Buscar

__________________________________________________________




Esta página es una traducción. El original se encuentra aquí.


La Misión Anglosajona:

la Tercera Guerra Mundial y
la Herencia del Nuevo Mundo

Febrero de 2010



Haz clic aquí para leer la transcripción de la entrevista al testigo
Haz clic aquí para leer la transcripción de la presentación de Bill Ryan


 

Los historiadores nos cuentan que "la Misión Anglosajona" se refiere a la expansión del cristianismo en el Siglo VIII. Pero ahora, más de mil años después, el término adquiere un significado mucho más siniestro.

Hace poco recibimos un informe de 11 hojas de alguien que estuvo presente físicamente en una reunión de masones de alta categoría en la City de Londres en 2005. Lo que se habló en aquella reunión fue escalofriante.

Yo (Bill) le hice una entrevista en audio a nuestra fuente, un señor inglés cuya identidad pudimos verificar con todos los detalles confirmados. Este señor, como mucha otra gente con la que hemos hablado, ya no puede vivir con su conciencia o mantener secreta esta información.

Mi idea original era publicar una transcripción de la entrevista, como hemos hecho en el pasado. Pero los temas que toca son de tan vital importancia –y, en mi opinión, son tan valiosos los cabos sueltos que consigue atar– que he dado el paso de hacer un vídeo de presentación. La transcripción de la entrevista a nuestro testigo, que no sale en el vídeo, se encuentra disponible aquí.

Nuestra fuente contó lo siguiente:

• Se está planeando una Tercera Guerra Mundial, que sería nuclear y biológica. Nuestra fuente cree que está previsto que empiece en los próximos 18-24 meses.

• Todo empezaría con un ataque de Israel contra Irán. La intención es provocar una respuesta nuclear por parte de Irán o China. Después de un breve conflicto nuclear, habría un alto el fuego. El mundo quedaría sumido en el miedo y el caos... todo cuidadosamente diseñado.

• El estado de tensión extrema serviría para justificar fuertes controles sociales y militares en todas las naciones occidentales. Los preparativos para eso ya se han hecho.

• Durante el alto el fuego nuclear, habría un despliegue encubierto de armas biológicas. Al principio estarían dirigidas contra los chinos. La frase escalofriante que nuestra fuente empleó fue: "China se resfriará". Luego, la guerra biológica se expandiría y englobaría el mundo occidental. Y las infraestructuras se quedarían muy debilitadas.

• Todo esto sería sólo el comienzo. Después se desencadenaría una guerra nuclear total: la "verdadera" guerra, con muerte y destrucción generalizadas. Nuestra fuente nos dijo que mediante esta combinación de medios pretenden reducir la población mundial al 50%. Esta cifra se nombró en la reunión. La escuchó.

Este guión horrendo se ha venido planeando desde hace generaciones. Las dos guerras mundiales formaban parte de la preparación para el Apocalipsis final, así como la centralización de recursos financieros precipitada por la también cuidadosamente planificada crisis financiera de octubre de 2008.

Como si lo anterior no fuera aún suficiente, nuestra fuente especula que, en el trasfondo de todo esto, existe un "suceso geofísico" que está por llegar y que será similar al suceso que nuestros ancestros experimentaron hace aproximadamente 11.500 años. Si este suceso tiene lugar –no se espera necesariamente para 2012, sino para la próxima década– destruiría la civilización tal como la conocemos, haciendo que parezcan triviales incluso los efectos de una guerra nuclear.

Le pregunté a nuestra fuente: Si se espera una catástrofe, ¿por qué quieren iniciar una Tercera Guerra Mundial? Su respuesta, por primera vez para mí, tenía sentido, un terrible sentido.

El verdadero objetivo, explicó, es preparar el mundo poscatastrófico. Para asegurar que el "Nuevo Mundo" [fijaos en el término] sea el que los controladores quieren, tiene que haber estructuras de control totalitarias ya instaladas cuando ocurra la catástrofe, así como una excusa que haga que la población acepte y reclame dichas estructuras. Si se instaura la ley marcial allí donde toca, en una serie de países cuidadosamente seleccionados, antes de la catástrofe, eso permitirá a las personas "justas" sobrevivir y prosperar en el mundo poscatastrófico y el comienzo del siguiente ciclo de 11.500 años. Puede que lleven varias generaciones diseñando a escala global un plan oculto para determinar nada menos que quién heredará la Tierra.

¿Cuáles son las personas "justas"? Los caucásicos blancos. Puede que por esto el proyecto se llame La Misión Anglosajona. He ahí la justificación para el genocidio previsto del pueblo chino: para que el Nuevo Mundo lo heredemos "nosotros", no "ellos".

Nuestra fuente no se enteró de qué sería de los países del segundo y tercer mundo como los de América del Sur, África y Asia. Supone que se les dejaría a su suerte y que probablemente no sobrevivirían muy bien, si es que sobreviven. Los gobiernos militares totalitarios de los pueblos blancos occidentales son los herederos previstos.

Este plan es tan malvado, tan racista, tan diabólico, tan enorme, que cuesta creerlo. Pero encaja con lo que muchos comentaristas, investigadores y gente de dentro han estado afirmando durante años. Para mí personalmente, esta es la explicación más clara hasta la fecha de por qué el mundo está como está y por qué los secretos se guardan con tal ferocidad: puede que todo gire en torno a la supremacía racial. El Cuarto Reich está vivito y coleando.

Sorprendentemente, nuestra fuente no era pesimista. Enfatizó, al igual que nosotros y muchos otros investigadores y comentaristas, que la conciencia está despertando rápidamente en todo el planeta y que ESTOS SUCESOS PLANEADOS NO SON INEVITABLES. Si alguna vez hubo motivo para trabajar muy unidos para concienciar a la gente sobre la verdadera amenaza que se cierne sobre todos nosotros, el momento es ahora.

Ved este vídeo, escuchad atentamente su fuerte mensaje de esperanza y aliento, y difundidlo por doquier. Nuestro deseo es subtitularlo en muchos idiomas, incluido el chino. Defendemos la potencial magnificencia de una humanidad unida que no conozca límites o distinciones raciales. Ocurra o no la catástrofe –y muchos, incluidos nosotros, mantenemos que no– debemos cocrear nuestro propio futuro, reivindicar nuestro poder, y hacer lo que podamos para alertar a la gente sobre los peligros que nos rodean... para que unidos podamos ser más fuertes, por nuestros descendientes y por la herencia de todos los seres vivos en el planeta Tierra.


Haz clic aquí para leer la transcripción de la entrevista al testigo
Haz clic aquí para leer la transcripción de la presentación de Bill Ryan






Apoya al Proyecto Avalón – haz un donativo:

Donate

Gracias por tu ayuda.
Tu generosidad nos permite seguir con nuestro trabajo.

Bill Ryan

bill@projectavalon.net


unique visits

Google+