gente tiene que despertar. Actualmente no somos muchos los que abogamos por esto. A ver si vuestros oyentes pueden empezar a aceptar estas cosas y hacer el salto de fe, digamos, para luego realmente darse cuenta de que hay unos mitos que necesitan destruirse, necesitamos un proceso de verdad y reconciliación. Necesitamos cambiar radicalmente nuestros sistemas, y Obama ha recorrido alrededor de un 0,00001 por cien de este camino. Es decepcionante, pues, pero tenemos que seguir luchando y trabajar para llegar a la verdad, que siempre es el primer paso para darnos cuenta de lo que necesitamos hacer.

 

KC:   Wade, ¿qué dirías tú sobre el hecho de que la nueva energía existe? Ha estado ahí fuera durante, no sé, desde al menos los años 50, ¿no? Sin embargo, quieren que la fuente de energía en la próxima misión a Marte y a la Luna sea nuclear.

 

WF:  Ooooooh... [ríe] Bueno, pues sabes, Brian es el astronauta [Kerry ríe] así que acato su opinión en estos temas. Pero hay una cosa...

 

KC:   Vale...

 

WF:  Sobre lo que Brian estaba comentando hace un momento, tengo una pequeña anécdota. Allá en 1997 Dennis y yo prestamos declaración en unas vistas del Departamento de Energía cuando estaban intentando hacer el “WIPP” [nota del traductor: Planta Piloto para el Aislamiento de Residuos] que era para los residuos nucleares de baja intensidad, no el sitio en Nevada donde todavía... ni siquiera es lo bastante grande para almacenar todo lo que hay hoy en día. Nosotros, pues, les hablamos de una tecnología de neutralización para hacer que los residuos nucleares... vamos, para neutralizarlos. Usábamos el Gas de Brown. Una larga historia. En fin, fue interesante, hablamos allí, justo al lado de unas instalaciones en Savannah que, bueno, era como estar en la Avenida Atómica. Aquel día Dennis y yo hablamos en un par de sesiones. Y lo interesante fue que la persona más emocionada en las vistas era el organizador. Durante la pausa del mediodía, el hombre nos siguió a nuestro coche y nos dio su tarjeta y nos dijo que éramos el tercer grupo que acudía para presentar una tecnología para la neutralización. Y dijo, y nunca olvidaré esto, dijo: “Las personas que gestionan los residuos nucleares ganarán un montón de dinero con ello. Si vuestra respuesta no les aporta un montón de dinero, no tendrá éxito”. Y luego dijo: “Soy un subordinado sin poder, pero veré qué puedo hacer”. [ríe] Por supuesto, no ocurrió nada. Para mí, entonces, como dijo Brian, emplear la fisión nuclear para generar la energía para estas misiones, pues es de pesadilla. Es totalmente de pesadilla. De hecho, cuando sé que existen otras tecnologías [ríe] totalmente limpias y benignas y, sin embargo, usamos esta otra que es extremadamente primitiva... Einstein dijo sobre la fisión nuclear que era “menuda manera de hervir agua”. Así que es realmente horroroso. Es horroroso que estemos haciendo estas cosas.

 

KC:  Vale. Muchísimas gracias, a los dos, porque es bueno oíros decir esto y, por supuesto, oír a un astronauta hablar de lo absurdo de usar combustible nuclear para misiones espaciales... y todo esto en 2009. Es alucinante. Esto ha de ser una farsa, un montaje para esconder lo que realmente está sucediendo entre bastidores, la NASA por una parte, y lo que realmente está pasando por otra. Pero ahora voy a... Bill, ¿puedes hablar tú ahora y hacer algunas preguntas? Yo traduciré si hace falta.

 

BR:  [ríe] Vale. Gracias. Sólo quiero daros las gracias a todos, la verdad, porque desde que me di cuenta de que mi acento británico tipo James Bond no era totalmente entendible para vosotros he estado sentado en primera fila, disfrutando esta conversación. Y os quiero dar las gracias por esto. Y, Kerry, gracias por asumir el papel de entrevistadora, porque sé que no te habías preparado tanto como yo, porque yo leí las 1.200 páginas de la voluminosa web de Wade en las que invito a todos a entrar porque es realmente de envergadura enciclopédica. Brian ya ha contestado la pregunta final que yo os quería hacer a los dos, que era qué cambios realmente espera ver en esta vida. Entonces sólo quiero preguntarle brevemente a Wade... si puedes decir algo para inspirar a los jóvenes activistas, porque están ahí fuera. Oímos de ellos con regularidad, personas que están aprendiendo muy rápidamente y que tienen mucha energía, energía que no ha sido embotada. Sabemos que están ahí fuera y encontrarán la manera de escuchar esta conversación porque será muy importante para ellos. Ahora tienes la oportunidad de decirles algo a estas personas, algo que les inspire y anime a tomar el relevo y llevar la antorcha que los dos –y mucha más gente, por supuesto– habéis estado llevando. ¿Qué quieres decirles a estos jóvenes guerreros, para ayudarles a continuar con lo que consideráis la obra de vuestra vida?

 

WF:  Gracias. Mi mensaje sería este: “No estás persiguiendo algo efímero. Estás persiguiendo cosas que son muy reales. ¿Vale? Son muy reales. Esto es real. No es una fantasía. No es una teoría conspiracional descabellada. Esto es muy real. Y tiene tanto potencial que nadie de nosotros puede llegar a comprenderlo. No podemos realmente comprender el potencial de algo como esto. Así que, no sé... vamos, no sé... ¡a mí me parece que esto vale la pena!”.

 

KC:  Sabes, Wade, tu vida misma y la de Brian, los dos sois una inspiración. Tus experiencias vitales, y el hecho de compartirlas, es algo muy poderoso. Y me alegro de que Bill fuera lo bastante astuto científicamente para encontrarte, porque no sales realmente en los medios de comunicación corrientes. Pero te mereces obviamente mucho respeto, al igual que Brian. Y es un verdadero placer oírte contar tu historia, así que sólo quiero daros muchas gracias, a los dos.

 

BR:  Creo que esta ha sido una conversación excelente. Quiero agradeceros a los dos vuestro tiempo y compromiso. El camino que habéis recorrido es largo y duro, y creo que vuestro discurso tan enérgico y positivo ayuda mucho a animar e ilustrar a estos jóvenes activistas que sabemos verán esto, porque esta antorcha hay que pasarla. Esta antorcha debe hacerse cada vez más grande y más luminosa. Después de leer gran parte de tu web, Wade,  y también varios de los libros de Brian, estoy convencido que la nueva energía es una cuestión muy importante. Está conectada con todo. Está conectada con el medio ambiente. Está conectada con la economía. Está conectada con la política. Está conectada con los que quieren controlarnos. Está conectada con todos los aspectos de la sociedad que conocemos. Por esto está realmente en el centro de todo y, por supuesto, por esto los activistas reciben palizas tan fuertes. Pero ¡todavía estás en pie! Y te reconocemos y saludamos por ello y te damos muchas gracias por inspirar a todos los que escuchen esto.

 

BO’L:  Gracias, Bill.

 

WF:  Gracias, Bill. Y gracias por lo que Kerry y tú estáis haciendo. Es un trabajo importante. Gracias por estar ahí.

 

 


Haz clic aquí para el audio de la entrevista





Apoya al Proyecto Avalón – haz un donativo:

Donate

Gracias por tu ayuda.
Tu generosidad nos permite seguir con nuestro trabajo.

Bill Ryan

bill@projectavalon.net


unique visits

Google+